El silencio de Calé

Posteado por Edwin Britez el 11-05-2017

Carlos Arroyo escribe en El País, que aprendió de su mejor profesor que pocas cosas son comparables con la emoción intelectual de ver cómo aprende un alumno. “Vivir el momento en que sus pupilas se agrandan cuando su mente se enriquece gracias a tí es indescriptible”. Además, cuando un exalumno “llega a establecer contigo una discusión de igual a igual, o incluso llegara a superarte”.

“No hay nada igual -agrega- ver cómo un estudiante te deja atrás gracias justamente a lo que aprendió contigo es tu Premio Nobel como profesor. Un solo caso justifica muchos años de esfuerzo y sinsabores”.

¿Ustedes están pensando igual que yo?. De que Calé está disfrutando de su Premio Nobel, ¿o está sufriendo -y eso explica su silencio- porque el alumno está resultando mejor que el profesor?

Años atrás pasó la mano a Horacio y éste aprendió con él a invertir en política adquiriendo para ello acciones en la ANR, para lo cual fue necesario que el maestro lograra obediencia debida de una convención.

La historia no registra si Calé disfrutó el momento en que a Cartes se le agrandan las pupilas al escuchar que puede ser presidente y la forma sencilla en que lo explica el profesor de cómo hacerlo. Pero sí registra que se enriqueció la mente del alumno con todo lo aprendido.

En la siguiente convención, el alumno ya discutió con el profesor y consiguió hacerlo callar, además de obligarlo a abandonar el movimiento que se fundó entre él y el profe con la sigla de su nombre.

Ahora el alumno, que ya no requiere de tutor alguno, nombra él solo al candidato a quien enseña desde cómo usar pañuelo hasta cómo convencer a la masa societaria de una asociación enemiga a la cual pertenecía su retoño.

HC está demostrando a su profesor que ya no es necesario alquilar un partido, sino renovar el contrato, y que tal como sucedió con él, la tradición y la militancia pueden continuar bien guardados en los estantes de la vetusta asociación de hombres libres, a la cual le cuesta cada vez más conseguir rostros frescos y nuevos bríos.

 

Reportar error

Enviar a un amigo