“Askarel”

Posteado por Carlos Riquelme el 28-10-2015

El pasado miércoles 14 de octubre se vivió horas de altas temperaturas en la subestación de la ANDE, ubicado en el distrito de San Lorenzo. Para muchos en esas horas se trataba de un incendio más, hasta que pasadas las horas se comunicó que el fuego no había llegado al depósito donde estaba almacenado el temido “askarel”, usado para refrigerar los transformadores.

Al comienzo del incendio y conforme se propagaba las llamas, se temió un desastre sin precedentes, ya que se dijo que los artefactos aún contenían una sustancia altamente tóxica y hasta cancerígena, conocida como “askarel”, pero los bomberos confirmaron después que el fuego no llegó al depósito en el que estaba almacenado el peligroso químico, pero de todas maneras el fuego fue capaz de consumir unos 20 mil transformadores, aunque en desuso, representa siempre costos: humanos (personas que han estado expuestos a las llamas y principalmente aquellas que han inhalado el humo), materiales-económicos y ambientales.

El “askarel” es un aceite oscuro, similar al aceite quemado del motor de auto. Se caracteriza por no ser flamable y poseer hasta un 70% de “bifeniloploriclorado” (PCB), que es utilizado como aislante o refrigerante en los transformadores y equipos eléctricos debido a su resistencia a temperaturas extremas tanto altas como bajas sin cambiar su estado físico. Por el gran potencial tóxico y contaminante que siempre posee, es altamente peligroso y carcinógeno.

Los “policlorobifenilo”, o “bifenilospoliclorados”, cuyas siglas son PCB o DPC, fueron sintetizados (proceso por el cual se producen compuestos químicos), por primera vez en la década de 1880. Antes de que esto sucediera, el enfriamiento de los transformadores se lograba con aceite mineral. Este líquido tenía la ventaja de ser menos denso que el agua, buen conductor del calor aislante y biodegradable pero tenía riesgos de combustibilidad y explosión. Después de una serie de experimentos se descubrió, que si se introducía cloro a las partículas de benceno, desaparecía la combustibilidad del aceite y entonces podía ser usado como fluido dieléctrico resistente al fuego. Fue así como surgieron los PCB's, que se comercializaron para ser usados en transformadores y capacitores.

Especialistas de la salud explican que el PCB forma parte de los llamados “Contaminantes Orgánicos Persistentes” (COP's), es decir compuestos que por sus características fisicoquímicas, resisten en grado variable la degradación fotoquímica, química y bioquímica lo que causa que su vida media sea elevada y por tanto su efecto contaminante perdure como peligroso.

La mayoría de los COP's han sido restringidos en varios países, sobre todo los industrializados y en otros se siguen usando, y/o no hay control sobre ellos. Sus efectos biológicos adversos pueden ocurrir a corto y largo plazo. En los seres humanos están relacionados con una exposición directa (ocupacional o ambiental) o indirecta, de origen ambiental. Por su persistencia y movilidad, no disminuye su concentración, aunque cese o disminuya su producción.

Cuando los COP's han entrado al ambiente, tienden a bioconcentrarse en los seres vivos y a bioacumularse a través del tiempo; se distribuyen con facilidad y pueden encontrarse en forma de gases, adheridos a partículas de polvo, sedimentos, suelos, superficie de plantas e incluso agua y lluvia.Los COP's, reúnen todos los criterios de peligrosidad y de riesgo. Entre los efectos adversos conocidos en casos de animales, se encuentran los que inducen a las fallas reproductivas, aumento en la mortalidad, deformaciones.En los seres humanos los COP's pueden ser causa de disfunciones inmunitarias, neurológicas, reproductivas, alteraciones hormonales y del desarrollo, trastornos neuroconductuales y cáncer. Estos compuestos atraviesan la placenta y contaminan la leche materna.

Curiosamente la única forma que se conoce de deshacerse de los PCB's es incinerándolos a temperaturas de hasta 1500 o 1600 grados y los únicos países que cuentan con incineradores para estos compuestos están en Europa.

Entre los antecedentes sobre daños a la salud provocados por el mal manejo de los PCB's, se pueden mencionar:En 1968, se contaminó con PCB's, el aceite de arroz de una fábrica industrializadora de alimentos, en Japón, y fue debido a la fuga de este compuesto tóxico, que se presentó en un intercambiador de calor. Las consecuencias fueron desastrosas, pues más de 1200 personas consumieron ese aceite y sufrieron diversos daños a la salud. Entre los síntomas inmediatos se reportaron: cambios en la pigmentación de la piel, mareos, dolor y debilidad en las extremidades, malestares gastrointestinales y trastornos en la reproducción.

Consulta bibliográfica: PÉREZ V. F. 2004. Lo que usted debe saber sobre askarel. Consultado 19.10.2015. Disponible en http://www.estrucplan.com.ar/articulos/verarticulo.asp?IDArticulo=729

 

Reportar error

Enviar a un amigo