02 de Octubre de 2010

 

Restan valor a encuesta orientada por las ONG antisoja Base Is y Alter Vida

Las supuestas intoxicaciones de unos 92 pobladores de Curuzú de Hierro debido a la fumigación del sojal de la estancia Santa Herminia no tienen credibilidad, son improbables, dice el titular de Capasagro, Ramón Sánchez.

Los resultados de la investigación realizada por Hugo Pereira sobre supuestos casos de intoxicaciones de 92 pobladores de Curuzú de Hierro, Horqueta, a causa de fumigaciones en el sojal de la estancia Santa Herminia, no tienen credibilidad porque fueron orientadas por dos organizaciones ambientalistas, radicalizadas contra la producción sojera, señaló el Ing. Agr. Ramón Sánchez, titular de la Cámara Paraguaya de Sanidad Agrícola (Capasagro).

Añadió  que existen métodos científicos para determinar la ocurrencia de intoxicaciones por plaguicidas y no son precisamente las encuestas, más aún si ya pasaron  dos años después del evento.

Agregó  que al estar impulsadas y asesoradas por las ONG Base IS (Tomás  Palau) y Alter Vida (Víctor Benítez), que están definidas anticipadamente contra el modelo de producción mecanizada, la investigación de Pereira resulta sesgada e ideologizada, poco creíble.

"Para demostrar intoxicaciones no se hacen encuestas a los afectados, se realizan inspecciones clínicas,  estudios médicos y laboratoriales, los síntomas son muy conocidos y se pueden probar", advirtió Sánchez.

Añadió que  detrás de la publicación de Pereira está  Tomás Palau, que de hecho se opone incluso  al modelo de soja responsable, que implementa con éxito la firma Desarrollo Agrícola del Paraguay (DAP).

"La postura de Palau y su gente es radical –no a la soja– y no interesa si se si hace con los cuidados ambientales y con responsabilidad social, rechazan todo el sistema, incluso el trigo que es pan", señaló.

Aclaró que Capasagro y los otros gremios de agroquímicos son los más interesados en el buen uso de la herramienta de los agroquímicos en la agricultura, ganadería, jardinería y el hogar, por lo que hacen constantes capacitaciones sobre el uso seguro de los plaguicidas.

La investigación

De acuerdo con el documento, la investigación de Hugo Pereira fue realizada teniendo como universo a 142 personas, que viven en 24 viviendas ubicadas en el lindero norte de la Estancia Santa Herminia, pero con una calle que separa las viviendas campesinas de la parcela agrícola. Pereira hizo su cuestionario a los campesinos sobre eventos de fumigación realizados en el sojal entre diciembre del 2008 y comienzos del 2009.

En ese sentido conviene aclarar que el entonces propietario de la agroganadera Santa Hermina, Navor Both, había denunciado a las entidades pertinentes  que construyó las barreras vivas tal como exigen las normativas del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave), pero personas no identificadas, presuntamente pobladores, las destruían sistemáticamente durante la noche.

Entonces optó por ampliar la franja de seguridad, tras recomendación de técnicos de entes oficiales.

Según Pereira, 92 de 142 vecinos de Navor Both se pasaron "enfermos" durante más de dos meses del periodo señalado por las intoxicaciones, mientras que  la foto enviada por nuestro corresponsal muestra a vecinos de Curuzú de Hierro, bastante sanos, invadiendo la citada propiedad.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo