Nada bueno que esperar de un cuestionado exfiscal

Posteado por Sandra López el 24-04-2017

El paraguayo tiene la memoria corta es la frase popular que se escucha cuando una figura pública comete algún error o se le pilla en acto raro o ilícito.

Al exfiscal adjunto de Alto Paraná, actual titular de la Cámara de Diputados, Hugo Velázquez, devenido a político colorado, calza como anillo dedo, puesto que ya nadie se acuerda de sus actuaciones irregulares cuando era representante del Ministerio Público hace unos 15 años atrás. Se le acusaba de ser el recaudador de los mandamases de turno, de amparar a contrabandistas, permitir rapiñaje de los depósitos de la fiscalía, blanqueo de imputados como el exsenador colorado Amado Yambay que cayó coimeando en un caso de expropiación de tierras, entre otros.

Por esto no tiene que extrañar a nadie que apoye como varios otros legisladores la modificación de la Constitución Nacional, para permitir la reelección presidencial vía enmienda, pese a que la misma establece que su cambio debe ser mediante la reforma.

El criticado exagente fiscal, ahora diputado de dudosa actuación, el jueves pasado, como ya todos vaticinaban, dio entrada al proyecto de enmienda mau aprobado durante una sesión trucha del Senado el convulsionado viernes 31 de marzo. Según otros legisladores, el proyecto se debió rechazar teniendo en cuenta que firmó Julio César Velázquez como presidente del Congreso no siendo el titular.
Es fácil, hasta normal que un político como el senador colorado Bernardo Villalba y la senadora colorada Mirtha Gusinky o el senador liberal Fernando Silva Facetti quieran hacer creer a la ciudadanía que se pueden torcer las leyes y la propia Carta Magna cuando la política así lo requiere. Pero se torna lamentable cuando lo hace un exagente del Ministerio Público, nada menos que un exrepresentante de la sociedad de cuya actuación dependía el castigo de las personas que infringían las leyes.

La actuación de Hugo Velázquez no hace más que demostrarnos, e inclusive confirmar, la veracidad de las denuncias de corrupción en su contra, que nunca fueron investigadas. Ni siquiera le invesigaron por enriquecimiento ilegítimo. De su rosca mafiosa en Ciudad del Este la única investigada fue la entonces fiscal Basilisa Vázquez. Basta con ingresar a los archivos de los diarios para conocer la oscura actuación en fiscalía del actual titular de la Honorable Cámara de Diputados, que el jueves consumó la violación del reglamento del Congreso y de nuestra Constitución Nacional.

La aplicación de la Constitución y las leyes por el Ministerio Público debe ser igual en cualquier instancia, más aún en el Congreso Nacional donde nacen todas las leyes. Pero Hugo Velázquez al parecer, la aplica de acuerdo a la cara del cliente y sus propios intereses.

No debemos olvidar que él, así como los senadores Lilian Samaniego, Juan Dario Monges y otros tantos ocupan un escaño en el Congreso mediante la famosa lista sábana, que no da oportunidad a los ciudadanos de tener otras opciones para elegir a sus verdaderos representantes.

Y así, Velázquez, antes que rechazar un proyecto trucho e inconstitucional insiste como el resto de los rufianes de la política: “Que la gente decida”, con el único propósito de seguir prendido a su zoquete.

 

Reportar error

Enviar a un amigo