04 de Julio de 2005 00:00

| VERDADEROS SUPERDEPORTISTAS

Brillaron en más de un deporte

Fútbol, básquetbol, voleibol, tenis, automovilismo, tenis de mesa, hándbol, hockey, fútbol de salón, bochas y golf se mezclan en estas líneas, como expresiones de numerosos deportistas paraguayos que brillaron en más de una especialidad. Es como un reconocimiento a todos aquellos que aman el deporte y que lo practican con fervor, aunque, muchas veces, no tengan la oportunidad de brillar, como estos, cuyas historias contamos. Es también para poner de manifiesto que, si lo hicieron, es porque es posible hacerlo. En especial, el mensaje va dirigido a la juventud, que parece haber perdido el derrotero deportivo.

En el mundo del deporte existen numerosas curiosidades. Si bien la mayoría de los deportistas de élite se destacaron solamente en una disciplina, salvo en el caso de los atletas, existen en el mundo ejemplos de figuras que fueron notables practicando más de un deporte, algunos tan distantes en movilidad, emociones y atractivo popular, como el básquetbol y el golf. O, como el caso de Michael Jordan, que, de tricampeón en la NBA con los Toros de Chicago, pasó a ser pelotero en las grandes ligas de bateo y "jonrón", poniendo en juego su popularidad basquetera en un albur, que duró poco más de un año.

De hecho, los primeros deportistas de la historia probaron de todo, aunque pocos se destacaron en más de uno.
La mayoría, en sus años juveniles, experimentó con varias especialidades, entre las cuales el fútbol, para los varones, y el voleibol, para las mujeres, ocuparon un sitial de preferencia. Pero el advenimiento de otras disciplinas, en los últimos cincuenta años, como el fútbol de salón, o el hándbol, aumentaron las posibilidades de aumentar las experiencias.

Así, en tiempos en que abundaban los torneos escolares y estudiantiles, como paso previo a los impactantes juegos universitarios, utilizábamos nuestro tiempo libre en interminables partidos de fútbol, de básquetbol, de tenis de mesa, de vóley y hasta de rugby, que se puso de moda un tiempo, allá por mediados de los ’50, para luego desaparecer, mezclados con estos, los saltos, las carreras y algún remedo de golf, con un hoyo en el suelo, una pelota de tenis y un palo de escoba para impulsarla en las canchas colegiales o en los baldíos del barrio, o en los inolvidables "Oratorios Festivos Salesianos".
Siendo el fútbol un deporte muy popular, no es raro entonces comprobar que sea este el factor común en la mayoría de los atletas y deportistas que se destacaron en más de una disciplina deportiva.


ARQUEROS Y ALGO MAS...

En este apartado de la historia, encontramos que son los arqueros los que más probaron la sal y la pimienta de otros deportes. Al menos, en un repaso rápido a nuestra pálida memoria encontramos algunos nombres que fueron célebres.

Asunción Caballero fue uno de los arqueros más famosos de Presidente Hayes. Este, más que nada porque fue uno de los integrantes del equipo campeón de 1952. Pero, además, formó parte del equipo de básquetbol de las "estrellitas", otrora imbatible en su legendario "Fortín de Tacumbú", cementerio de grandes equipos y cuna de lamento de muchos campeones.

En el mismo club, en la generación siguiente, apareció otro arquero: Silvio Benítez -ambos fueron internacionales-, que también se destacó por su habilidad manual en el baloncesto, manteniendo Hayes las mismas características que lo hicieron famoso...

Evaristo Masi, en tiempos más cercanos, es otro ejemplo parecido a los anteriores. Militó defendiendo el arco de Sportivo San Lorenzo y como pivot del mismo equipo de baloncesto. Luego, cuando fue transferido a Libertad, participó en ambos deportes con su nuevo club, amén de otras instituciones.

Es lógico pensar que Roberto Fernández, siendo uno de los deportistas más altos del país, haya incursionado también en el básquetbol, en Ríver Plate. Como vecino del barrio además -y ahijado de casamiento de este autor-, los amigos le tentaron y comenzó su carrera deportiva en su primer club, el que lo catapultó a la fama. Sin embargo, su militancia basquetbolística se limitó a las divisiones inferiores.

Mario Gueyraud mezcló su talento como arquero de varios clubes y selecciones y como "mateador" imparable del voleibol nacional. En ambos campos demostró sus extraordinarias dotes que lo convirtieron en un personaje ampliamente conocido en el mundillo del deporte.


GOLES Y DOBLES

Julio Juan Díaz desarrolló su carrera deportiva como centrodelantero, cabeceador y goleador en Oriental, de la segunda División, de donde pasó a Guaraní, y en filas del Deportivo San José, como uno de sus encestadores más célebres. Tiene el honor de ser el único que integró las selecciones paraguayas de básquetbol y de fútbol, un caso similar al de Mario Gueyraud, en el voleibol.

En el fútbol jugó con éxito también en Cerro Porteño, Olimpia y Libertad, donde cerró su carrera, casi como homenaje a su padre, fanático de la casaca albinegra. No me caben dudas de que es también un experto en dominó, porque el "Bar Estrella", de su familia, fue la catedral de este atractivo juego de salón.

Ramón Casco, delantero de Presidente Hayes, fue también basquetbolista de esa gloriosa institución. Formó parte y fue uno de los goleadores del equipo paraguayo primer campeón sudamericano de fútbol de salón, en 1965.

Luis Angel "Lucho" González Macchi ha sentido mayor pasión por el fútbol que por el básquetbol. Lo demostró en innumerables veces, en los últimos tiempos, siendo imitado por su sucesor en el Palacio de López. De hecho, comenzó en el fútbol y ya de grande fue a practicar el básquetbol en Cerro Porteño, con los de su barra colegial del Salesianito.
Su talento basquetbolístico le posibilitó ser internacional y capitán de la selección paraguaya; su militancia más exitosa en el baloncesto fue en Ciudad Nueva, mientras que en el fútbol fue campeón de ascenso con el Deportivo Recoleta. Por si lo olvidaron, fue también Presidente de la República.

Miguel María Michelagnoli dividió su corazón deportivo entre la pelota y los "fierros", es decir, el automovilismo. Olimpistas y cerristas lo vieron lucir sus respectivas casacas. Esta última, como homenaje a su papá. Los fanáticos del automovilismo lo recuerdan por su vinculación con las marcas representadas por su familia en grandes competencias, especialmente en el Rally del Chaco.

Justo Pastor Ledesma es nada menos que campeón mundial de bochas, después de haber sido excelente puntero derecho de Libertad, sucediendo en el puesto al recientemente fallecido Emigdio dos Santos.


UNA VARIADA MEZCOLANZA

En la búsqueda de otros deportistas versátiles, encontramos a uno que, sin duda, debe haber batido todos los récords: Víctor Manuel "Yoyo" Ricciardi, número 1 en tenis de mesa, fútbol de salón y golf. Pasó también por el fútbol, militando en el Nacional de sus amores, hacia finales de los cincuenta y comienzo de los sesenta.

Alberto Gross Brown, el dinámico presidente de la Fundación Dequení, fue varios años campeón nacional de tenis, defendiendo al Paraguay LTC, y voleibolista internacional notable y pentacampeón con la Facultad de Ingeniería, en los tiempos de los gloriosos e inolvidables juegos universitarios.

Claudio Escauriza ha sido, probablemente, el atleta más completo del país. Peleó varias veces el primer lugar en el decatlón, una de las modalidades más difíciles del atletismo y batió varios récords, principalmente en lanzamientos. También fue un gran exponente del tenis de mesa, especialidad en la que fue campeón.

Otro atleta sin par fue Humberto Mereles, campeón nacional en tenis, y "recordman" nacional en lanzamiento de bala y de martillo. Se recuerda que, en 1960, año en que se consagró mejor atleta de los juegos universitarios, entre un partido y otro, en el Paraguay LTC, se corrió hasta la pista de la FF. AA y con un solo lanzamiento, ganó en bala y martillo. Luego regresó al court y se consagró campeón individual y de dobles, en tenis, defendiendo a la facultad de Ingeniería.

Edgar Ibáñez y Andrés "Chachi" Gómez se destacaron -como todos lo saben- en el básquetbol. Pero cuando comenzó la fiebre del hándbol, se lanzaron también a practicar este deporte, haciéndolo con gran acierto.

Alejandro Tapiolas es un joven atleta, hijo del desaparecido basquetbolista del Deportivo Sajonia, Rubén Tapiolas, quien se destacó durante bastante tiempo en el tenis y en el hockey, deportes en los cuales ganó importantes títulos.

El "Negro" Héctor Omar Risso está considerado el supercampeón de los deportes mecánicos, ya que fue campeón en motociclismo, en motonáutica y en automovilismo. Tuvo tiempo para dedicarse también al paracaidismo. Construyó un auto de carrera, al que René Olmedo bautizó como el "Stradivarius" por el finísimo sonido del motor, con el que volvió espectacularmente el día de su debut, en el Aratirí. Sever Brizuela, gran motociclista, también se lució manejando los cuatro ruedas de competición, entre los más notorios "tuercas" como los bautizara el legendario Guillermo Ares.


EL NEGRO CALONGA

La familia Calonga es una familia de deportistas, vinculados más que nada al fútbol. Francisco y Lorenzo Calonga son los primeros que aparecen en la historia deportiva como jugadores excepcionales y de trayectoria brillante. Luego aparecen los hermanos Lucio y Manuel. Aquel fue uno de los mejores mediocampistas defensivos del fútbol paraguayo, heredero del inolvidable Salvador Villalba y contemporáneo del talentoso "Kiko" Reyes. Jugó en Ríver Plate.

A mismo tiempo, Manuel "Negro" Calonga apareció en filas del Guaraní, donde jugaba básquetbol en la época de Insaurralde y Sosa Miranda, y fútbol con los Insfrán, Sergio Rojas y compañía.

Guaraní era, en esa época, también potencia en el atletismo, y el "Negro", ágil como pocos, se metió también en aquellos de los saltos y lanzamientos, donde también sobresalió. Dotado de una simpatía personal arrasadora, estuvo a punto de perder su carrera de basquetbolista porque un día fue llamado a jugar en primera y, aunque el fútbol de entonces era amateur, todos sabían que bajo cuerda corrió mucho dinero.

Al "Negro" lo acusaron de "profesional" y fue suspendido por largo tiempo. Tuvo que batallar un buen tiempo hasta que la Federación de Básquetbol se avino a revisar el expediente y le levantaron la suspensión. Se salvó así la carrera de uno de los basquetbolistas paraguayos más parecidos a los Globbe Trotters, que alguna vez haya existido. El otro es Sergio Pavón.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar