Los voluntarios son una enorme fuerza de cambio

Posteado por WWF - Paraguay el 22-06-2017

La principal oportunidad que tenemos para alcanzar el país que soñamos está en los jóvenes. Hace 17 años WWF tiene una oficina en Paraguay y durante este tiempo la fuerza del voluntariado nos ayudó a alcanzar muchas metas y nos inspiró a seguir apostando con más fuerza por este valioso grupo que invierte su tiempo para abrazar apasionadamente una causa.

/ WWF - Paraguay

En WWF-Paraguay vemos al trabajo voluntario como una posición que debe ser cuidada e incentivada, para que perdure con el paso del tiempo y se convierta en una fuerza de cambio, no sólo para nuestra organización, sino para todo el país.

Dar soporte a los voluntarios es abrir una puerta a los más jóvenes, a los líderes del mañana y confiar en que lograrán inspirar a sus hijos y a las generaciones venideras. Tampoco podemos olvidarnos de los voluntarios profesionales, que tienen más años, pero con la misma pasión por servir.

Por lo expuesto WWF-Paraguay apoya el contenido de este Proyecto de Ley que Regula el Voluntariado, como lo es la conformación de un Consejo Nacional del Voluntariado que establezca mecanismos adecuados para la organización, protección y promoción de esta actividad.

WWF-Paraguay también ve plausible la creación de un Registro Único del Voluntariado ya que permitirá un mejor control de las organizaciones que requieran de voluntarios y al mismo tiempo dotará al voluntario de herramientas legales que avalen su inversión de tiempo y esfuerzos a favor de una causa.

Dentro del Proyecto de Ley que Regula el Voluntariado destacamos la importancia de las Medidas de Fomento del Voluntariado, que se encuentran en los artículos que van del 18 al 22, ya que consideramos necesario darle un estímulo constante a las valiosas actividades que realiza este grupo.

La lucha a favor del medioambiente no es solamente ambiental, también es social, económica, y cultural ya que los embates del deterioro nos afectan a todos por igual. Ante este panorama hoy vemos en nuestro país grandes desafíos y oportunidades: por un lado tenemos un sistema de implementación de leyes ambientales deficitario y no vemos un plan de recomposición o multas a quienes lo destruyen... por el otro lado está esta fuerza incipiente que reconoce la importancia de cuidar el planeta.

Por eso no hay tiempo que perder para empezar a darle las oportunidades para un futuro mejor.

 

Reportar error

Enviar a un amigo