29 de Agosto de 2012

| ESTIMACIÓN DE LA COMPAÑÍA ESTADOUNIDENSE MONSANTO

Paraguay tiene potencial agrícola para agregar 8 puntos al PIB al año

Paraguay podría agregar ocho puntos porcentuales a su producto interno bruto anual ampliando su frontera agrícola e incrementando el rendimiento con la incorporación de tecnologías más actualizadas, según el líder de negocios internacionales de Monsanto, el mexicano Jesús Madrazo.

Jesús Madrazo, líder de negocios internacio- nales de Monsanto, en Chesterfield, Missouri, EE.UU.

Jesús Madrazo, líder de negocios internacio- nales de Monsanto, en Chesterfield, Missouri, EE.UU. / ABC Color

MISSOURI, Iowa, EE.UU. (Armando Rivarola, enviado especial). Pocos países tienen semejante potencial de crecimiento, dijo Madrazo a un grupo de periodistas del Cono Sur en el centro de investigación de la compañía estadounidense en Chesterfield, Missouri.

Las estimaciones se sustentan en que Paraguay tiene tierras agrícolas de alta calidad, suficientes hasta para duplicar su actual área de cultivo y un amplio margen para introducir semillas de última generación.

El país aún no ha adoptado nuevas variedades de maíz y continúa produciendo con una variedad de soja que está por quedar obsoleta, pese a lo cual sigue manteniendo niveles aceptables de rendimiento, dijo Madrazo. Con una renovación tecnológica, el país está en condiciones de dar un gran salto en muy corto plazo, agregó.

En una superficie de alrededor de tres millones de hectáreas, los productores paraguayos sacan alrededor de 12 millones de toneladas de granos por año, una cifra equivalente a dos millones de toneladas por habitante, lo cual es impresionante en términos relativos.

Sin embargo, los productores están quedándose atrás tecnológicamente en comparación con Argentina, Brasil y Uruguay, fundamentalmente debido a un retraso importante en el análisis de nuevas variedades disponibles en el mercado.

Paraguay está en la fase final de aprobación de varios eventos de semillas transgénicas de maíz, en momentos en que se espera un pico en la demanda mundial por este rubro, y sus cultivos de soja los realiza primordialmente con la primera generación de semillas Roundup Ready de Monsanto.

Adicionalmente, este gobierno ha aprobado varios eventos biotecnológicos en algodón, aunque la medida parece haberse saltado algunos pasos del marco regulatorio.

Como sea, la realidad es que en toda la región se está produciendo con opciones mucho más variadas y avanzadas. En general, allí se han respetado los estudios técnico-científicos, independientemente de la tendencia ideológico-política de los gobiernos. En Argentina, por ejemplo, el gobierno de Cristina Kirchner ha sido el que más semillas ha aprobado, incluso más que el de Carlos Menem.

Monsanto, una compañía odiada por muchas ONG, pero que invierte 1.400 millones de dólares al año en desarrollo y tecnología y que tiene trabajando a una cantidad impactante de científicos, incluidos varios premios Nobel, ha mostrado algunos de sus avances a periodistas de la región que asistirán al Farm Progress Show, la mayor feria mundial de adelantos en agricultura, que se realiza en Boone, Iowa.

Mostraron, por ejemplo, cómo están investigando con una técnica conocida como “chipping”, mediante unas máquinas desarrolladas y patentadas por la empresa. Las “chipeadoras” cortan un trocito de millones de semillas y analizan la composición genética de cada una. Así logran identificar cuáles son las más aptas y solo cultivan esas en sus campos de experimentación. El proceso les permite reducir en al menos dos años el tiempo de obtención de una nueva variedad.

Entre otras novedades interesantes, resalta la de una sembradora que puede cultivar simultáneamente distintas variedades de semillas, de acuerdo a las características del suelo. Actualmente solo se usa para investigación. En tres años creen que estará disponible para los productores. En cinco años, proyectan que podría usarse con ayuda de satélites para que la máquina reciba información y cultive la variedad y densidad que correspondan al tipo de cada superficie, y así maximizar “cada metro cuadrado del terreno”.

También se están esperando los resultados de una nueva variedad de maíz resistente a la sequía.

Todavía no ha salido al mercado, pero se han cultivado 15.000 hectáreas experimentales en 250 sitios en Estados Unidos, lo que permitirá probar dicha variedad en el terreno justo en un año en que ha habido una aguda falta de lluvias en esta parte del mundo.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo