24 de Setiembre de 2004 00:00

| CIENCIAS DE LA NATURALEZA Y SALUD

La circulación de la sangre

El aparato circulatorio del hombre está integrado por el corazón, las venas, los capilares y la arterias. El corazón es un órgano hueco ubicado en la región media de la caja torácica, ubicada entre los dos pulmones (mediastino).


Está formado por cuatro cavidades, dos superiores llamadas aurículas y dos inferiores llamadas ventrículos. Las aurículas comunican con sus respectivos ventrículos, ni las aurículas ni los ventrículos comunican entre sí.

El lado izquierdo del corazón recibe la sangre oxigenada de los pulmones y la impulsa a través de las arterias a todos los tejidos del organismo; el lado derecho del corazón bombea sangre carente de oxígeno procedente de los tejidos hacia los pulmones donde se oxigena.

Arterias: Son vasos sanguíneos de gran calibre que conducen la sangre desde el corazón a los demás órganos del cuerpo; deben soportar la presión de la sangre cuando esta abandona el corazón, por eso son resistentes y elásticas.

Las venas: Son vasos por los cuales regresa al corazón la sangre proveniente de todos los órganos, incluyendo del pulmón.

Los capilares son vasos sanguíneos tan delgados como un cabello (capillus significa cabello). Se encuentran ubicados entre las terminaciones arteriales y el comienzo de las pequeñas venas.

Fisiología del aparato circulatorio

Como todos los músculos, la pared del corazón se relaja y se contrae en forma alternada. La sangre proveniente de todo el cuerpo llega a la aurícula derecha a través de dos venas principales: la vena cava superior y la vena cava inferior.

La aurícula derecha al contraerse impulsa la sangre hacia el ventrículo derecho, el cual al contraerse conduce la sangre hacia los pulmones, a través de la arteria pulmonar.

Una vez en los pulmones, la sangre se oxigena, es decir, se satura de oxígeno. Regresa luego al corazón por medio de las cuatro venas pulmonares que desembocan en la aurícula izquierda; de ahí al ventrículo izquierdo y luego a la aorta gracias a la contracción ventricular.

El circuito sanguíneo que va del corazón al pulmón y del pulmón al corazón se denomina circulación menor o circulación pulmonar, allí la sangre cede dióxido de carbono y capta oxígeno; el movimiento de la sangre desde el corazón a todo el cuerpo y luego desde los órganos hasta el corazón se denomina circulación mayor o circulación general; durante la misma el oxígeno de la sangre es liberado en los tejidos los cuales a su vez desechan en ella dióxido de carbono.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar