Con un título universitario

Posteado por Mirtha González Schinini el 30-11-2016

La misa de graduación de los jóvenes universitarios de la Facultad de Filosofía, de la Universidad Nacional de Asunción congregó a gran parte de los que reciben su título de licenciados en Ciencias de la Comunicación, psicología, que a su vez se divide en doctorado, clínica, comunitaria, educacional, laboral, jurídica y forense; otras carreras son lengua guaraní, trabajo social y ciencias de la educación.

/ Gentileza

Elegir una profesión, proponerse llegar a la universidad, transitar esos años y recibir un título universitario es un acontecimiento para las familias, para el estamento educativo, y una proeza individual. Son tantos los escollos que hay que superar, miedos a vencer y conseguir cada día esas monedas para el pasaje, adquirir libros, asistir a congresos, invertir el tiempo en leer, asistir a clases, reunirse con los compañeros. Dedicarse con todo lo que facilita hoy la tecnología es un trabajo arduo, de voluntad, de renuncias a la diversión y enfoque a la investigación.

Me emocioné y retrocedí a mis comienzos en la universidad, en que tenía tantas ilusiones y esperanzas, así como estos jóvenes de mi patria que hoy culminan un gran esfuerzo y toman en sus manos un título universitario. Son 157 graduados que darán brillo a su nombre, a su entorno familiar, a su comunidad. Debieron hacerlo un año atrás, pero por UNA no te calles, la defensa de tesis y entrega de títulos se pospuso para este momento inefable.

En esta historia que comienza ahora no estarán ausentes las barreras, los muros, los tropiezos. La vida es una interminable lista de ingratitudes e injusticias, aún así no tengan miedo, el mundo es de ustedes. Juventud hermosa de mi país te mereces todo lo mejor, permitite soñar y dar un paso a la vez. Las luces de los faros siempre brillan en un mar oscuro, y aunque habrá ocasiones en que tendrás que decidir: lo más fácil y rápido o el camino real, ese que aunque parezca interminable es el que te brindará satisfacciones. ¿Serás rico y famoso? ¿Inventarás algo o influirás en tu generación? No lo sabemos, mientras que dure la travesía de tu vida concentrate en hacer las cosas como deben ser. No te dejes embaucar por aquellos delincuentes que prefieren la plata fácil, la mancha en sus nombres, la verguenza.

En este momento estamos orgullosos y felices, estudiaron en la Universidad Nacional de Asunción y vencieron, culminaron lo que se propusieron. Quizás ahora van a perfeccionarse, hacer un postgrado, una maestría o se tomarán un año sabático para buscar empleo. No se cansen de estudiar y tener la ambición del conocimiento, tienen un compromiso con el país y la sociedad. Hagan lo mejor que puedan, por imposible que parezca, no existe razón para que no logren lo que se propongan. Felicidades a Rocio Macarena y a David, que son parte de esta promoción, ¡qué hermosa es la juventud del Paraguay!  

 

Reportar error

Enviar a un amigo