Artículos por Autor “Pedro Gómez Silgueira”

  • 26-02-2017

    Carnaval de baldazos y globitos

    En la aldeana Asunción de los años setenta el carnaval se vivía en cada rincón de la ciudad. Desde el pordiosero hasta las damas más coquetas terminaban empapados de un baldazo de agua o con los globitos cargados que salían de cualquier parte. Era un juego travieso que invitaba a participar... Todo estuvo bien, hasta que los excesos y las patotas de desubicados acabaron con la algarabía.

  • 26-02-2017

    Abejas africanizadas

    Las plagas de Asunción VI. Cada tanto un enjambre de abejas genera una batahola en cualquier punto del país. La Capital no es la excepción.

  • 19-02-2017

    El fastidio del mbarigui

    Las plagas de Asunción V. “Que piquen los mosquitos, que pique el mbarigui, nosotros igual hacemos un sarambi...” Si bien el estribillo de hinchadas en intercolegiales de antaño sonaba muy simpático, los mbarigui no parecen ser tan inocuos y siempre han acechado a la población asunceña y de otros lares.

  • 12-02-2017

    El mal hábito de las moscas

    Las plagas de Asunción IV. Si cae una mosca en la sopa es como para asquearse y estar en alerta.

  • 05-02-2017

    El imperio de las alimañas

    Las plagas de Asunción III. La palabra alimaña cobró forma en el castellano en el año 1300 y fue tomada del latín “animalia” que significa “animales”. En el español fue usado en los siglos XIII al XVI como “bestia”. Por lo menos esto es lo que dice el Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana de Joan Corominas.

  • 29-01-2017

    El acecho de los vampiros

    Las plagas de Asunción II. El domingo pasado abordábamos el tema de las plagas que acecharon históricamente a la ciudad de Asunción empezando por la invasión de langostas, el poder destructor de las termitas, los depredadores ysaú y la proliferación de ratas. Hoy toca hablar de otra temible plaga que asoló la Capital en varias épocas y aún revolotea en noches de luna llena. Y también... a plena luz del día.

  • 22-01-2017

    Las plagas de Asunción

    Desde su misma fundación, la Madre de Ciudades debió soportar innumerables calamidades y lidiar con cuanta plaga podría aparecer. Tal era el acecho que lleva a suponer que aquello habrá sido como luchar contra las bíblicas plagas de Egipto, sobre todo cuando ocurrió la primera gran calamidad; una invasión de langostas.

Cargar más