Artículos por Autor “Alcibiades González Delvalle”

  • 22-10-2017

    De novela (IV)

    En los inicios de los años ‘60 del siglo pasado, una novedad periodística agitó la tediosa vida asuncena. Hacía apenas un año que la opinión pública había sufrido un terremoto noticioso: La muerte del popular locutor Bernardo Aranda, hallado en su pieza totalmente calcinado. La víctima de tan atroz muerte pronto pasó a segundo plano. Ocuparon su lugar en la curiosidad pública los 108 detenidos por la Policía “en averiguación de los hechos”. Se creía que se trataba de un enredo entre homosexuales. 

  • 15-10-2017

    De novela (III)

    Después de un tiempo de haber dejado, forzado por los hechos, mi trabajo en Litoral SA, pasé a ocupar la indeseable función de “oficios varios”. O sea, lo que venga. Vendí revistas, principalmente a los empleados de Hacienda, Correos, Obras Públicas, proveídas por las distribuidoras Lobo y Berni Hnos. Poco tiempo después dejé la “empresa” a los hermanos Galván junto con mis clientes, muchos de ellos habituales morosos. Algún tiempo después volví a encontrar a uno de los Galván en ABC Color –recorría los diarios– en la misma actividad de revistero y el mismo intento imposible de vender libros a los periodistas.

  • 08-10-2017

    De novela (II)

    Se debe a mi gestión la presencia en el Paraguay de la poderosa multinacional Motorola, fabricante de equipos de comunicación. Dicho así, en primera persona, suena muy vanidoso, pero dejará de serlo cuando se conozca la circunstancia. Habría tenido yo 16 o 17 años cuando entré en la entonces muy afamada empresa Litoral SA, de Carlos Casado. Era ordenanza en la sección Corresponsalía, a cargo de una persona excepcional, Rodrigo Gill Peris. Allí se recibían y despachaban las correspondencias a montones. Las oficinas estaban en el edificio –levantado hasta hoy– de Benjamín Constant y 15 de Agosto. 

  • 01-10-2017

    De novela

    El ministro Enrique Riera dijo hace un par de semanas que los maestros son víctimas de los usureros. Esta verdad irrebatible me remite a una anécdota personal. Hace medio año me encontré con una sorpresa novelesca en la librería “Balzac”. Apareció ante mi vista un libro que desde hacía tiempo buscaba por haber disfrutado de su lectura en mis años juveniles. Se trata de “Las dos carátulas”, de Paul Saint Victor, que con un estudio enciclopédico trata de los orígenes del teatro y de los tres grandes trágicos. La obra es de la editorial argentina, El Ateneo, que no la volvió a reeditar.

  • 24-09-2017

    Unirse al enemigo

    Un dicho popular aconseja: “Si no puedes vencer a tu enemigo únete a él”. Es bastante cínico pero muy práctico. Pensé en esta recomendación cuando leí que se destinarían 14 millones de dólares a los policías y militares que deben –deberían– combatir al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). 

  • 17-09-2017

    No un país de resignados

    A principios del siglo pasado, con el país dividido entre lopiztas y antilopiztas –tal como todavía lo vemos hoy, pero con las pasiones un poco más reposadas– ocurrió un hecho que pasaré a comentar. Con motivo del aniversario del fallecimiento del héroe de Curupayty, José Eduvigis Díaz, el 22 de setiembre de 1906 muchas personas asistieron al Cementerio de la Recoleta para recordarle y acompañar a una delegación argentina que llegó para tributarle una corona de flores.

  • 10-09-2017

    La Universidad ¿Católica?

    Desde la razón es imposible entender los acontecimientos en la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica. Los estudiantes reclaman por el decano destituido, José Antonio Galeano, en un claro acto de soberbia del P. Rector Narciso Velázquez. Lo normal suele ser que los estudiantes pidan la cabeza de algún profesor. Esta vez llegan a la ocupación de la casa de estudios en procura de una reposición. Nadie mejor que el educando para juzgar la conducta y la capacidad intelectual del educador. 

Cargar más