Kamba’í: patrimonio vivo poco valorado

Posteado por Elvira Olmedo Zorrilla el 11-03-2017

Efrén Cirilo Echeverría Sosa, más conocido artísticamente como “Kambaí” cumplió 85 años, el 4 de marzo pasado. El destacado artista recibió la distinción “Tesoro Viviente de la Humanidad” de la Unesco. Pidió al Parlamento que le aumente la pensión para poder vivir dignamente, y le negaron.   

/ ABC Color

“Amo mi primera guitarra con la que grabé mis primeras composiciones. Y cuando puse a la venta una de ellas, por una confusión me separé de la que considero una reliquia y está expuesta en el Cabildo de Asunción. Pero la verdad es que entraño a mi compañera de tantos buenos momentos artísticos, en las giras realizadas en todo el país, pero en ese momento no tenía otra salida”, resaltó Don Efrén quien se vio obligado a vender, una de sus tres guitarras propias, por siete millones de guaraníes, para la compra de sus medicamentos y la de su esposa.

Su hija Cecilia que cuida de sus padres le vistió al artista con una camisa de ao poí blanco, bordado con los colores de la bandera paraguaya para la ocasión.

Entre charlas y recuerdos resaltó que su estilo único de rasgueo y punteo simultáneo surgió de la necesidad de actuar solo, y como producto de la admiración hacia los grandes concertistas de guitarra como Cayo Sila Godoy y Felipe Sosa.

Recordó que cuando tenía nueve años, un vecino, Eusebio Cantero, le enseñó los primeros acordes en la guitarra y tuvo que trabajar mucho para comprar su primera guitarra. La afinación le enseñó su hermano Catalino Echeverría, quien vio que un músico tocaba así en Puerto Casado, Chaco paraguayo, donde trabajaba produciendo tanino.

“Catalino se grabó el sonido y me explicó, y al practicar la afinación me gustó, y no olvidé nunca más”, manifestó a la vez de explicar que la afinación de su guitarra para tocar sus temas en la serenatas de su pueblo natal, San Pedro, la hace en sol mayor, lo que significa que en las tres primeras cuerdas y en las bordonas afina en esta nota con el respectivo acorde.

Con sus composiciones peculiares y su manera de puntear y rasguear la guitarra en forma simultánea, en la década del 70 participaba de los festivales musicales y la televisión.

“Mi gran deseo es que los jóvenes guitarristas de nuestro país sigan mi estilo y hay muchos interesados, pero debido a la crisis económica no pueden pagar el curso que realizo en mi casa. Las destacadas artistas Berta Rojas y María Luz Bobadilla lo intentaron, pero después abandonaron, porque les costaba mucho aprenderlo”, recordó el genio de la guitarra y resaltó que también enseñó al compatriota reconocido a nivel internacional, Juan Cancio Barreto.

“Kamba’i Echeverría”, un innovador de la técnica denominada “afinación transportado” porque al mismo tiempo puntea y rasguea, recibió la distinción “Tesoro viviente de la humanidad”, otorgada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en el 2007, por su gran aporte artístico.

Recordó que el destacado concertista de guitarra inglés John Williams, cuando estuvo en Paraguay, en 1994, en el Centro Paraguayo-Japonés, se asombró al escuchar interpretar la guitarra y quería saber cómo hacía para puntear y acompañarse al mismo tiempo.

 

Estilo peculiar Kambaí aprendió a dominar su ingenioso estilo, imitando en sus composiciones el cacareo de la gallina: “Ryguasu kokore” y remedando la renquera del perro en su música: “Jagua’i karê”. Estas y otras composiciones le valieron gran popularidad en los festivales, recorriendo el país.

 

“Perdí una pierna en el 2005, pero mis dedos, andan muy bien”, dijo Don Efrén que tiene un by pass coronario desde el 2004. Y reflexionó: “Dios me dio la gracia de conservar mis dedos en buenas condiciones para seguir con mi arte”, e interrumpió la charla para pedir que le pasen, su guitarra ubicada en una de las sillas de la sala donde realizamos la entrevista. Y nos deleitó con las dos composiciones más conocidas de su rico repertorio: “Ryguasu kokore” y “Jagua’i karê”.

Tesoro vivo Efrén Echeverría nació el 4 de marzo de 1932, en Lima, departamento de San Pedro. Está casado hace más de 50 años con Magdalena, más conocida como ña Rubia, de cabellera rubia y de hermosos ojos azules. Es padre de cinco hijos. Cecilia, vive con ellos y les cuida con mucho amor, según precisó. Y no pudo precisar, si tiene 15 o más nietos.

El compositor, maestro y arreglador fue declarado en el año 2007 como “Tesoro viviente de la humanidad. Tocó con el gran maestro de guitarra Cayo Sila Godoy. Viajó a Argentina, Brasil, Francia y España y por todo el territorio nacional.

Durante la visita a Don Efrén apreciamos en la sala de su humilde residencia, las fotos de sus actuaciones por todo el territorio de la República, además de varias distinciones y reconocimientos, y entre ellos resaltan el de “Tesoro viviente de la humanidad”, Maestro del arte y la cultura de Autores Paraguayos Asociados, Hijo dilecto de la Municipalidad de Asunción, etc. Parlamento Mujeres, Festival de Takuare’ê. Sin embargo, la compañera de vida del artista, lamenta que con varias distinciones, no tenga muchas veces para comprar sus medicamentos, ni para pagar sus consultas médicas. Y como artista no tenga seguro del Instituto de Previsión Social (IPS). Y que la pensión graciable de G. 3.000.000 no le alcance para vivir dignamente y le hayan negado el pedido de aumento, en el Parlamento, reiteradamente.

Kamba’i Echeverría necesita un homenaje no solo de papeles. Es justo brindarle un homenaje en vida. Necesita de la solidaridad del público al que él tanto agradó con su aporte artístico, ya que las autoridades nacionales les niegan una pensión justa. Kambaí Echeverría a sus 85 años, sigue afrendando su arte y procura llevar una vida digna con su trabajo. Quienes deseen contratarlo pueden llamar a los teléfonos (0981) 60 10 28 y al 640.743”.

 

 

 

Reportar error

Enviar a un amigo