• HOY

    24°
    MIN
    26°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 25

    23°
    MIN
    30°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Viernes 26

    23°
    MIN
    28°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Sábado 27

    19°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Domingo 28

    18°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Lunes 29

    16°
    MIN
    25°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.110

    venta
    G. 6.310

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.110

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 170

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.490

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

08 de Julio de 2011 19:00

 

Aquel glorioso 1979

Por Christian Mareco

Recordar el año 1979 en lo futbolístico es siempre un placer para los paraguayos.

Esa temporada, la Albirroja lograba por segunda vez ubicarse como la mejor selección del continente y Olimpia rompía la hegemonía de los argentinos, uruguayos y brasileros ganando la Copa Libertadores de América.

Esta vez vamos a ocuparnos, como lo hicimos la semana anterior, de la selección paraguaya, que en estos momentos disputa la Copa América en ciudades de Argentina.

Solo tres ediciones de la Copa se han disputado sin sede fija, y una de ellas fue la de 1979. Fue la segunda que se disputaba de esa forma después de la de 1975, que había sido ganada por Perú. Esta competencia tuvo varios cambios en cuanto a su forma de disputa, tanto que tras la edición de 1967, ganada por Bolivia en La Paz, reapareció con un nuevo formato en 1975.

Aquella vez, la Confederación Sudamericana de Fútbol había decidido que la Copa se dispute cada cuatro años. Argentina venía de ganar su primera Copa Mundial en 1978, y bajo la conducción de César Luis Menotti, el albiceleste ponía un equipo diferente con relación al que jugó en el '78 la Copa FIFA.

Y vaya si Argentina ponía un equipo diferente: ese año debutaba en el torneo un tal Diego Armando Maradona en un clásico ante Brasil. No brilló en ese torneo porque Argentina no pasó la primera fase.

Pero hablando del torneo en sí, Perú como último campeón ingresaría recién en la etapa semifinal, mientras las nueve selecciones restantes se dividían en tres grupos. La Albirroja fue a parar al Grupo 3 junto a las selecciones de Ecuador y Uruguay.

El primer partido de Paraguay estaba marcado para el 29 de agosto y se disputó en el Estadio Atahualpa de la ciudad de Quito. Ese día, los quiteños llenaron el estadio para ver a su equipo. Paraguay ponía en la cancha la base del Olimpia, campeón de América.
Alicio Solalinde y Roberto Paredes en defensa, más el mediocampo y la delantera titular de Olimpia figuraban en el equipo de Paraguay, que formó con: Roberto Fernández; Alicio Solalinde, Roberto Paredes, Cristín Cibils y Juan B. Torales; Luis Torres, Carlos Kiese y Hugo Talavera; Evaristo Isasi, Enrique Villalba y Osvaldo Aquino. También jugaron Arecio Colmán y Aldo Florentín.

Paraguay comenzó la Copa de la mejor manera posible, porque jugando en la altura de Quito derrotó al local por 2-1 con goles de Hugo Ricardo Talavera y Alicio Solalinde. Y después de disputarse el segundo partido del grupo fue mucho más importante el triunfo paraguayo, Ecuador le ganó 2-1 a Uruguay, también en Quito.

En los primeros días de setiembre sería el segundo match de la Albirroja. Más arriba decíamos que en esta Copa debutó Diego Armando Maradona en Argentina; Paraguay también hacía debutar a otro fuera de serie, Julio César Romero, el segundo Romerito del fútbol paraguayo, porque como decíamos en la entrega anterior, el que llevó ese apodo por primera vez fue otro campeón con la Albirroja, Juan Ángel Romero.

Ecuador visitaba el Defensores del Chaco y Ranulfo Miranda presentó varios cambios con relación al partido que se jugó en Quito. Claro, la revancha se jugó más de un mes después y con la posibilidad de llevar a otros jugadores. La novedad, sin dudas, fue Julio César Romero, quien ese año tendría una actuación en el Mundial Juvenil de Japón.

El triunfo fue otra vez para los nuestros con un gol del que luego sería uno de los goleadores de la competición, Eugenio Morel (el padre de Claudio Morel Rodríguez). El otro tanto del 2-0 lo anotó Juvencio Osorio.

En una muy buena situación quedaba Paraguay, a la espera de los dos partidos contra Uruguay para definir al clasificado a las semifinales. Una semana después del juego ante los ecuatorianos se venía Uruguay al estadio de Sajonia.

Unas 25.000 personas asistieron al Defensores esperando ver el triunfo y la clasificación paraguaya que, sin embargo, debía esperar seis más ya que fue un empate 0-0. Eugenio Morel fue el ídolo del Centenario al marcar los dos goles del empate a dos que depositó a Paraguay en las semifinales para verse las caras con un conocido: Brasil.

Y a partir de esas semifinales comenzaron a aparecer jugadores que serían muy importantes para la obtención del título. Juan Espínola, Milciades Morel, el capitán Aldo Florentín, Flaminio Sosa, entre otros. La base continuaba con Roberto Fernández, que hasta ahí había jugado todos los partidos de Paraguay al igual que Cristín Cibils y Juan Bautista Torales.

La primera semifinal se disputó en el Defensores del Chaco. Según las crónicas de la época, unas 50.000 personas colmaron las tribunas del estadio para ver este partido. Estas personas vieron uno de los goles más hermosos marcados por la Albirroja.


Eugenio Morel recibió el balón en las cercanías del área chica del arquero de Brasil, el famoso Leão; Morel le paró con el pecho y de chilena anotó el tanto hacia el arco norte para el delirio de los paraguayos. Fue un gran partido y gran triunfo de nuestra selección por 2-1, Hugo Ricardo Talavera marcaba el otro tanto de Paraguay. Palinha fue el autor del gol de Brasil. Se venía la revancha en el Maracaná y la posibilidad de dejar en el camino una vez más al poderoso rival en la Copa América.



La revancha en Río de Janeiro se disputó el 31 de octubre de aquel año. 80.000 personas aproximadamente en el estadio, Brasil con un muy buen equipo, entre ellos estaban Sócrates, Falcão y un conocido nuestro también jugaba en Brasil, Paulo César Carpegiani.

Ese partido terminó igualado 2-2. Falcão y Sócrates anotaron para Brasil, mientras que Milciades Morel y Julio César Romero anotaron los goles que le dieron a Paraguay el ingreso a la final donde aguardaba el seleccionado chileno que dejó atrás al defensor del título, Perú.

Nuevamente a Paraguay le tocaba jugar el primer partido de local. La fecha marcada fue el 28 de noviembre con el arbitraje de Luis Da Rosa de Uruguay y unas 40.000 personas que iban a observar el juego.

Y la Albirroja marcó diferencia desde muy temprano, y antes del minuto 15 de la primera etapa, Julio César Romero, Romerito, marcaba el primer gol del partido. Pero no quedaba ahí, seguía presionando el equipo de Ranulfo Miranda.

La primera etapa finalizaba con dos goles de ventaja para los nuestros. Marcó Milciades Morel a los 36 minutos de la primera etapa que culminaba de muy buena forma.

En el segundo tiempo, Romerito volvió a anotar para el delirio de los miles de paraguayos en el estadio. Paraguay miraba con optimismo lo que sería la revancha en Santiago de cara a ganar por segunda vez la Copa América.

La revancha no fue lo que esperaba Paraguay, el seleccionado de la Roja se alzó con el triunfo por el marcado de 1-0 y este resultado obligaba a definir la Copa en un tercer partido, según el reglamento que se utilizaba en la época. Tenía que ser en campo neutral y la ciudad elegida fue Buenos Aires; el estadio, el José Amalfitani de Vélez Sarsfield.

Muchísimos hinchas paraguayos fueron hasta Buenos Aires para ver a la Albirroja, que en uno de los partidos finales hizo debutar a otra gloria de nuestro fútbol: Roberto Cabañas.

El partido en los noventa minutos terminó igualado sin goles y se tuvo que recurrir al tiempo extra donde la ventaja era para la Albirroja. Si Chile no ganaba y el partido acababa con un cero a cero, Paraguay sería campeón por segunda vez de la Copa América debido a la diferencia de goles. Recordemos que Paraguay ganó el primer partido 3-0 y perdió el segundo 1-0 en Santiago.

Y en el tiempo extra no hubo gol, la Albirroja se consagraba por segunda vez como la mejor selección del continente, seguía manteniendo al deporte guaraní en la cima en ese año que, sin dudas, fue de lo mejor no solo para el fútbol sino también para el tenis de la mano del gran Víctor Manuel Pecci.

Después del gran Mundial de Paraguay en Sudáfrica 2010, la ilusión del pueblo albirrojo es lograr la tercera estrella de campeón de América en el torneo que se juega en Argentina. Y para los que confían en las cábalas, se puede dar porque jugamos ante Brasil en las dos ediciones en las que fuimos campeones, así como en este torneo.

La última, en 1979, logramos el título en Argentina, lugar donde en estos momentos se disputa el torneo de selecciones más antiguo del mundo. La última palabra la tendrán el "Tata" Martino y su plantel de jugadores.

 

El programa de la cadena Fox Sports "Fuimos Héroes" recordó la consagración paraguaya.

 

 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo