Tortura felina

Posteado por Pedro Gómez Silgueira el 20-02-2013

Si hasta ahora alguien dudaba de cuál es la mejor forma de torturar a los felinos -a tal punto de que terminen muriendo-, solo resta mirar la situación por la que atraviesan los animales abandonados por el Circo Osvaldo Terry.

Los pobres leones y tigres (16 en total) fueron explotados en el Circo en espectáculos que dejaban ganancias solo a los dueños, pues se nota que los animales no precisamente recibían una buena alimentación ni los cuidados adecuados.

Llevados al Zoológico de Asunción, en lugar de refugio consiguieron una cárcel, y ahora una de las felinas encontró una tumba.

Es inconcebible la forma criminal en que son tratados los animales en los circos para que luego terminen abandonados a su suerte. ¿No existen acaso leyes que los protegen? ¿Qué pasa con los Convenios Internacionales?

¿Cómo es posible que haya tanta burocracia en la Municipalidad de Asunción, en la Secretaría del Ambiente y en la Fiscalía Ambiental para definir una situación a todas luces irregular? ¿Qué les cuesta cumplir con sus obligaciones?

¿Por qué tanta benevolencia con quienes explotan a los animales y luego los abandonan? ¿Por qué hace tiempo ya no se les confiscó para darles un hábitat merecido sin tener que mantenerlos  martirizados durante dos meses, encerrados en inmundas jaulas!

Ayer ocurrió lo que nadie quería, una de las tigresas fue atacada por otra en pleno proceso de traslado a un hábitat provisorio, en el que no sufrieran tanto.

¿Ahora quiénes son los responsables? O mejor dicho ¿quiénes son más culpables: Los que torturaron a estos pobres felinos o quienes permitieron el despropósito, con su inoperancia, negligencia u omisión? 

 

Reportar error

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar