09 de Abril de 2011

 

Cecilio Báez fue parte de la gran generación intelectual

El doctor Cecilio Báez fue una de las cumbres intelectuales del Paraguay y como tal perteneció al llamado Novecentismo o Generación del 900, el más brillante grupo de pensadores que dio nuestro país en todos los tiempos.

Cecilio Báez fue parte de la gran generación intelectual_231721

Cecilio Báez fue parte de la gran generación intelectual_231721 / ABC Color

La biografía de Báez, contenida en el primer libro dedicado enteramente a él, aparecerá mañana domingo, con el ejemplar de ABC Color, en el marco de la Colección Protagonistas de la Historia, publicada por la Editorial El Lector. La obra pertenece al doctor en Filosofía José Manuel Silvero.   

La Generación del 900, incluido Cecilio Báez, contribuyó a preservar la identidad del Paraguay luego de la hecatombe que significó la Guerra contra la Triple Alianza.  
Esa denominación fue acuñada en 1950 por Juan Emiliano O’Leary, uno de los "novecentistas", cuyos miembros nacieron inmediatamente después de la Guerra del 70 (1864-1870).   

Según el profesor Raúl Amaral, el Dr. Gualberto Cardús Huerta (1878-1949) dejó indicado en 1922 el  segmento temporal que comprendía a los nacidos entre 1870 y 1880, "en la década de escombros" (como él la denominó) y que tocaba a la primera posguerra.

Cierta analogía

Indicaba Amaral que este movimiento guarda ciertas analogías con otros similares y de la misma época del continente y asimismo con "el 80" argentino y "el 98" español. Pero lo que debe interpretarse por "novecentismo paraguayo", agregaba el escritor y crítico, es no solo un agrupamiento de jóvenes que en el momento de su actuación pública –en la cultura o en las letras– tenían entre 18 y 25 años de edad, sino una posición de mayor validez.   

Debe recordarse que ellos ocuparon la mayoría de los espacios entre los comienzos del 900 y las vísperas de la Guerra del Chaco, de la que participaron en la defensa intelectual de la patria.   

Se presenta, además, esta generación, asociada a la española del 98 –si bien no en todos sus aspectos– al incluir a precursores inmediatos, en el caso particular de Valle Inclán y Unamuno (1864 y 1866) y en el paraguayo de López Decoud y Domínguez (1867 y 1868), respectivamente.   

Luego vienen los del 70 al 80 ya citados por Cardús Huerta, y hasta el 85, ciñéndose a términos más amplios. Pero en la realidad ese "novecentismo" domina por más de tres décadas la vida cultural paraguaya (1899-1930) y de modo especial el proceso literario. Se advierten influencias francesas, inglesas y en menor medida españolas.   

La prosa produce el esteticismo de López Decoud y el tono poemático de Domínguez, en tanto que la poesía continuará con la herencia posromántica hasta las proximidades de 1910, sin desconocer el indudable impacto modernista.   

Dos acontecimientos de importancia deben sumársele: la inauguración de la crítica por medio del ensayo de Manuel Gondra: "En torno a Rubén Darío" (1898-1899) y los inicios de la novelística naturalista representados por el libro "Ignacia", de José Rodríguez Alcalá (1905). Otro hecho de trascendencia lo constituyó la quiebra generacional producida a partir del 17 de octubre de 1902 con la polémica histórica entre Cecilio Báez y Juan E. O’Leary.   
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo