Un sentimiento latente

Posteado por Edwin Britez el 06-07-2017

No estoy muy seguro de si es una impresión o una sensación, pero de lo que sí estoy absolutamente seguro es que no se trata de nada científico, pero algo me dice que se está gestando en la conciencia ciudadana un sentimiento de no permitir más un avance del cartismo, que se puede reflejar en las próximas elecciones (internas y generales) con un rechazo que puede ser selectivo, no necesariamente generalizado.

Para que pueda afirmarlo tendría que acceder mínimamente a una o unas encuestas que me puedan ofrecer resultados y tendencias. Hasta el momento solo escucho rumores (dice que...)

La sensación -ese estímulo que se alimenta de lo que recogen los sentidos del mundo exterior- me dice que los datos son incompletos, parciales, sesgados y hasta contradictorios y desconexos como para llegar a una conclusión firme, pero la impresión que me provocan los mismos dice que existe algo en la mente de cada ciudadano o en la opinión pública que no sabe aún a quién/es apoyar, pero sí ya pensando a quiénes no.

¿Cuáles son mis indicios, indicadores, elementos, datos o como se los quiera llamar para llegar a esa conclusión?.

- Demasiados llamadores profesionales o perfiles falsos comprados tratando de instalar el relato oficial, a lo que se suma la actitud de abroquelarse corporativamente en el anillo de poder.

- Demasiadas candidaturas dispersas anunciadas para entrar a competir, aún sin saber ni entender mucho de política.

- Mucha firmeza ciudadana en rebatir los intentos oficiales de continuar mintiendo a la gente.

- Mucha duda en con respecto a la discrecionalidad con respecto a endeudamiento, contratos directos y la mezcla del manejo de empresa con el Estado, lo que antes era partido/Estado.

- Miedo a lo que el cartismo es capaz con tal de mantenerse en el poder e incertidumbre de lo que puede hacer en un eventual próximo período presidencial fuera del Estado de derecho y del orden constitucional.

En suma: una actitud positiva hacia la defensa de la democracia. (¿Será posible en medio de un mar de clientelismo y compra de conciencia?).

Dije que era una sensación o una impresión. Ahora pienso que se trata de una impresión nada más, pariente de la intuición o de la famosa corazonada, algo a la cual recurrimos cuando no disponemos de encuestas o carecemos de título de adivinos. Solo el tiempo lo dirá, o sea jahecháta hina.

 

Reportar error

Enviar a un amigo