26 de Febrero de 2015

| URGE FORTALECIMIENTO DE LA SEPRELAD, DICEN LEGISLADORES

Bajo presupuesto para luchar contra el lavado

El presupuesto para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, de G. 9.700 millones para el ejercicio 2015, es uno de los más bajos de las secretarías que dependen del Poder Ejecutivo. El Estado destina más recursos a Turismo, Deportes y otros entes antes que al combate de estos delitos que peligran la formalización de la economía, advierten legisladores.

La Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero (Seprelad) cuenta con G. 9.700 millones para realizar las actividades que le son inherentes, como el análisis de procedimiento y cumplimiento de las leyes antilavado y financiamiento al terrorismo para este año, una de las asignaciones más bajas en comparación a lo que el Estado invierte en la promoción de otras secretarías como el Turismo (G. 41.321 millones), Deportes (G. 85.391 millones), o Juventud (G. 11.000 millones) entre otros, de acuerdo con el Presupuesto General de la Nación 2015.

Entre las tareas de la Seprelad se incluye la de vigilar el reporte de los sujetos obligados del sistema financiero (bancos, financieras, casas de cambio, cooperativas, compañías de seguro), comisión nacional de valores y no financiero, como las ONG, fundaciones, escribanías, registros públicos, juegos de azar, inmobiliarias, entre muchas otras.

Financiamiento político

Si embargo, en lo que respecta al control de la Seprelad del financiamiento político, fue muy pobre hasta ahora, justamente por carecer de las herramientas para un mejor control de los supervisados, coincidieron la senadora Desirée Masi (PDP), y el diputado Édgar Acosta (PLRA).

Cabe señalar que la modificación de la ley de Financiamiento Político cuenta con sanción en Diputados, y ahora se aguarda la resolución en la Cámara Alta.

Según Masi, la aprobación de leyes y resoluciones, sin las herramientas adecuadas no es suficiente, ya que a la hora de cumplir con sus funciones, la Seprelad está imposibilitada debido a un presupuesto muy bajo.

“Un fiscalizador que está incluso en exposición de peligro por los datos sensibles que maneja gana en promedio entre G. 3.000.000 y G. 4.000.000, por lo que se le expone fácilmente a ceder ante la presión de los supervisados”, explicó.

La Seprelad cuenta con nueve analistas y ocho supervisores para controlar a los sujetos obligados por la ley a rendir cuentas sobre la ley de prevención de lavado de activos y financiamiento al terrorismo, explicó recientemente Óscar Boidanich, titular de la institución.

Añadió que la Secretaría debe lidiar constantemente con la fuga de sus técnicos hacia el sector privado. porque estos son constantemente requeridos por el sector privado debido al nivel de preparación que tienen en las actividades relativas a los controles, así como por los bajos salarios que tienen en la Seprelad.

“Difícilmente se quedan mucho tiempo. Debe fortalecerse la institución con más recursos, a la par de fortalecer el marco regulatorio que ya está en proceso”, explicó.

Agregó que los mayores avances se dieron en los convenios de cooperación interinstitucional y el plan de estrategia nacional, que implica un mayor grado de compromiso de las instituciones públicas y privadas para colaborar en el combate de delitos como el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo