Artículos por Autor “Jesús Ruiz Nestosa”

  • 24-11-2017

    La literatura fue su bálsamo

    SALAMANCA. La literatura fue su bálsamo, su refugio, su descanso, su defensa, su alegría, su protectora. No fue un adorno ni un capricho ni una pose. Fue un soplo de vitalidad y el sustento indispensable para superar momentos en los que muchos nos dejaríamos arrastrar por la desesperación. Ese era Rubén Darío Ávalos, un chico paraguayo, a punto de cumplir trece años (nació en Encarnación en 2004), que acaba de fallecer en Sevilla (España) a causa de una “enfermedad rara” que afecta a un niño entre doscientos mil. Se llama histiocitiosis, una disfunción del sistema inmunológico que provoca la formación de tumores en diferentes órganos del cuerpo. Se sabe muy poco de ella y como es una enfermedad “rara“, es decir, que se da en tan poca gente, no hay muchos estudios sobre ella y los laboratorios no investigan para la creación de medicinas porque no es rentable.

  • 20-11-2017

    Después de 50 años

    SALAMANCA. Es sorprendente cómo se pueden recordar ciertos sonidos; no digo los de una canción donde funcionan muchos elementos que nos ayudan a poder hacerlo. Me refiero a sonidos aislados que, en un momento dado, y por diferentes motivos, formaron parte de nuestra vida. Eso me sucedió al leer que el reloj de la iglesia de La Encarnación estaba dando de nuevo las horas con sus campanadas. Las escuché nítidamente: son dos sonidos: primero los que dan el cuarto de hora, la media y los tres cuartos. Luego, las que dan la hora fija. Por lo menos no las escuché durante cincuenta años, pero sí formaron parte de todos esos años que viví en aquel barrio y el sonido de las horas formaba parte de nuestra rutina diaria. 

  • 19-11-2017

    «Son los portugueses como gorriones de suelo»

    Como expone en una carta de noviembre de 1755 el padre Escandón, entre los efectos del Tratado de 1750 estaba el desalojo de siete pueblos de las reducciones, con un éxodo de más de treinta mil personas

  • 17-11-2017

    ¿Libertad de expresión o de insulto?

    SALAMANCA. Desde hace algún tiempo vengo sosteniendo la idea que Internet, exceptuando esos pocos momentos en que se convierte en una herramienta de un incuestionable valor, en la mayoría de los casos ha venido a incentivar la inmadurez, el resentimiento y la irresponsabilidad que nos rodean por todas partes. Lo que antes se escribía en las paredes de los baños públicos, ahora se hace en una pantalla luminosa lo que nos ofrece un sentimiento de superioridad. Lo que antes se reducía al pequeño círculo de ciudadanos que acudían a tal o cual baño público, ahora se ha multiplicado por varios miles ya que esa pantalla luminosa se ha introducido en nuestra intimidad.

  • 14-11-2017

    La historia no ha finalizado

    SALAMANCA. El politólogo norteamericano de origen japonés Francis Fukuyama (Chicago, 1952) afirma en su libro “El fin de la historia y el último hombre”, aparecido en 1992, que la historia ha llegado a su fin. Dice que la historia, como lucha de ideologías, ha concluido en un mundo con democracias liberales que se impusieron al final de la Guerra Fría. Viendo el rumbo que van tomando las cosas, es posible que el señor Fukuyama se haya apresurado en dar su vaticinio. La historia no ha terminado, por lo menos hasta el momento, sino que continua y al parecer continuará por un buen tiempo todavía.

  • 10-11-2017

    Fue en octubre o sea noviembre

    SALAMANCA. La tan mentada revolución del 17 de octubre en realidad fue en noviembre y el pretendido equívoco se debe a la diferencia de calendarios utilizados. Así podemos tener dos recordaciones. Pues sea en un mes o en otro, este año se conmemora el centenario de una revolución que marcó toda la historia del siglo XX más con sus sombras que con sus luces. Es explicable que la historiadora rusa Mira Milosevich haya escrito en la revista española “Claves”: “La cuestión clave no es por qué se produjo el colapso del sistema soviético, sino cómo fue posible que perdurara más de setenta años”.

  • 07-11-2017

    ¡No! ¡La guillotina!

    SALAMANCA. No soy abogado, aunque estuve a punto de serlo si no fuera por el enorme desencanto por el espectáculo que ofrecía –y sigue ofreciendo– la administración de la justicia. Si mal no recuerdo, en alguna parte leí que la pena tiene que estar acorde con la gravedad, o levedad, del delito. Y si no es así, me parece una buena idea. En vista de ello, me parece tremendamente desproporcional lo que intentan algunos diputados de castigar a quienes no voten en las próximas elecciones. En estos casos es cuando uno está tentado a preguntarse: ¿no tendrán cosas más importantes de qué ocuparse?

Cargar más