22 de Mayo de 2009 00:00

| LENGUA CASTELLANA Y LITERATUR

Los conectores

Los conectores son palabras que unen –conectan– las palabras y oraciones, y establecen distintos tipos de relaciones: causa–efecto, oposición, similitud, aprobación, conclusión, etc. No haremos una exposición densa, sino que iremos aprendiendo cómo usarlos adecuadamente practicando con ejercicios.

¿Cuándo un texto es cohesivo?

Un texto cohesivo presenta todas las partes vincula-das y relacionadas con diversos medios gramatica-les. Los conectores son uno de ellos, pero también dan cohesión la puntuación, las conjunciones, los artículos, los pronombres, sinónimos y antónimos, la entonación, etc.Escoge los conectores lógicos para las siguientes oraciones:El reportaje es el género periodístico más com-− pleto, ___________ combina noticia, entrevista, crónica e investigación.a) si es queb) porque c) por lo tantod) pero no e) dondeLa respuesta debe indicar una relación de causa. Algunos conectores que cumplen esta función pueden ser: porque, pues, puesto que, ya que, dado que. ¿Escogiste la opción correcta? Internet es una excelente herramienta educativa, − _________ hay que cuidarse de los peligros que implican navegar en la Red.a) porque b) es decir c) perod) por eso e) y En esta oración, el conector lógico debe esta-blecer oposición. Estas palabras funcionan como enlaces de oposición: aunque, mas, pero, en cambio, al contrario, sin embargo. ¿Ya sabes cuál es la respuesta adecuada?


La gripe porcina es causada por un virus nuevo y extraño, _________ los estudios seguirán demo-rando para confirmar algún tipo de inmunización contra esta enfermedad.a) por eso b) aunque c) ya qued) total e) en cambio

La relación necesaria en esta tercera oración es de causa – efecto. Los conectores posibles son: por consiguiente, por esta razón, puesto que, por lo tanto, de modo que, por eso, en conse-cuencia, esto indica.


El clima está seco; _________ la sensación de − sofoco que experimenta la población.a) aunque b) en cambio c) en absolutod) de ahí e) si

El conector en este caso debe indicar cuál es la conclusión o consecuencia que se deduce de la información previa. Pueden cumplir esta función: así que, de manera, de modo que, por lo que, de ahí que.

Francisco de Quevedo fue un ejemplo de galán; − ______, fue un hombre honrado y un buen caba-llero.a) en cambio b) ya que c) sin embargo d) es decir e) tampoco

¿Elegiste el conector que establece una expli-cación? Si fue así, ¡bien hecho! Además de “es decir”, las siguientes expresiones se pueden usar para expresar una explicación: o sea, esto es, dicho de otra forma, en otras palabras.


Los libros _______ las medicinas sanan las dolencias del cuerpo, mantienen la salud del alma.


a) que b) en conclusiónc) salvo qued) es decir e) comoEn esta oración hay evidentemente una com-paración. Los conectores que establecen similitudes son: así como, tal como, como, así.


¡Seguimos practicando!

1- Lee el texto de Mario Benedetti y completa el ejercicio:

El Otro Yo

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo. El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emo-cionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo. Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo qué hacer, pero después se rehízo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado. Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó. Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió a la calle con el pro-pósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le llenó de felicidad e inmediata-mente estalló en risotadas. Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su pre-sencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: “Pobre, Armando. Y pensar que parecía tan fuerte y saludable”. El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.


Oración



Conector


Función
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar