20 de Mayo de 2017

| Un “garganta profunda” brasileño revela multimillonarias coimas

Los presidentes Temer, Lula y Dilma están acusados de recibir sobornos

El presidente Michel Temer aparece junto a sus predecesores, Lula da Silva y Dilma Rousseff, en una lista de presuntos beneficiarios de sobornos pagados por una poderosa compañía, uno de cuyos directivos grabó sus comprometedores encuentros con la alta jerarquía política brasileña.

BRASILIA (AFP). La lista fue entregada a la Fiscalía General por el presidente del grupo J&F, y dueño de la mayor empresa cárnica del mundo (JBS), Joesley Batista, en el marco de un acuerdo de delación premiada.

Joesley fue el “garganta profunda” (alias del delator en el famoso caso Watergate) que grabó secretamente una conversación comprometedora con Temer, que podría costarle la presidencia, en tanto que otros directivos del grupo lanzaron señalamientos con potencial, tanto o más destructivo que los que hicieron 77 exejecutivos de la constructora Odebrecht, implicada en el escándalo Petrobras.

JBS es considerada una de las mayores empresas donantes de dinero en las campañas electorales de los últimos años en Brasil.

Además de Joesley, también declararon ante la fiscalía su hermano y socio Wesley Batista y Ricardo Saud, director de relaciones institucionales de J&F.

Estas son algunas de las acusaciones más destacadas. 

Temer 

Saud asegura que la empresa benefició a Temer en la campaña de 2014 (en la cual revalidó su condición de vicepresidente de Rousseff) con pagos ilegales por un monto de 15 millones de reales (6,37 millones de dólares al cambio medio de ese año), en retribución de una “actuación favorable” a los intereses de J&F.

Ya presidente, Temer habría pedido este año, junto al diputado de su partido Rodrigo da Rocha Loures, un 5% de los beneficios obtenidos para acabar con el monopolio de la estatal Petrobras en el suministro de gas, una medida que habría beneficiado a una empresa bajo control de J&F.

Lula y Dilma

Batista y Saud aseguran que J&F pagó sobornos de alrededor de 50 millones de dólares en una cuenta en el exterior destinados a Lula, y cerca de 30 millones en otra cuenta también en el exterior, en beneficio de Rousseff, bajo la intermediación del exministro de Finanzas de ambos, Guido Mantega, investigado en el marco de la operación Lava Jato.

Según los empresarios, el saldo de estas dos cuentas llegaba a cerca de 150 millones de dólares en 2014.

El despacho de abogados de Lula rechazó esas acusaciones y aseguró que el político es inocente.

Rousseff también consideró esas acusaciones “improcedentes e inverosímiles” y dijo que “nunca” solicitó donaciones o pagos ilegales para sus campañas.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo