12 de Agosto de 2014

| EL PARAGUAYO GIULIANO OJEDA TRIUNFA EN MIAMI BEACH, FLORIDA

De niño genio a joven empresario

A los 13 años Álvaro Giuliano Ojeda Martínez ya estudiaba informática en una universidad privada y obtenía notas sobresalientes. Tuvo que abandonar Paraguay en el 2007 en busca de un mejor porvenir. Fue a Miami, Florida, Estados Unidos, para convalidar su carrera de ingeniería en informática. Las cosas no fueron fáciles para el niño genio y su familia, por la barrera del idioma. No obstante, él no se dio por vencido. Actualmente con 24 años de edad, es un joven empresario, en un país muy competitivo.

ESTADOS UNIDOS (Elvira Olmedo Zorrilla, enviada especial).-“En este país lleno de oportunidades se valoran la inteligencia y la capacidad. Y es uno mismo que se pone las metas que quiere alcanzar para cumplir los sueños. Por eso miles de latinos siguen llegando a Miami, Florida, en busca del sueño americano”, sostuvo Giuliano Ojeda, a quien entrevistamos en un céntrico hotel de Miami Beach, Florida.

El compatriota está casado, desde hace tres años, con Alejandra (30), una joven argentina que vive en Florida, desde los dos años, y a quien conoció cuando cursaba la universidad, en 2009. Ella es modelo fotográfica y además trabaja como vendedora de bienes raíces.

“Llegué a Miami en marzo de 2007 para convalidar de alguna forma mi carrera de ingeniería en informática, en el Miami Dade College, pero la barrera del idioma me obligó a seguir primero un curso de adaptación y nivelación del inglés a nivel universitario que duró un año y medio”, manifestó Álvaro Giuliano.

Agregó que antes de ingresar a la universidad también tuvo que realizar un curso denominado “General Education Diploma” para obtener el título de secundaria (High School) requerido para el ingreso a la facultad. El proceso lo terminó en solo tres días, según informó. Luego estudió en Miami Dade College, ingeniería en informática, hasta el segundo año.

Actualmente trabaja muy duro en la empresa Information Technology & Consulting, por lo que tuvo que dejar la universidad. Además decidió cambiar de carrera y se prepara para estudiar el año próximo física.

“En Miami me capacité en varias ramas de inteligencia artificial y robótica, desarrollo de web y física. Luego de incursionar en el mundo de la física me di cuenta de que quería ir más allá. Además, todos mis proyectos más anhelados están relacionados a la investigación y el desarrollo de energías alternativas y aplicaciones relacionadas”, manifestó, y dijo que extraña a todos los familiares que tiene en el Paraguay y chatea frecuentemente con ellos.

Resaltó que vive en Miami Beach, con su esposa y sus padres (Miguela y Daciano). Su hermano Ginno, que tiene 19 años, está estudiando ingeniería mecánica y trabaja en una concesionaria de autos.

El joven emprendedor manifestó que tiene además una empresa que se dedica al desarrollo de web/móvil, software consulting, web marketing y seguridad informática, y que con su equipo de trabajo colaboraron en algunas ocasiones con la división de cibercrimen con una empresa del Gobierno norteamericano, a través de la organización “Infragard”, para la detección y prevención de fraudes en internet.

Difícil decisión

“Fue triste que en un país extraño hayan valorado mi capacidad y en mi propio país haya tenido nula ayuda gubernamental”, manifestó Giuliano Ojeda en la entrevista, y recordó que por esa razón tomaron la decisión en familia de abandonar el Paraguay al interesarse por su caso una universidad de Miami a la que remitieron todos sus antecedentes de estudios en el Paraguay, y viajaron con una visa de inversionista.

“En mis maletas traje todas las documentaciones relacionadas con los test de coeficiente intelectual que me realizaron en el Paraguay, mis calificaciones del colegio, que realicé en forma regular hasta el noveno grado, y hasta de la facultad, donde consta que realicé hasta el tercer curso de ingeniería en informática”, rememoró el joven.

“En el Paraguay agoté todas las posibilidades de progreso posible. Fue muy linda la experiencia de llevar adelante la empresa de informática Bellisof dirigida por un año con la ayuda de mi padre. Pero lamentablemente tuve que abandonar mi país para desarrollar mi capacidad y lograr mis metas, al igual de miles de compatriotas que migraron por el mundo en busca de un porvenir mejor”, apuntó el joven empresario.

Significó que se abre paso en un país muy competitivo, por méritos y esfuerzos propios, porque en Estados Unidos son valoradas la capacidad, la educación y la dedicación.

Al respecto, aprovechó la oportunidad, para instar a los jóvenes a que luchen para hacer realidad sus sueños, que se pongan metas y perseveren hasta cumplirlas.

“Para que el Paraguay progrese la educación debe ser para la vida, que el estudiante no reciba solo contenidos académicos. Que haya posibilidades de estudiar a distancia, sin importar la edad, que se apoye a las personas que tienen inteligencia superior. Que la ciudadanía elija a los gobernantes por su honestidad y capacidad, más allá de los colores”, apuntó.

Álvaro insistió en que la actitud ante la vida y la perseverancia en el objetivo propuesto, sin olvidar los valores éticos y morales, hacen que una persona logre sus metas.

“Me gustaría volver a mi país algún día y poner a disposición lo que sé hacer. Amo mi país, pero también valoro que me haya abierto las puertas Estados Unidos”, refirió el niño genio paraguayo que tuvo que abandonar el Paraguay y actualmente en Miami despliega toda su inteligencia, capacidad, y debido a su condición de emprendedor tiene varios proyectos viables, en puerta.

Dijo que admira a Bill Gates y Steve Jobs, que fueron incomprendidos cuando niños y lograron ser fundadores y creadores de Microsoft y Apple.

“El título universitario es importante, pero la actitud positiva, la perseverancia, sin perder de vista la meta trazada, así como la investigación, el trabajo duro, responsable y honesto, hacen realidad casi todos los sueños”, concluyó.

El niño genio

Según los padres de Giuliano a la edad de 2 años ya empezó a leer. A los 4 años ya ingresó al primer grado en el Colegio Iberoamericano y fue ayudante de cátedra de su maestra en la clase de matemática. De allí en más incursionó en la informática.

Hasta el noveno grado hizo el curso regular. La secundaria intentó hacer a distancia en el Colegio Experimental Paraguay Brasil, sin embargo, el Ministerio de Educación no le permitió debido a la edad.

A los 13 años inició a nivel universitario la carrera de ingeniería en informática, en la Universidad del Cono Sur de las Américas (UCSA).

La Lic. Miriam Ginzo, del área de Humanidades en la universidad, resaltó en una nota publicada en nuestro diario que Giuliano fue sometido a un análisis de habilidades para admitirlo en la carrera de informática y que tiene una inteligencia muy superior a la gente común, según se comprobó también en estudios realizados por sicólogos del Ministerio de Educación y Cultura.

El ingeniero Luis Alberto Lima, rector de la UCSA, manifestó en aquel entonces que Giuliano aprobó todas las materias hasta el tercer curso, que incluyen Álgebra, Algoritmos, Computación, Geometría Analítica, Lógica Matemática, Cálculo, Estructura de Datos, Expresión Oral y Escrita, Física, en su mayoría con 5 absoluto.

eolmedo@abc.com.py

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo