Artículos por Autor “Jorge Rubiani”

  • 07-04-2018

    ACOSTA ÑU de las torres eléctricas

    El 18 de marzo de 2015, se promulgó la Ley para conmemorar el “Sesquicentenario de la Epopeya Nacional” (Nov. 11-14/Mar. 1-20), “...como homenaje de la nación paraguaya al heroísmo y sacrificio del pueblo en armas durante la Guerra contra la Triple Alianza”. Así reza el documento que integra a varias Secretarías de Estado e Instituciones de Gobierno para el propósito. Pasaron más de tres años desde su creación y se ha hecho poco y nada del cometido pues nuestros sitios históricos siguen tan descuidados e ignorados como siempre. Y aún el Panteón de los Héroes se ha mantenido “en reparaciones” en el tiempo hasta ahora previsto para la conmemoración.

  • 05-04-2018

    Cuartel de la Derrota

    La Constituyente del 92 condenó la extinción de nuestras últimas extensiones boscosas al sancionar la penalización de los “latifundios improductivos”. Porque ante una medida llena de efectismo como insensatez, la reacción de los propietarios fue igualmente simple e insensata: la tala de miles de hectáreas de bosques para que se evadieran de la categoría de “improductivos”.

  • 15-03-2018

    Sobre héroes y olvidos (II)

    Finalizada la guerra del Paraguay contra la Triple Alianza (1864/1870), los paraguayos empezamos a hostilizarnos por lo que hicimos o dejamos de hacer durante el conflicto. Y con la pretensión de olvidar nuestras miserias y dolores, inauguramos entonces las discusiones sobre la figura del mariscal López. Para atacarlo o defenderlo; para adjudicarle las culpas de lo ocurrido o para elevarlo hasta los altares de la gloria. Aún lo hacemos, pero aquellas actitudes fueron –en su mayoría– intentos por desalojar viejas broncas o ejercer tardías lealtades. Nadie pudo percatarse en aquellos momentos que nuestras penurias no habían terminado. Que el ¡muero con mi patria! que resonó en Cerro kora solamente acalló el fragor de las armas para que la guerra continuase de muchas formas, hasta que cualquier vestigio de distinción que pudiera propiciar la redención del Paraguay hubiesen terminado. Porque desde entonces se contaminaría su historia, se proscribiría su lengua autóctona y se pondría en entredicho todo lo que sostuviera el orgullo nacional, malherido por el resultado de la contienda. Los vencedores pensaron que exterminado el ejército de López y anulada la voluntad de resistencia del pueblo paraguayo, no se admitiría otra razón que no fuera la que ellos impusieran: “tratados” de límites, “deudas de guerra“, gobiernos “convenientes” y rapiña generalizada.

  • 14-03-2018

    Sobre héroes y olvidos (I)

    La patria ESTÁ donde están los vivos. La patria ES donde están sus muertos...! - Josefina Plá. España, 1903/Paraguay, 1999.

  • 21-02-2018

    Asunción es un tugurio - III

    Desde la sociedad que fuimos antes de la llegada de los europeos, los paraguaygua nos confiamos a los designios de la naturaleza. Es que en aquel tiempo y en las soledades del trópico no necesitábamos de leyes. Cuando nos la impusieron, aquello fue un atentado a nuestro “fatalismo indígena” y la mayoría la consideramos de muy eventual utilidad. Desde autoridades a pueblo, pues si alguno de nuestra grey fuera pillado en falta, respondía con inocente picardía ¿che pio? ...aunque a leguas de distancia no hubiera nadie más que él. Pero aún organizados y democráticos, seguimos con el síndrome y los que nos gobernaron fueron tan “fatalistas” como nosotros. Pues de displicentes e imprevisores pasaron a engrosar también las filas de la corrupción. De manera que si sorprendidos “in fraganti” en algo impropio, reaccionarán con el ¿che pio? correspondiente. Con altas dosis de cinismo porque el muy pillo sabe que le protegerán fueros, amigos correligionarios, testigos falsos, abogados chicaneros y una perversa cofradía de jueces que los absolverán de culpa y pena. Es que del escenario agropecuario y forestal de los tiempos idos, a la alfombra roja de la civilización “occidental y cristiana”, sigue fallando el Plan. La Ley sólo es para los demás. Porque de la misma manera que los paraguayos somos condescendientes con el malevo, no respetamos el orden, la puntualidad y seguimos pensando que somos el último indígena de la selva, sin nada y nadie que respetar.

  • 18-02-2018

    Asunción es un tugurio - II

    La tugurización de Asunción avanzó con la idea de que el “progreso” -como en las épocas del dictador Alfredo Stroessner- significaba “hacer obras”. Construir cualquier cosa que a la postre significó solo “el progreso económico” de quienes la hicieran: mercados de abasto, calles pavimentadas o edificios municipales de cualquier envergadura, que se encuentran hoy en estado de colapso. Sin mantenimiento, inseguros, ruinosos y sucios. Como el resto de la ciudad.

  • 17-02-2018

    Asunción es un tugurio

    Tugurio es un espacio urbano abandonado, sucio, contaminado, en el que sus habitantes conviven con una serie de problemas derivados del hacinamiento, el desorden y la falta de controles.

Cargar más