Paraguay de 1512

Posteado por Eduardo Quintana el 18-09-2012

El pensamiento mágico y el pensamiento religioso, aunque puedan parecer inofensivos, son peligrosos en sociedades que aún no se encaminan bien en la senda del desarrollo tecnocientífico. En un momento en que se necesita más ciencia y progreso, se retrocede.

Para muchas personas en este país sudamericano, la Edad Media sigue vigente. Y es un problema grave porque no solo los políticos y gobernantes tienen pensamientos irracionales, sino la propia población. La ignorancia es un cáncer muy difícil de erradicar en Paraguay. En estos momentos, el mundo soporta la ira de los irracionales musulmanes que se manifiestan violentamente en varios países a causa de un polémico filme donde se caricaturiza a Mahoma. Esto, a dos meses de que un grupo de católicos fundamentalistas haya destruido literalmente una escuela pública en México por acusar a la educación estatal de ser obra del "diablo". 
 
El último domingo, en Irán aumentaron el monto de la recompensa por matar al escritor ateo Salman Rushdie, quien tuvo la osadía de desnudar el fundamentalismo y autoritarismo islámico en su libro "Los versos satánicos". Paraguay no está exento de la locura internacional.
Semanas atrás la discusión giró en torno a un libro de Verónika Wiens, pastora protestante, en donde se hablaba acerca de la actuación de la "justicia divina" con una familia que cometió muchos delitos. A esto se suma la amenaza de utilizar el poder estatal por parte de la familia Franco para querellar a una periodista de La Nación por las denuncias de nepotismo, y por si fuera todo esto poco, el domingo una pareja de jóvenes fue detenida por policías en San Lorenzo por besarse en público.
 
Estos hechos tienen elementos en común: el odio por la libertad individual, la defensa del autoritarismo y la vigencia del pensamiento mágico y religioso. Son pautas de comportamientos trogloditas, que en nada aportan al desarrollo de este país. La religión ya causó mucho daño a Paraguay desde sus inicios, por lo que no debe extrañarnos el actuar de la familia Wiens, que haciendo denuncias a través de las letras se escudan en un supuesto "secreto de confesión" para ocultar crímenes graves.  Por su parte, el hermano del actual presidente de la República, Yoyito Franco, quien también fuera vicepresidente, amenazó a una colega de otro medio por denunciar hechos de tráfico de influencias en la administración pública, evidenciando que el poder estatal sigue siendo una agencia de empleos a costa de los explotados contribuyentes.
 
Lo más pintoresco fue la detención ilegal de una pareja de jóvenes gays que se encontraban en la ciclovía de San Lorenzo, apresador por efectivos policiales por "besarse en público". Esto muestra la falta de preparación de los que deberían garantizar la seguridad de los "contribuyentes, en primer lugar. Por otro lado, también se pone a conocimiento público el grado de inmadurez política, social y educativa de los empleados del Ministerio del Interior, que no forman custodios adaptados a los  desafíos del siglo XXI. En Paraguay, mientras decenas de ciudadanos son asaltados, golpeados o violados, los policías arrestan a dos novios por besarse. Eso ocurrió en setiembre de 2012, no de 1512. 
 
A esto también se suma la falta de respeto total hacia la ciudadanía y a la ciencia por parte de la Cámara de Diputados, que gracias a las gestiones de Víctor Bogado, se condecoró gratuitamente al gurú indio Sri Sri Ravi Shankar, sin haber hecho aportes interesantes al Paraguay.  Una persona estafadora que dirige una organización internacional pseudocientífica no merece un reconocimiento por parte de un poder del Estado. Pero como el circo a veces se amplía, la distinción estuvo merecida. Los pares disfrutan cuando se encuentran. Escritores, científicos, pensadores, pintores, músicos, maestros de larga trayectoria y aporte invaluable son olvidados frecuentemente por las autoridades estatales.
 
Pero la historia trágica no termina allí. Católicos fundamentalistas de Paraguay, denominados "Naranjitos", también pretenden controlar la libertad de los paraguayos, promoviendo la censura a los canales de Tv que pasen "imágenes obscenas" que perturben la "moral y las buenas costumbres". Algunos incluso quieren penalizar la blasfemia en los medios paraguayos. 
 
Lamentablemente, vivimos en una sociedad que condena la libertad y enaltece la hipocresía, formamos parte de una comunidad que niega los derechos individuales, pero quiere imponer modos de vida tradicionales. Estamos rodeados de personas que se niegan a sí mismos y por ello condenan las diferencias. La ignorancia se alimenta con la vigencia del pensamiento religioso y con el autoritarismo conservador. Todo esto se combate con educación y pensamiento crítico, algo que los políticos, los religiosos y los pseudocientíficos temen. Si este país quiere ser serio y apostar al desarrollo definitivamente, debe dejar de usar un calendario de 1512 y adecuarse al tiempo en que vivimos.
 

Reportar error

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar