22 de Marzo de 2015

| TUVO COMO CAMARADAS A SUS PRIMOS, HERMANOS Y A SU PROPIO PADRE

Don Fidel combatió en el Regimiento 4 como soldado durante tres años

Fidel Dávalos Alonso, excombatiente de la Guerra del Chaco, festejó sus 100 años de vida el 14 de marzo último, rodeado de su esposa Felicia Paniagua (de 89 años), sus familiares y amigos. En la ocasión recordó que peleó los tres años que duró la contienda (1932 a 1935).

CORONEL OVIEDO (Carmen Colmán, redacción regional). Todavía con fuerzas para cebar el tradicional tereré que nos invitó a compartir en su vivienda ubicada en la localidad de Blas Garay, compañía de Coronel Oviedo, para contar sus historias de la guerra, don Fidel comienza diciendo que combatió en el Regimiento 4, y tenía como camaradas a sus primos y hermanos, incluso a su padre. Comenta que entre todos era el más valiente y se ponía frente a los demás para defenderlos ante el enemigo.

“Ndachekyhyjéi umi avágui porque areko Ñandejára ha Tupãsy che jeroviaha. (No tenía miedo de los bolivianos porque confiaba en Dios y la Virgen María)”, fue una frase que repitió varias veces. Cuenta que confía en varios santos, con los que conversa y a quienes pide su protección.

Contó que a los 17 años se presentó firme para defender a la Nación, y seis meses después ya ascendió como sargento primero, y continuó luchando hasta el final. Entre varias anécdotas, comentó que en la guerra se alimentaban con locro para mantenerse fuertes, pues la lucha era día y noche, y solo los más fuertes sobrevivían.

Ya unos años después de que culminó la última batalla, fue hasta Argentina para trabajar, y conoció a quien recuerda como su primer amor. Pero por consejos de sus padres regresó y dejó a aquella muchacha para volver a la tierra que defendió con tanta valentía. Aquí se dedicó a la agricultura, para luego conocer a doña Felicia, con quien tuvo a sus 8 hijos: Mario, Ismael, Celso, Pastor, Luciana, Angelina, Wilfrido, Celedonio (+). Además, tiene 29 nietos y 15 bisnietos.

Todos viven en las cercanías de su vivienda y se dedican como él a la agricultura. Celedonio es quien lo cuida, y cada mañana a primera hora comparten unos sorbos de mate mientras conversan acerca de sus cultivos, pues le gusta que lo mantengan al tanto de todo lo que ocurre.

Todavía se mantiene fuerte y camina con ayuda de su bastón, aunque ya no puede sostenerse mucho tiempo de pie. Lo visita periódicamente un doctor que pertenece a la UPV Chaco Coronel Oviedo, y cada vez que necesita algún estudio es trasladado a una clínica cercana. Hace unos meses se cayó mientras caminaba, pero tras unas sesiones de fisioterapia, volvió a andar.

Don Fidel cuenta que luego de la guerra se inició en la agricultura y es gracias a ello que sigue vivo hasta hoy, pues se alimentó siempre de productos frescos, y acostumbró a su cuerpo a afrontar trabajos duros, propios de un campesino.

Celedonio comenta que su padre todavía sufre traumas de la guerra, pues en algunas ocasiones delira y cree que se encuentra en medio de una batalla. Entonces permanece encerrado en su habitación.

Los integrantes de la Unión Paraguaya de Veteranos de la Guerra del Chaco Coronel Oviedo también visitaron a don Fidel en su cumpleaños.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo