06 de Julio de 2014

| Sugiere que el ajuste de precios entre en vigencia a partir de 2015

Tributarista ve peligrosa ampliación con decreto de facultades de la SET

Visto el nuevo Decreto Nº 1832/14, que reglamenta el “ajuste de precio” para la exportación de soja y sus derivados, así como sus posibles consecuencias, tanto para el “productor” como para el “exportador” y para toda la cadena ligada a l as exportaciones, entrevistamos a la especialista en temas tributarios Abog. Nora Ruoti Cosp, con la intención de que el lector tenga los elementos necesarios para una correcta interpretación.

Nora Lucía Ruoti Cosp, abogada especialista en impuestos y asesoría en inversiones

Nora Lucía Ruoti Cosp, abogada especialista en impuestos y asesoría en inversiones / ABC Color

–¿Qué es un sistema de control de precios de transferencia?

–Cuando dos empresas forman parte del mismo “grupo empresarial” pueden transferir los bienes de exportación a precios que no son de mercado a los efectos de pagar menos impuestos. Entonces disminuyen sus ganancias en el país que tiene una tasa mayor de impuestos e incrementan las mismas en países de baja o nula tributación llamadas también “paraísos fiscales”. Por ello, técnicamente el “precio de transferencia” es el precio por el que una empresa transfiere bienes o suministra servicios a empresas relacionadas. Solo si se trata de “empresas asociadas o relacionadas” se puede realizar dicha maniobra impositiva para pagar menos impuestos. Por ello, en el comercio internacional los países tratan de ponerse de acuerdo y disponer directrices o reglas para evitar esto.

–¿Cuáles pueden considerarse como “empresas relacionadas”?

–Generalmente son los denominados grupos empresariales internacionales u holding, lo que se puede dar mediante la participación directa o indirecta en la dirección de la empresa (es decir, en el directorio) o en el control del capital de las mismas, es decir, teniendo los mismos accionistas, aunque sea en porcentajes diferentes.

–¿Aplican entonces estas reglas contra las multinacionales en Paraguay?

-Si, así mismo, y contra el grupo de multinacional es que comenzó la preocupación del fisco diciendo que las mismas realizaban maniobras para no pagar todos los impuestos en Paraguay y declaraban ganancias menores. Esto se podría dar si se exportan a “paraísos fiscales” o se utilizan los mismos para la triangulación, pero es difícil que suceda con otros países, pues ellos en su mayoría tienen una carga tributaria mayor que la del Paraguay.

–¿En qué consiste esta nueva regla de “ajuste”? ¿Se da solo para las multinacionales entonces?

- ...Y allí está la diferencia, en nuestro país se dan estos “ajustes de precios de exportación” para todos los exportadores de soja y sus derivados, sean grupos nacionales o internacionales, cooperativas, etc.

No importa si las operaciones son con terceras empresas, en donde sí es imposible “manipular los precios”. A partir del 1 de julio hay reglas que dificultarán mucho la exportación de nuestros productos sobre todo las “ventas a futuro” y que perjudicarán al productor, a los exportadores y a toda la cadena de comercialización y exportación de la soja y sus derivados, pues estas reglas no son claras, hacen pagar un impuesto directo a la exportación y dan facultades a la Administración Tributaria para que incluso determine los costos y gastos, con sus límites, que podrán ser descontados en ese “precio referencial de exportación”.

–¿Cómo funciona?

–El Art. 4º del Decreto Nº 1832/14 dice que los ajustes deben realizarse cuando el precio consignado en la factura de exportación es inferior al precio referencial del bien exportado. Para llegar a ese “precio referencial” que en otras palabras es el precio que la Administración Tributaria (SET) dice que está es el de mercado, se parte de la cotización de la soja y sus derivados que tienen en los “mercados transparentes”, que también la SET va a decir cuál es: podría ser la bolsa de Chicago o de Rosario, esa es otra de las grandes dudas. A ese precio se le descuenta los costos necesarios para la entrega de la mercadería en el destino: flete, seguro, servicios de puerto, control de calidad y financiación, siempre que los mismos no estén incluidos en la factura de exportación. Pero, la SET también fijará cuáles son los “costos necesarios” que se podrán descontar.

Esto es desde mi punto de vista lo más peligroso, pues este decreto en síntesis lo que hace es otorgar amplísimas facultades a la SET para decidir cuánto será el “precio referencial”. El Art. 12 del mismo le faculta a “publicar” los promedios de los costos y otros conceptos que se permitan deducir para la determinación del “precio referencial”. Es decir, funciona como el valor aforo en la aduana, no importa cuáles son los costos verdaderos. Por eso, este nuevo impuesto al que lo podemos llamar APE (Ajuste de Precios de Exportación) se aplica sobre lo que el fisco dice que el exportador ganó. Es decir, sobre “renta presunta” y cuando el valor de la exportación que figura en el despacho y en la factura es “menor al precio referencia” se aplica las tasas del Iracis o del Iragro.

–Entonces ¿el ajuste se hace por la diferencia del “valor referencial” menos el valor facturado efectivamente?

–Asimismo, se trata de una determinación presunta del precio al que se debe exportar la soja y sus derivados, y si no se alcanzó ese precio, igual el contribuyente debe pagar los impuestos posiblemente por el valor que la SET publica como referencial, aunque no haya percibido efectivamente ese monto.

–¿Pero qué fecha se utiliza para determinar el “valor referencial? Pueden darse dos situaciones.

–Si se registra el contrato en el “Registro de contratos de exportación”:

–Se usa el valor referencial del día de celebración del contrato, si se fijó el precio en valores absolutos, o
–Se usa el valor referencial del día del cierre del precio, cuando este no se estableció en el contrato principal.

Si no se registra el contrato, o este no cumple los requisitos, o cuando la Administración detecta alguna inconsistencia, se toma como precio referencial el del día del cumplido de embarque de la exportación, o el anterior que tenga cotización.

El “Registro de Contratos de Exportación” deberá implementarse en 30 días, pero aún no se conocen más detalles, aunque este nuevo impuesto, “APE”, ya está vigente.

El decreto no establece cuáles serán los datos que habrá que informar o registrar. Se espera que sea un registro informático que funcione a través del sistema Marangatu. Y ese será otro problema, pues, hoy día en la mayoría de los casos los contratos de exportación se cierran a través de un “clic” en la computadora. ¿Qué se registra? ¿Podremos exigir al cliente del exterior que mande un contrato firmado? ¿Quién firma? ¿Quién garantiza al exportador que los datos de esas transacciones que tendrá la SET no serán mal utilizados, como por ejemplo vendidos a la competencia?

El gran problema es que el comercio internacional no espera. Esto puede traer como consecuencia la paralización de las exportaciones de estos productos hasta que existan reglas claras y también de las compras locales y/o la fijación de precios entre productor y el exportador. Y posiblemente este nuevo impuesto pueda ser trasladado al productor.

Siempre que el precio sea inferior al “precio referencial” habrá ajustes, solamente que si se informa el contrato, el valor referencial a utilizar es el de la fecha de cierre del contrato o del precio. En los demás casos, se utiliza el de la fecha del cumplido de embarque.

–¿Podrías darnos un ejemplo práctico del ajuste?

– Por supuesto. Tomemos el ejemplo de un exportador que registró su contrato en fecha 03 de julio, fijando el precio por tonelada de soja en granos en US$ 400. Para la fecha 03 de julio el “valor referencial” de este producto era de US$ 410. Entonces, el ajuste que el exportador debe hacer es restar el valor referencial menos el valor facturado: 410 – 400 = 10.

Hay una diferencia de 10 dólares, por lo que el exportador deberá pagar la tasa del impuesto, Iracis o Iragro, según su actividad, sobre este importe.

De esta forma, el contribuyente deberá pagar los tributos en forma normal por los US$ 400, que es el precio que efectivamente percibió, y por los US$ 10 deberá pagar un tributo por una renta presunta que la SET establece.

Pero debemos aclarar que el decreto no es nada claro. En el taller debate organizado por Fotriem (Instituto de Formación Tributaria y Empresarial- educación de posgrado a mi cargo) profesionales de gran nivel como Carlos Mersán, Manuel Alarcón, Óscar Benítez Codas, Enrique Ramírez, entre otros, no pudimos dar una misma interpretación a este decreto. Una postura es que este ajuste nada tiene que ver con la liquidación de Iracis o Iragro sobre resultado real. Otra postura es que ese ajuste no es “renta neta” como dice la ley sino “renta bruta” y por tanto debe formar parte de la liquidación en dicha declaración. Y lo más grave: ¿Qué tasa se aplica sobre dicho “ajuste de precio de exportación”? Y reiteramos, esto ya está vigente.

–¿No se sabe qué tasa se va a aplicar?

—Así mismo, la tasa general del Iracis es del 10%, pero tiene dos tasas más adicionales a estas, del 5% por la distribución de utilidades y una más del 15% en caso que las utilidades vayan a accionistas del exterior: Por lo que las tasas efectivas podrían ser: 10%; 14,5% o 27,3%.

En el caso del Iragro, la tasa es del 10%, pero por disposición del decreto también se debe aplicar la tasa del 15% si los dividendos son remesados a accionistas del exterior, aunque esta disposición puede llegar a ser ilegal y, entonces aquí, las tasas efectivas podrían ser: 10% o 23,5%.

¿Te imaginas pagar hasta 27,3% por una ganancia o un ingreso que no se tuvo en realidad? Las diferencias entre el valor de exportación y el “valor referencial” pueden darse por muchas circunstancias: costos de flete, diferencias de cambio, problemas de almacenamiento, etc. No estamos en “Chicago” o “Rosario” y hay mucho camino para recorrer.

De esta forma, el impuesto pagado podría considerarse que viola capacidad contributiva, principio constitucional de la tributación en nuestro país, pues obliga a pagar al contribuyente un impuesto por una renta que simplemente no obtuvo.

–¿Cuál es su conclusión sobre este cambio?

–Yo creo que el control es necesario, en efecto, solo Paraguay y Bolivia no tienen reglas de control de precios de transferencia, pero de la forma apurada y política que una vez más se manejó este tema, no creo que sea correcto.

Imagínate que hoy, estando en vigencia los ajustes, no hay “registro de contratos”, no se sabe qué se registrará, por tanto no se cierran los contratos, no se sabe qué tasa se aplicará, y otras incertidumbres.

Creo que lo correcto hubiera sido establecer la vigencia del ajuste a partir del 01 de enero de 2015, con lo cual la Administración Tributaria hubiera tenido el tiempo suficiente para implementar un mecanismo en el que todos los jugadores sepan las reglas de juego.

Pues hoy, la situación de incertidumbre y de inseguridad jurídica, incluso considerando los abusos que comete la Administración, es la imperante en todo el sector exportador, y por tanto, también influye en el productor.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo