28 de Agosto de 2009 00:02

 

Biomas de América (Última parte)

Hace tres semanas empezamos a estudiar los biomas de América. Hemos visto que cada uno está estrechamente asociado con un clima en particular y escogimos algunos para estudiar las relaciones que se establecen entre el paisaje y la vida humana.

Biomas de América (Última parte)_13568

Biomas de América (Última parte)_13568 / ABC Color

En esta última parte, conoceremos las características de las sabanas y los desiertos, además una breve explicación de la distribución.

 

Capacidad: Caracteriza los biomas de América.

La distribución



Los biomas no están distribuidos al azar, sino que presentan ciertas características comunes y una cierta regularidad en el plano horizontal (latitud) y en el vertical (altitud). 

Se suceden en altitud desde el fondo de las fosas oceánicas hasta el punto más alto donde es posible la vida. El límite de los bosques se ubica a 4.000 m en las montañas ecuatoriales, el de los cultivos se ubica a 4.500 m y el de las plantas en general a 6.000 m. Los bosques de latitudes medias del hemisferio norte disminuyen a partir de los 2.500 de altitud.

Los biomas presentan una zonación por latitud bastante regular desde el ecuador hacia los polos; sin embargo, las superficies de cada bioma varían según el hemisferio, por la diferencia de extensión de continentes y océanos.

Las selvas o bosques tropicales se encuentran dispuestos de manera regular sobre el ecuador. Los desiertos forman otro cinturón alrededor del planeta, a la altura de los trópicos. Los bosques mediterráneos aparecen entre los 30 y 45º de latitud.

Los bosques caducifolios están presentes en las latitudes medias templadas, sobre todo en el hemisferio norte, porque en el hemisferio sur hay pocas tierras emergidas más allá de los 45º de latitud sur. La taiga y la tundra sólo existen en el hemisferio norte por la misma razón.

Las selvas o bosques tropicales forman un cinturón casi continuo a la altura del ecuador. Al aumentar la latitud y disminuir las precipitaciones, los sustituyen las selvas monzónicas, luego las sabanas tropicales y luego los desiertos.

Después de los desiertos aparecen los bosques mediterráneos, propios de las regiones templadas o cálidas con periodos prolongados de sequía estival. Los bosques templados caducifolios se extienden sobre las latitudes medias del hemisferio norte y en algunas regiones del Sur.

Las estepas se desarrollan cuando las lluvias son insuficientes para permitir el crecimiento de los árboles. La taiga o bosque boreal de coníferas cubre de manera continua todas las zonas subárticas de América, Europa y Siberia. Hacia el Norte le sigue la tundra, que se extiende hasta el límite de los hielos árticos.
 
La sabana

La sabana se caracteriza por la alternancia de dos estaciones, una caliente y húmeda y otra seca y ventosa. Abarca la cuenca del Amazonas, Venezuela, Colombia, las Guayanas y parte de Bolivia y Paraguay.

La vegetación está formada generalmente por plantas herbáceas, muy frondosas durante las estaciones lluviosas y resecas en otras estaciones. Crecen árboles en pequeños grupos dispersos, adaptados al medio seco haciendo más carnoso el tronco para poder almacenar agua o transformando las hojas en escamas o espinas.

Además de ser asiento de grandes plantaciones de especies originarias, también es propicio para especies adaptadas, como el café y algunos pocos cereales. En cuanto a la fauna, las sabanas son el ambiente preferido para las jirafas, oso hormiguero, búfalos, leones, tigres, reptiles y aves.

Las actividades humanas desarrolladas incluyen la cría de ganado vacuno y de cabras en las áreas más secas y la cacería. También se practica la domesticación de algunos animales, como el ñandú.

Epígrafe: El Chaco paraguayo es una extensa sabana, segmentada en tres regiones: árida, semiárida y húmeda.

Los desiertos

Los desiertos calientes son los más cálidos del globo terrestre, con una notable diferencia de temperatura entre el día y la noche. Los desiertos fríos presentan casi las mismas características que los calientes, pero las precipitaciones son más regulares.

En América del Norte aparecen zonas áridas en Estados Unidos; en América del Sur, los desiertos y subdesiertos cálidos se extienden a lo largo de la costa del océano Pacífico, comprendida entre Ecuador y Chile y en el área comprendida entre los ríos Salado y Colorado de Argentina. Como área desértica fría, en América del Sur sólo existe la Patagonia.

Entre las especies vegetales propias de las regiones áridas, que pueden ser aprovechadas por el hombre, se encuentran la palma datilera y el esparto. En general, la escasez de la fauna es pareja a la pobreza de la flora: unas pocas especies de reptiles y mamíferos, como coyotes, pumas, camellos y osos. 

Por las características vistas, las actividades humanas son mínimas. Este bioma es difícil de colonizar por la falta de recursos para la subsistencia, sin animales ni vegetales considerables. Además, no es posible la agricultura sin irrigación y muy pocas plantas son cultivables: higos, chumbos (especie de higo) y agaves. Los animales son domesticados para transporte y no para consumo.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar