• HOY

    22°
    MIN
    32°
    MAX
     

    algo de nubes

  • Martes 26

    19°
    MIN
    24°
    MAX
     

    nubes rotas

  • Miercoles 27

    19°
    MIN
    25°
    MAX
     

    nubes dispersas

  • Jueves 28

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 29

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 30

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.980

    venta
    G. 6.200

  • EURO 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 7.080

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.630

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

17 de Marzo de 2016

| llega hasta los más alejados sitios para ayudar

Odontólogo “todoterreno” hace historia en Ñeembucú

Por Estefanhy Cantié

El ciudadano Nemecio Acosta es odontólogo, pero está muy lejos del prototipo de profesional con bata blanca y consultorio. El doctor usa jeans, chaqueta, un par de botas de lluvia y recorre en motocicleta intransitables caminos de Ñeembucú.

En la moto carga una caja enorme donde guarda anestesia, agujas, espejos, pinzas, jeringas y otros equipamientos para su labor. Cuando todo está listo arranca y lleva su servicio a lejanas compañías de la localidad de Villa Franca, un pueblo ubicado a 33 kilómetros de la ciudad de Alberdi.

En un determinado punto del camino deja la moto y sube a una canoa para pasar territorios inundados. El trayecto no termina ahí. Hay zonas de muy difícil acceso hasta donde debe llegar a pie. A pesar de las botas, es inevitable que en el camino se le mojen los pies, por lo que muchas son las ocasiones en que se saca los zapatos. Así, descalzo, en cualquier silla o mesa que los habitantes puedan prestarle, quita del maletín la luz halógena, el torno, y comienza a reparar las sonrisas.

La vida de Nemecio Acosta es una travesía diaria, pero él asegura que todo vale la pena cuando ve la alegría en los ojos de niños que jamás han tenido la oportunidad de recibir atención odontológica. El doctor Acosta tiene 24 años y nació en la ciudad de Alberdi. Desde pequeño soñó con ser odontólogo, pero, perteneciendo a una familia humilde dedicada a la chacra, el anhelo se veía lejano. Sin embargo, con esfuerzo, sus padres lograron reunir el dinero para enviarlo a estudiar la carrera a una universidad privada de la capital del país y sustentarle durante los cinco años, algo que les agradecerá toda la vida, según refiere.

Cambio de planes

Tras graduarse en el año 2013, continuó soñando. Deseaba montar su propio consultorio en Asunción e instalarse ahí definitivamente, pero unas vacaciones para visitar a la familia en Villa Franca cambiaron su perspectiva y le llevaron a un destino que jamás imaginó.

“El último año de la facultad lo terminé en diciembre y, como la ceremonia de graduación recién se realizaría en mayo, volví a mi pueblo. Durante esos meses trabajé en cualquier cosa menos en mi profesión para poder mantenerme, y puse mi consultorio por poco tiempo, pero el día menos pensado surgió la oportunidad de trabajar en el puesto de salud del pueblo, así que cerré”, recuerda.

Así fue como Nemecio empezó a involucrarse con la realidad de su comunidad. Tuvo la posibilidad de abrir su consultorio y poco a poco fue renunciando a su sueño de vivir en Asunción.

Este joven doctor expresó también que en sus años de facultad le habían seleccionado para ser ayudante de cátedra en el aula, por lo que una vez a la semana continuaba viajando a Asunción para enseñar. Esta oportunidad hizo que se apasionara por la docencia.

Pero una nueva salida laboral que surgió hace apenas cuatro meses le obligó a dejar de lado la enseñanza. “Se dio la chance de ser contratado por el Ministerio de Salud, para el servicio de Asistencia Primaria de Salud (APS), cuya esencia es llegar hasta las familias distantes y con menos posibilidades”, comenta.

Desde entonces, en la lejana comunidad de Villa Franca, Nemecio se desempeña como odontólogo de la Unidad de Salud Familiar del Ministerio de Salud. Y ahí es donde cada día se renuevan los desafíos. Dinero para el combustible de su motocicleta, conseguir una canoa… No es raro que los recursos salgan de los propios bolsillos del doctor y de los miembros de su equipo, integrado por los licenciados en enfermería Dora Ayala, Alicia Ramos, Noelia Coronel y Lucio Miño, a quienes el odontólogo no olvida mencionar, pues los considera sus “compañeros de guerra”.

Compañías como Sebastián Gaboto, Carandayty, Paso Loma y Acevedo Cue son asistidas por este equipo valiente de profesionales. Antes de Nemecio, nunca hubo un odontólogo en esa zona del país.

 

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo