02 de Abril de 2004 00:00

| ECONOMÍA

Comercio Internacional- Balanza de pagos (I)

El comercio internacional describe las transacciones o intercambio de mercancías en la economía mundial, las cuales se contabilizan en la balanza de pagos cuyo desarrollo y control está regido por la importancia de un gobierno (considerado como uno de los más importantes agentes económicos que contiene el Estado), encargado de tomar decisiones vitales que están orientados a la dirección de una nación, con base en el manejo de distintas políticas económicas que están enfocadas a lograr ciertos objetivos en el desempeño del sistema económico, como lo son, básicamente:

-Maximizar el crecimiento de la producción;

-lograr y mantener un nivel estable de empleo;

-control de la estabilidad de precios

-mantener el equilibrio de la balanza de pagos.

Teoría mercantilista

La teoría del comercio internacional inició con una visión mercantilista, la cual establece que el comercio internacional se ocupa de las ganancias en términos de intercambio.

Los autores mercantilistas establecen que la riqueza consiste en el dinero, la regulación del comercio exterior para generar una entrada de metales preciosos y mantener una balanza comercial favorable porque de algún modo genera la prosperidad nacional.

Los mercantilistas consideraron favorable el hecho de que existiera comercio internacional, ya que de acuerdo con ellos, éste proveía de metales preciosos (oro y plata) y era precisamente su acumulación la que hacía que un Estado se hiciera económicamente rico y políticamente poderoso.

La relación entre balanza comercial y metales preciosos se hallaba cuando los mercantilistas sostuvieron que a todo saldo favorable (desfavorable) de la balanza le correspondía una entrada (salida) de metales preciosos y el monto de dicho movimiento equivalía al saldo resultante de la balanza. De aquí se deduce que los mercantilistas clamaban porque el Estado estableciera una política de total fomento a las exportaciones y una de restricción cabal a las importaciones. Cabe
destacar que si bien esta es una aportación de los mercantilistas para la teoría general del comercio internacional, se caracteriza por ser una falacia, ya que Adam Smith planteaba de manera crítica que el dinero se equiparaba falsamente al capital, y la balanza comercial favorable se equiparaba al saldo anual del ingreso sobre el consumo, además de que la riqueza de un país no consiste sólo en su oro y su plata, sino en sus tierras, viviendas y bienes de consumo de todas clases.

Por otro lado, los mercantilistas dieron las bases de lo que ahora se conoce como la teoría cuantitativa del dinero que dice que los precios varían de forma directamente proporcional a la cantidad de dinero en circulación, e indirectamente proporcional al volumen total de bienes vendidos.

Matemáticamente se expresa como:

V M M'V' PQ + =
donde:
P= es el nivel general de precios
Q= es la cantidad de bienes
V= es la velocidad del dinero en efectivo
M'= es la cantidad de crédito en circulación
V'= velocidad del dinero a crédito

Los mercantilistas señalaron la relación que existe entre la cantidad de dinero y el nivel de precios.

Ellos notaron que a medida que el nivel de precios aumentaba, la oferta de dinero también lo hacía (entiéndase oferta de metales preciosos). Por consecuencia, señalaron que la causa de la elevación en el nivel de precios en relación con el de otros países, radicaba en la existencia de una mayor cantidad de circulante (metales preciosos). Por lo que una mayor oferta de circulante, con la consecuente alza en los precios, eran incompatibles con una balanza comercial favorable y con importaciones de metales preciosos en forma limitada, ya que el alza de precios lleva a un país a disminuir sus exportaciones y estimular sus importaciones.

Todo lo anterior constituye una breve síntesis de las principales aportaciones de los mercantilistas en materia de comercio exterior.

Teoría clásica

Mientras que los mercantilistas estuvieron influenciados por las condiciones políticas y sociales de su tiempo (la conformación de los estados nacionales como tales y el florecimiento del Renacimiento), los clásicos se hallaron influenciados por la filosofía de la Ilustración (donde resaltaba una política de libre cambio en lo externo y de libre competencia en lo interno). Asimismo, vieron que el elemento catalizador de la actividad económica era el interés individual y consideraron que el trabajo era el único factor productivo que generaba valor alguno (teoría valor trabajo).

Por tanto, centraron toda su atención en lo que el trabajo humano produce: la mercancía.

Esto constituye una gran diferencia con lo planteado en siglos anteriores, en donde los metales preciosos eran la única fuente de valor.

La ventaja absoluta

“Es por ello que Adam Smith abogó por la libertad de los intercambios internacionales, debido a que descubrió que cuanto más amplios fueran los mercados mayores serían las oportunidades de especialización en su economía, principal manera de aumentar la productividad del trabajo (producción por hora hombre) y, en consecuencia, la producción, la renta y el bienestar de la nación. Así es como Adam Smith introduce la teoría del valor trabajo, a través del significado de la ventaja absoluta, que establece que a un país que tiene dos productos para vender, uno de estos le resulta más fácil de producir que el otro; la ventaja absoluta señala que el país se beneficiará al comprar aquel bien que le cueste más producir y venderá aquel bien que le sea más fácil producir”.

Basado en lo anterior señala que el libre comercio entre las naciones es mutuamente beneficioso y se podría elevar el nivel de vida, para que se lleve un adecuado intercambio comercial.

La ventaja comparativa

Por otra parte, David Ricardo se caracteriza por aportar un mayor rigor y profundidad al análisis, introduciendo de esta manera el principio de la ventaja comparativa, debido a que el principio de la ventaja absoluta no es viable para el funcionamiento del comercio internacional. “Ya que para Ricardo, el producir mejor significa producir con menor uso de mano de obra (de trabajo). Es importante recordar que en la época en que Ricardo escribió su obra, y durante casi todo el siglo ante pasado, se consideraba al trabajo como el factor productivo que dotaba de valor a las mercancías”. Un concepto importante de la ventaja comparativa es que los países exportarán los bienes que se producen más eficientemente e importarán los bienes que produzca de manera menos eficiente. El fin principal del comercio internacional es la ganancia que se obtendrá de las transacciones entre los países. Es por eso que se introdujo un modelo de ventaja comparativa basado en diferencias en la productividad del trabajo, donde señala que la productividad del trabajo en una economía competitiva es necesario conocer los precios relativos de los bienes de la economía, es decir, el precio de un bien en términos del otro y así maximizar las ganancias.

Para esto se plantean los siguientes supuestos del modelo de las ventajas comparativas:

- La existencia de dos países.

- Todo el mundo sabe producir de todo con una tecnología constante.

- Teoría del valor trabajo, por lo que el valor de los precios se determina por su contenido en la producción de horas hombres de trabajo.

- La tecnología de la economía de dichos países se resume por la productividad del trabajo en cada industria. La productividad se expresará en términos de requerimientos de unidades de trabajo, es decir, el número de horas de trabajo requeridas para producir una unidad de un bien con respecto a los requerimientos de unidades de trabajo para producir otro bien (o viceversa) de un país, en comparación con los requerimientos de producción de estos bienes de otro país.

- La productividad del trabajo es diferente en ambos países. Es decir, cada país desempeña requerimientos de unidades de trabajo distintas en horas, tanto para producir una unidad de un bien como una unidad de otro bien.

- No hay movilidad interna de los factores de producción, en este caso, del trabajo, pues resulta difícil y poco posible, por parte de los trabajadores, desempeñar su fuerza de trabajo de un país a otro.

- No hay aranceles ni costos de transportes (no hay barreras arancelarias.) Es decir no se cobran impuestos por la exportación e importación de mercancías de un país a otro.

- Existe costos constantes. Por lo que no hay rendimientos constantes a escala, pues siempre se va a ganar lo mismo.

- Competencia perfecta (precio = costo). Ya que existe información perfecta.

- Gustos y preferencias idénticos. A la gente le da igual comprar un bien, tanto de un país, como de otro.

- Se incluye el concepto de costo de oportunidad, donde ambos países, de acuerdo a la producción del bien en que sean más eficientes, cada uno sacrificará en distinta manera la producción de un número determinado de un bien para producir una unidad más de otro bien.

- Se aplica la Ley de Say. Donde todo lo que se produce es igual a lo que se demanda.

- Los precios relativos son diferentes en cada país, porque los precios relativos no son determinados en el exterior, sino más bien se determina un precio intermedio. Por lo que los precios relativos para cada país se determina de acuerdo a los requerimientos de unidades de trabajo en la producción de un bien con respecto al otro bien que se produce dentro de un país.

Una vez de ya fueron presentados los supuestos, se ejemplifica el modelo de David Ricardo de las ventajas comparativas: supongamos que el país A produce café con 100 hombres al año, mientras si se tratase de producir maíz requeriría de 120 hombres. Por su parte, el país B produce café con 80 hombres, mientras para producir maíz requeriría de 90.

Entonces, será ventajoso para ambos países comerciar, ya que el país B podrá dedicar todos sus hombres a la producción de maíz y comprar el café del país A. En este caso, ocuparía 80 hombres en la producción de maíz, que le permitiría adquirir café que hubiese requerido el trabajo de 90, esto es, se ahorraría el trabajo de 10 hombres. Por su parte el país A ahorraría también, dado que con el trabajo de 100 puede realizar café que se incrementaría por vino que le hubiese significado destinar 120 hombres en su producción.

“Aunque el modelo ricardiano del comercio internacional ayuda a comprender las razones sobre las que se produce el comercio y sobre los efectos del comercio en bienestar nacional, también se plantean argumentos erróneos que no coinciden con la realidad. Ya que en primer lugar Ricardo plantea un grado de especialización extremo que no se observa en el mundo real.

Como segundo punto, también hace abstracción de amplios efectos del comercio internacional sobre la distribución del ingreso de un país y, por tanto, argumenta que los países en su conjunto ganan con el comercio, cuando en la práctica no es así. En tercer lugar, el modelo no especifica las diferencias de recursos entre países como causa del comercio. Finalmente, se ignora el posible papel de las economías de escala como causa del comercio, lo que hace ineficaz para explicar los grandes flujos comerciales entre naciones aparentemente similares. Sin embargo, a pesar de los fallos que se detectaron en el modelo, Ricardo contribuyó con una predicción básica que los países tenderán a exportar los bienes en los que tienen productividad relativamente alta, lo cual ha sido confirmado con el paso del tiempo.

Estructura de la balanza de pagos

“La balanza de pagos es el documento donde se sistematizan todas las transacciones económicas y los cambios en la posición financiera de los residentes de un país con relación a los no residentes”.

La Balanza de Pagos está compuesta por las siguientes cuentas:

- Cuenta corriente

- Cuenta de capital

- Errores y omisiones

- Variación de las reservas internacionales

Cuenta Corriente

”Registra el comercio de bienes, servicios y las transferencias de los residentes de un país con relación a los no residentes”.

La cuenta corriente se divide en tres rubros importantes: la balanza comercial, la balanza de servicios y las transferencias.

“Balanza comercial. Registra las exportaciones e importaciones de mercancías de un país.

La balanza comercial de mercancías por el lado de las exportaciones está compuesta por dos tipos de balanzas: la balanza de bienes petroleros, y la balanza de bienes no petroleros”.

La balanza de bienes petroleros abarca las exportaciones e importaciones del petróleo crudo, natural y otros. En el caso de la balanza de bienes no petroleros, se agrupa el sector agropecuario que abarca los productos de 6 sectores económicos, que son: el agrícola, el silvícola, el ganadero, el apícola, el pesquero y el de caza; también se encuentra la industria extractiva, que abarca los productos de tres sectores, que son: el de extracción de minerales metálicos, el de extracción de otros minerales y el de otras industrias extractivas; asimismo se halla el sector manufacturero, que abarca los productos de 13 sectores, que son: el alimenticio, el textil, el maderero, el de papel, el de derivados del petróleo, el petroquímico, el químico, el de minerales no metálicos, el siderúrgico, el minero-metalúrgico, el de productos metálicos, maquinaria y equipos, y el de otras industrias manufactureras. Dentro del rubro del sector manufacturero también se deriva la subcuenta de maquiladoras y resto.

La balanza comercial, por el lado de las importaciones, está conformada por tres tipos de balanzas: la balanza de bienes de consumo, la balanza de bienes intermedios y la balanza de bienes de capital.

Los bienes de consumo son aquellas mercancías catalogadas como de primera necesidad, como lo pueden ser materias primas, alimenticias, etc.

Los bienes intermedios son mercancías semiterminadas, que pueden ser utilizadas para producir otros bienes de uso final. Dentro de esta balanza se incluyen las manufacturas con maquila y sin maquila, y mercancías asociadas a la exportación y no asociadas a la exportación.

Los bienes de capital son, por lo general, bienes finales que ayudan en el proceso de producción para producir bienes de consumo, intermedios y finales. Esta balanza se estructura por los rubros de empresas exportadoras y no exportadoras.

Balanza de servicios

“Registra las exportaciones e importaciones de servicios de un país. Aquí se incluyen los servicios factoriales y no factoriales”.

Servicios factoriales. Son aquellos servicios que se caracterizan por ser tangibles. Registran los sueldos y salarios pagados y recibidos por el factor trabajo; los intereses, dividendos y utilidades del factor capital y las rentas percibidas por el factor tierra.

Servicios no factoriales. Los servicios otorgados no son tangibles, ya que se incluyen los ingresos y egresos por servicios turísticos, de transporte, etc; todos aquellos que no significan pagos a los factores productivos, trabajo, tierra y capital.

Transferencias. Constituyen la partida contable de movimientos, tanto reales como financieros, que se hacen sin contraprestación. Pueden hacerse en efectivo o en especie y se dividen en privados y gubernamentales.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar