26 de Julio de 2011 00:00

 

Hacer positivo lo negativo

ARGENTINA (Miguel Ángel Cáceres, Heber Carballo y Roberto Torres, enviados especiales).- Qué quedó tras la Copa América 2011 para Paraguay: el subcampeonato y haber estado en el lugar en el que solo llegan los equipos privilegiados: jugar el último partido de la competencia y pelear por el galardón en el escenario que muchos quieren estar, pero solo llegan dos.

Suena y bien ese hecho de llegar a la máxima instancia del torneo, pues entonces tomémoslo como lo positivo  de lo que fue la participación del cuadro albirrojo. Pero que esto no quede como consuelo y dejar de apuntar lo negativo, un punto que nos parece fue mucho más a lo largo de casi un mes de competencia. Lo esencial en este "tren" es el nivel futbolístico y fue justamente lo bajo que tuvo el seleccionado paraguayo y supo suplir esa carencia con mucho coraje y hasta con algo de fortuna. "Para tener suerte también hay que estar preparados", dijo el  maestro Oscar Tabárez, -por cierto un merecido campeón de América-, pero a esa cuota es importante aportar fútbol para llegar al objetivo, como lo hizo Uruguay.
   
A excepción de aquellos dos primeros partidos, frente a Ecuador y Brasil, el equipo del "Tata" Martino se respaldó y mucho en el sacrificio y coraje para llegar a la  final. Contra los ecuatorianos se transitó bien, pero no se supo ganar. Después vino el favorito hasta de los argentinos, Brasil, contra el que se remontó una ventaja, se lo superó en el campo, pero no pudimos ganar, sufriendo el doloroso  empate sobre la hora.   

Se cerraba la primera etapa ante Venezuela, que por entonces estaba mejor ubicada que la Albirroja, pero el triunfo estaba al alcance, pero pese al mayor volumen de fútbol del rival y la tempranera ventaja de este, se llegó a marcar una diferencia de 3-1, pero se nos vino el  cielo encima con dos sucesivos goles en tiempo cumplido y en adicionado. No se ganó el partido, sí el  pasaporte a cuartos de final.
    
En la serie en la que  en verdad comenzaba a jugarse la Copa  nos tocó nuevamente Brasil y vaya qué sufrimiento fue aquel. La valentía y el tremendo esfuerzo para defenderse durante 120 minutos nos llevaron a los penales, en los que nos favoreció el desacierto de los brasileños en los remates,  la  figura de Justo Villar y la eficacia de nuestros lanzadores.
   
Se sufrió y mucho, pero qué importaba, puesto que ya estábamos en semifinales. Otra vez se vino un rival conocido,  Venezuela, pero a pesar de todas las adversidades que se pasaron en cuartos, el desgaste y las lesiones, había optimismo en la recuperación. Pero la historia fue casi similar a la anterior, ya que nos tocó volver a sufrir y ser inferiores en la cancha. Una vez más el "aguante" para ir a los tiros desde los 12 pasos, en los que tuvimos efectividad y de nuevo el valioso aporte de Villar. Así, "renqueando", pero valorando el esfuerzo y coraje en las dos instancias, pasamos al duelo decisivo.

Se sabía que el adversario llegaba mucho mejor, entero y el equipo nuestro cansado, desgastado y con mayor tiempo en la enfermería que afinando  el plan táctico en el campo. Se preparó la formación base pensando aguantar a un rival que por supuesto estaba para golpearnos y así fue. No tardaron los uruguayos para dar el primer "gol-pe", y por añadidura se vinieron los otros que definitivamente nos hicieron romper la ilusión de volver a ganar la Copa América luego de 32 años.


Un recuento de las seis presentaciones. Se habrán dado cuenta de que en ningún momento se habló de triunfo. Apuntamos  sacrificio, coraje, entrega, lesiones,  puntos negativos que tuvimos hasta el último juego, como el caso de Lucas Barrios, quien solo estuvo en la cancha siete minutos y antes pasamos esa mala experiencia con Roque Santa Cruz, quien por  lo menos permaneció un minuto más en su última aparición. Y eso que nuestro estandarte Justo Villar jugó "en una pierna" la final.   

Cómo saber si esta vez  Martino no se equivocó en su elección, pues no tenemos manera de adivinar si la presencia de Oscar "Tacuara" Cardozo pudo haber aportado en algo a superar nuestro gran déficit: la falta de gol. Y para colmo terminamos el torneo con los dos delanteros de jerarquía del plantel "rotos" y con escaso aporte. Tampoco Cardozo hubiese sido la solución, tal vez dirán muchos, pero cuando los que están no responden, se dice que es mejor el que no está.   

Pasó la Copa América, se vienen las eliminatorias y, dentro de la revisión, pensamos que es importante hacer positivo lo negativo de este tour copero.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar