Un país sin ladrones

Posteado por Miguel Carrizosa el 06-02-2013

En Paraguay tenemos dos tipos de ladrones que nos atacan todos los días. Están los ladrones comunes, que nos apuntan con un arma en la calle y se llevan el celular y todo lo que tenemos encima en ese momento; pero también están también los ladrones de esperanzas, los que poco a poco nos roban el país que queremos.

El ladrón común entra en nuestras casas y se alza con todo lo que puede, causando grandes perjuicios a nuestro hogar y nuestra familia, y los ladrones de esperanza son los que nos están robando nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Algunos ladrones del primer grupo son atrapados y, con suerte, unos pocos terminan en la cárcel. Pero yo les desafío a ver si entre los casi 3 mil internos del penal de Tacumbú pueden ustedes encontrar algún ladrón de esperanzas, de esos que robaron y mataron nuestros más preciados sueños como Nación.

Contra los ladrones comunes siempre reaccionamos de inmediato, porque nos afecta directamente; pero contra los ladrones de esperanza lo hacemos muy poco, porque sabemos que aún si los denunciamos, es casi seguro que las autoridades no hagan nada.

¡Justicia!, es lo que clama la mayoría. Debemos acabar con la política gubernamental del “ñemo lente hû”. No debe haber más consideraciones con ellos. Ya Ovalema de ladrones de todo tipo. Vamos a barrer con los motochorros y los ladrones de guantes blancos por igual.

Somos mayoría los que estamos cansados de los ladrones metidos en la dirigencia de los partidos colorado y liberal. Ladrones como los que ahora prometen un Paraguay sin pobreza, pero cuando estaban al frente del Ministerio de Obras Públicas prometieron y pagaron la pavimentación de la Ruta 13, Caaguazú-Vaquería, y hoy esa ruta no tiene un solo metro de asfalto y por eso los pobladores de la zona la llaman la Ruta de la Mentira.

Ladrones como los que malversaron gran parte de los 400 millones de dólares del crédito chino o los que ingresaron durante décadas a través de Itaipú y Yacyretá en la sucesión de gobiernos colorados. ¿A dónde fue a parar todo ese dinero? ¡A sus bolsillos!

En Patria Querida tenemos el compromiso de ser guardianes de los sueños de todos los paraguayos. Nosotros estamos convencidos de que la mejor arma para combatir el atraso y la pobreza es dejar de robar.

No vamos a taparnos los ojos mientras nos roban las oportunidades de empleo.

No vamos a hacer oídos sordos mientras nos roban la seguridad.

No vamos a quedarnos callados mientras nos roban la salud.

No vamos a permanecer sentados mientras nos roban la educación.

El 21 de abril vamos a pasarles la factura.

¡YA OVALEMA!

 

Reportar error

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar