15 de Noviembre de 2017

 

Sarcasmo y humanidad

Por Sergio Ferreira

El espíritu sarcástico de Stephen Frears se expresa con ganas en “Victoria y Abbul”, una película sobre la relación que tuvo la reina Victoria (Judi Dench) con un indio llamado Abdul (Ali Fazal) y que se había mantenido oculta hasta hace muy poco tiempo. “Quise hacer una película que le gustara a Donald Trump”, dijo Frears cuando le preguntaron sobre la relevancia de una película como esta.

Karim Abdul fue uno de los dos sirvientes indios que fueron llevados a Londres para servir en la ceremonia que se organizó en el 50° aniversario de la coronación de Victoria. A la reina le llamó la atención Karim Abdul y exigió que ambos sirvientes queden en el palacio. Finalmente, nombró a Abdul como su instructor del idioma urdu y mantuvo una relación de amistad con él hasta su muerte, en 1901.

Esta relación era considerada escandalosa por los miembros de la familia real. Apenas Edward asumió el trono, exigió que se quemara cualquier carta enviada entre los dos que se encontrase en las dependencias reales.

En 2010 una periodista descubrió una extraña pista dejada en la casa de verano de Victoria, y su consecuente investigación condujo al descubrimiento de la relación de Victoria con Karim.

Como en “La Reina”, la película que realizó en 2006 sobre Isabel II y su reacción ante la muerte de la Princesa Diana en 1997, la mirada de Frears no es ácida, sino más bien humaniza a Victoria. Ella es la reina más poderosa del planeta en ese entonces y está hastiada de sus obligaciones. Abdul le devuelve ganas de vivir y le recuerda a John Brown, aquel sirviente escocés con quien también mantuvo una estrecha relación, al morir su esposo Alberto. Precisamente, Dench ya había encarnado a la reina en “Mrs. Brown” (1997), filme que trata sobre dicha relación.

Frears presenta a los personajes con sus defectos y virtudes. Así como el racismo de los miembros de la casa real es bien expresado, también el carácter adulador e ingenuo de Abdul es palpable, muy diferente al de Muhamed (Adeel Akhtar) el otro sirviente indio, para quien el viaje a Inglaterra fue una condena más que un premio.

“Victoria y Abdul” es una comedia muy humana, con muy buenas actuaciones, y una excelente reconstrucción de época. Un filme que no creemos que realmente guste a Donald Trump.

sferreira@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo