Adiós, don Luis

Posteado por Juan Cálcena Ramírez el 04-03-2013

La partida de Luis Cubilla recuerda su vital importancia en el fútbol paraguayo. Se fue una leyenda del deporte rey.

Luis Cubilla nació muchísimos años antes que yo, pero crecí con él. Mi papá me llevaba a los partidos de Olimpia desde chico y siempre lo veía a Cubilla impecablemente trajeado con sus mocasines sin medias. Pronto me enteré que era una cábala suya, además de no vestir jamás con el color verde.

Don Luis se murió ayer y como dicen muchos acongojados lectores, se fue a cuidar las estrellas que ganó. Estoy triste a pesar de nunca haber conocido en persona al “Negro”. Prefiero quedarme con su leyenda por siempre.

La historia me cuenta que en la primera final de la Copa Libertadores, en el año 1960, don Luis Cubilla marcó el gol que arruinó el festejo al Franjeado. Peñarol venía de ganar 1-0 en el Centenario con gol de Alberto Spencer y en Sajonia se jugaba la revancha. Hipólito Recalde marcó el empate global a 1 en el primer tiempo del juego, pero Cubilla marcó a los 83’ y amargó al entonces “Expreso Decano”.

Poco se iban a imaginar que Luis Alberto Cubilla Almeida iba a compensar ese trofeo y mucho más 19 años después y frente a Boca Juniors. Fue el primer trofeo internacional de un club paraguayo.

“Nadie recuerda la segunda”, dijo el extécnico alguna vez, con sus millones de anécdotas. Pero Cubilla también le dio a Olimpia su segunda Libertadores en el 90.

En el 2003, un periodista de Fox Sports dijo que Cubilla ya estaba desfasado y que los esquemas tácticos que usaba eran obsoletos antes del juego frente a San Lorenzo, en los Estados Unidos, por la Recopa Sudamericana. Don Luis les tapó la boca a todos con una presentación impecable del Olimpia, que venció por 2-0 al “Cuervo” argentino y se llevó, como quien no quiere la cosa, otro trofeo internacional.

Anoche no se fue un jugador o un técnico, se fue una leyenda. Y no lo digo por ser hincha de Olimpia, porque don Luis fue respetado por todos. Dirigió a sus mayores rivales como Cerro Porteño y Libertad. Extrañamente, por lo menos para mí, no pareció una ‘traición’ a la franja.

Yo no conocí a Luis Cubilla. Pero gran parte de mi amor al fútbol es por él.

Hasta pronto, “Negro”. 

 

Reportar error

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar