28 de Octubre de 2005 00:00

 

Psicología Social. Atribución

Antes de adentrarnos en el tema de la Atribución propiamente, es bueno recordar que la Psicología Social es el estudio científico de la forma en que los pensamientos, sentimientos y la conducta de una persona se ven influidos por la conducta o características de otras personas.

Así, uno de los temas de estudio de la Psicología Social es cómo las personas forman su impresión y su opinión sobre las otras, cómo se atraen, cómo forman grupos, etc.

Atribución

La teoría de la Atribución trata de explicar de qué manera las personas emiten juicios sobre las causas del comportamiento .

Es muy frecuente que tratemos de entender o explicar, que analicemos o emitamos un juicio sobre la conducta de las demás personas, en especial cuando ocurre algo desagradable o poco común. Así, por ejemplo, si nos encontramos con alguien conocido, le saludamos en forma efusiva y esa persona apenas saluda y se aleja rápidamente. Lo más probable que nos parezca extraña su forma de actuar y pronto comenzamos a hacer conjeturas sobre lo que le llevó a comportarse de esa manera, es decir, hacemos juicio sobre la causa de su comportamiento.

Los psicólogos sociales afirman que estos juicios que hacemos sobre la conducta de los demás son muy predecibles.

Según esta teoría atribuimos la conducta a causas:

* internas o factor personal,

* externas o factor situacional, pero no a ambas.

Por ejemplo, si un compañero no realizó su tarea, seguramente vamos a decir que no lo hizo porque es irresponsable (factor interno) o porque no contaba con los materiales necesarios para hacerlo (factor externo).

Los sesgos en las atribuciones: recordemos que realizar una atribución es realizar una conjetura sobre la causa de una conducta. Según las investigaciones realizadas, estas conjeturas están expuestas a muchos sesgos.

La explicación que damos de una conducta puede reflejar el error fundamental de la atribución: que es la tendencia a exagerar las causas personales (internas) de la conducta ajena y subestimar las causas personales de nuestra conducta. Por ejemplo, cuando en un partido de fútbol un compañero yerra un penal, decimos que es un inútil o que no tiene aptitudes o que estaba muy nervioso (causas internas); el compañero probablemente dirá que el arquero se movía mucho o que el sol le daba en la cara o que la hinchada contraria le tiraba cosas, etc. (causas externas).

El efecto agente-observador: es un error fundamental de la atribución y consiste en la tendencia a explicar la conducta ajena como producto de causas internas y la conducta propia como producto de causas externas.

Atribución defensiva: tendencia a atribuir el éxito a los esfuerzos o cualidades personales y los fracasos a factores externos. Es otra clase de sesgo y consiste en la tendencia a presentarnos en forma positiva para impresionar a los otros o para sentirnos bien. Así atribuimos el fracaso personal a factores externos y el éxito personal a factores internos. Es muy frecuente entre los estudiantes, que cuando fracasan en un examen lo atribuyan a que el mismo estuvo muy difícil, o que la profesora es muy exigente, la prueba fue muy larga, fue a última hora, etc. En cambio, cuando les va bien se suele escuchar por ejemplo: me esforcé mucho, estudié mucho, soy muy inteligente, etc. Ocurre también con los profesores que cuando los alumnos fracasan dicen que los chicos no estudian, o no atienden, no ponen interés, y cuando los alumnos tienen éxito se escucha, por ejemplo, me destrozo explicándoles, les explico de mil maneras, les doy muchos ejemplos, les entiendo, estoy muy bien preparada, me llevo bien con ellos, etc.

La hipótesis del mundo justo: es otro tipo de atribución defensiva y consiste en pensar que las personas “reciben lo que merecen”. Muchas veces, sin siquiera darnos cuenta, al enterarnos de una desgracia ajena, en vez de pensar en las circunstancias reales o en los factores de la situación, tendemos a concluir que la persona merecía , o “se buscó” esa situación. Si se cayó al cruzar la calle, decimos “y bueno, seguro que no atendió su camino, anda luego siempre muy apurado” o si se le robó “¡¿ y cómo va a llevar dinero consigo?!”; si se cambió de trabajo y le fue mal: “¡eso le pasa por no conformarse con lo que tiene!”; “por ser ambicioso!”.

Según los estudios hacemos esto para sentirnos tranquilos, para no analizar o pensar que a nosotros también nos puede pasar, si se atribuye la causa a la víctima y no a un hecho casual nos engañamos para creer que “si nos portamos bien” no nos va a pasar nada malo.

Dato interesante: El resultado de estudios realizados sobre las atribuciones no es válido para todas las culturas. La mayoría de ellos se realizaron en culturas occidentales. Justamente la Psicología Social estudia cómo la conducta de una persona se ve influenciada por su contexto.

Ejercicios

1- ¿Qué entiendes por Atribución?

2- Por qué se dice que nuestros juicios sobre la conducta son predecibles? Ejemplifica.

3- En qué consiste el efecto agente - observador. Ejemplifica con situaciones de la vida cotidiana.

4- Con ejemplos explica la Atribución defensiva.

5- Rememora una situación en la que te sorprendió la conducta de una persona. Recuerda a qué atribuiste dicha conducta. A una causa interna o externa.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar