13 de Junio de 2008 00:00

| VIVENCIAS DE DOCENTE

Educación ciudadana: Algunas ideas para su escolarización

Proseguimos analizando diversos aspectos referentes a la educación ciudadana. Basados en los aportes de Antonio Bolívar, en su artículo “Año Europeo de la Ciudadanía a través de la Educación”, disponible en Internet: http://comunidad-escolar.pntic.mec.es, planteamos algunas opciones para el tratamiento del tema en el ámbito del sistema educativo formal.

Mario C. Parra – Educador.

El sistema educativo, un contexto de alto potencial.

Es sabido que la política educativa de cada país es implementada mediante la estructura que organiza la educación formal o escolarizada en niveles y ciclos, conforme al nivel de madurez de los ciudadanos.

En Paraguay la propia Constitución Nacional establece la obligatoriedad y gratuidad de la Educación Escolar Básica, hoy estructurada con una duración de 9 años.

Le sigue la Educación Media, con otros tres años para la graduación como bachiller, y finalmente la Educación Terciaria, con diversas opciones u ofertas educativas ofrecidas por los Institutos Superiores y las Universidades para la formación de profesionales en diferentes áreas de especialidad. Así pues, por qué no cuestionarnos con relación a la educación escolarizada: ¿Qué se ofrece a nuestros niños y jóvenes, principalmente en los 9 años de escolaridad obligatoria y los tres años de la Educación Media, en cuanto a sensibilización y concienciación para asumir una conducta ciudadana responsable? ¿Cuál es el enfoque del área de Formación Ética y Ciudadana o de la asignatura de Ética? ¿Qué nivel de conocimiento y de vinculación tienen los docentes y alumnos del sistema educativo con las familias, las instituciones y organizaciones existentes en la comunidad donde está inserta la escuela o colegio para vivenciar el aprendizaje de los contenidos teóricos desarrollados?

Algunas opciones para capitalizar las potencialidades de la educación escolarizada.

Como opciones y posibilidades del sistema educativo para despertar y desarrollar en los niños y jóvenes su faceta de ciudadanos, entre otras, conviene identificar dos grandes vías –la institucional y la curricular– que deberían ser complementarias para organizar explícitamente la educación para la ciudadanía.

Y si bien debe cultivarse de modo explícito en el currículum, asegurando la educación en esta dimensión, no consiste sólo y especialmente en contenidos, sino algo que se tiene que vivenciar implícito en los distintos modos de hacer y proceder, lo que exige de una acción conjunta a través de un proyecto educativo y de la práctica docente cotidiana.

Además, no puede obviarse la experiencia de la transversalidad, que ciertamente genera un dilema importante al plantear un tema como una tarea de todos y de nadie, sin determinar tiempos y responsabilidades, por lo que es preciso abrir la discusión sobre el modo adecuado de inserción curricular.

Asimismo, para fomentar la educación ciudadana en el ámbito escolar podría resultar muy provechoso capitalizar las experiencias recogidas en el contexto de la Educación en Valores, en el sentido de promover que el desarrollo curricular de esta área debe ser compartido por el proyecto educativo institucional, el proyecto curricular de la institución, los planes de los departamentos pedagógico y de apoyo técnico (como las tutorías del sector de orientación educacional), y por las asignaturas afines.

Incluso, podría plantearse la posibilidad que el área o ámbito de la educación ciudadana sea coordinada por un profesional con un perfil específico y tiempo-espacio determinado, que debiera iniciarse en la Educación Escolar Básica y proseguir en la Educación Media, hasta viabilizarla a través de una asignatura, de un área, de la tutoría específica o por la estrategia transversal. En cualquiera de los casos parece impostergable asegurar la presencia curricular de la educación ciudadana en tiempos y espacios específicos, junto a la necesaria integración curricular para que el trabajo de los contenidos que se consideren relevantes no quede descontextualizado. Por otro lado, para superar los problemas de su enfoque aislado en una sola materia, o de manera difusa como tema transversal, las acciones de la posible área de ciudadanía deberían inscribirse en las estructuras y órganos pedagógicos de cada institución educativa, reforzado por una opción más personal (como la acción tutorial), y articulando acciones con el contexto comunitario inmediato.

Queridos compatriotas:

Si bien es el hogar donde corresponde iniciar la concienciación tendiente a gestar la adecuada conducta ciudadana de los niños y jóvenes, la educación escolarizada puede y debe asumir mayor compromiso para apoyar en esta tarea que es fundamental: Construir una ciudadanía comprometida para edificar el nuevo Paraguay.

¡¡Adelante, juntos podemos!!
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar