• HOY

    21°
    MIN
    25°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 21

    18°
    MIN
    25°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 22

    18°
    MIN
    26°
    MAX
     

    nubes dispersas

  • Sábado 23

    15°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Domingo 24

    14°
    MIN
    25°
    MAX
     

    cielo claro

  • Lunes 25

    15°
    MIN
    25°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.980

    venta
    G. 6.170

  • EURO 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 7.040

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.620

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

31 de Octubre de 2010

 

Un barrio festeja; una ciudad sufre

Por Victor Miranda Rojas

Para Rubio Ñu fue el reencuentro con el triunfo y para  Sportivo Luqueño, la prolongación de una racha alarmante. El 1-0 fue el premio para el mejor representante de Trinidad en la máxima categoría y un castigo para un equipo que no está a la altura de su historia.

Osvaldo Ardiles decía que "la tabla no miente". Y tiene razón. Luqueño llegaba al duelo con "diez puntos", ubicado en el último lugar de la clasificación, sumido en una crisis deportiva tremenda, mientras que Rubio Ñu atravesaba quizás por su peor momento desde su reincorporación al fútbol grande, con cinco juegos sin ganar, pero pudo hacer leña del árbol caído.

El Sportivo dependía de la corazonada del "Mucamo" Servín, que se ganó el aplauso de la escasa afición local por su entrega, sus incursiones ofensivas, sus jugadas, pero fue cambiado siendo figura por desoír las disposiciones técnicas.   

Todo estaba parejo hasta que Claudio Correa se hizo expulsar en el primer tiempo en forma infantil por un manotazo a Ramos.   

Rubio Ñu tuvo paciencia y por acumulación de méritos llegó al gol del triunfo a través de Robin Ramírez, quien aplicó la "puñalada" a un Luqueño cada vez más golpeado y que tiene un problema grave que no es de entrenador, sino de jugadores, que dan la sensación de que les da lo mismo ganar que perder y no debe ser así, porque  causan un daño tremendo al club y a sus familiares por no tener ingresos extras con los premios. Ni Copperfield inspirado en Mandrake podrá levantar al Auriazul si sus futbolistas no se ponen las pilas. Están a tiempo.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo