• HOY

    19°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Despejado

  • Sábado 17

    24°
    MIN
    34°
    MAX
     

    Extremadamente caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del noreste. Precipitaciones dispersas y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Domingo 18

    20°
    MIN
    26°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado, vientos variables, luego del sur. Precipitaciones y tormentas eléctricas.

  • Lunes 19

    18°
    MIN
    28°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sur.

  • Martes 20

    17°
    MIN
    32°
    MAX
     

    Fresco en las primeras horas, luego caluroso por la tarde, cielo parcialmente nublado, vientos del sureste, luego variables.

  • Miercoles 21


    MIN

    MAX
     

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 6.000

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

18 de Diciembre de 2012

| PARA MUCHA gente, LAS FIESTAS DE DICIEMBRE INVOLUCRAN NERVIOS, ANSIEDAD y PREOCUPación

Encuentre el equilibrio entre los momentos de estrés y los de ocio

En esta época comenzamos a pensar y a anticipar todas las obligaciones que surgen a fin de año. Es normal que nos acordemos de poner en la agenda las reuniones que deberemos hacer para cerrar el balance laboral. Es sabido que estas reuniones requieren de planificación y de un trabajo extra que se manifiesta en carpetas, power points y otros dispositivos, para explicar lo que hemos hecho.

La base para pasar bien las fiestas de fin de año es equilibrar eficazmente los momentos de estrés con aquellos de ocio y descanso, aconseja la Lic. Patricia Gubbay de Hanono, directora de Hémera, Centro de estudios del estrés y la ansiedad.

La profesional describe cuál es la situación que vivimos, y brinda ciertos consejos acerca de cómo pasarla bien, sin tantos nervios ni complicaciones.

Junto con las cuestiones planteadas, habitualmente se piensa en las metas futuras. Pensarlas ya es un trabajo que requiere concentración. Son momentos especiales porque inauguran una nueva etapa en la que es inevitable poner en la balanza lo que se ha logrado y lo que no. Es a través de esta evaluación que nos damos cuenta si estamos en el camino correcto para lograr nuestros objetivos.

Estas múltiples actividades de diciembre pueden generar estrés por las demandas que deben enfrentar las personas, y ansiedad porque todas estas situaciones pueden ser vividas en algún grado como una amenaza.

Es por esa razón que podemos pensar en las fiestas como una oportunidad de practicar la aceptación y la tolerancia hacia quienes nos rodean, sabiendo que el mundo no está siempre cortado a medida de nuestros deseos. Las diferencias existen y no siempre los otros van a responder como nosotros queremos. En consecuencia, evaluar las conductas de los otros a partir de nuestras formas de actuar es un error que puede traernos dificultades a la hora de compartir un festejo o cualquier otro espacio de encuentro.

Fin de año convoca nuevas decisiones. Además de cierres laborales y fiestas, deberemos pensar en organizar nuestras vacaciones. Será normal que tengamos que conjugar los deseos de todo el grupo familiar. Surgirán desencuentros y desavenencias que generaran tensiones extras. Las vacaciones están cerca y hay que trabajar para que las disfrutemos en su momento.

Planificar las vacaciones requiere de la realización de un sinfín de tareas, sin incluir los inconvenientes que pueden surgir en el camino. Todo esto implica un esfuerzo que debe incluirse en el tiempo de las actividades diarias, bastante apretado de por sí. Además, se debe gastar una cantidad de dinero que hay que tener disponible para efectivamente llevar a cabo este proyecto.

Antes hablamos de que con estas actividades tan diferentes surgían en nuestro interior dudas, miedos, tristeza, angustia o alegría, emociones que tienen que ver con la lectura que cada uno de nosotros hace de los hechos que debemos enfrentar. Hablamos ya de la ansiedad y el estrés.

El estrés se inicia ante un conjunto de demandas ambientales que recibe el individuo, a las que debe dar una respuesta adecuada poniendo en marcha sus recursos de afrontamiento.

En esta época del año, por las razones expuestas, las demandas se multiplican y generalmente son excesivas en relación a los recursos con los que contamos. Cuando todo parece complicarse, un poco de tolerancia frente a los inconvenientes que pueden aparecer es un recurso importante que puede evitar el estrés. Ante todas estas exigencias aparecen un sinfín de emociones, entre ellas la ansiedad, la ira y muchas veces la depresión.

La ansiedad, además de ser una respuesta emocional al estrés, puede ser una reacción emocional de alerta ante una amenaza que puede originarse sin agentes estresantes. Por ejemplo, es muy común en el trastorno de pánico que la ansiedad se dispare sin que haya un peligro externo inminente.

De acuerdo a cómo cada uno de nosotros sepa hacerle frente al estrés y a la ansiedad, mejor o peor nos va a resultar el día a día. Si ante ellas sabemos regular y calibrar nuestra posición en cada una de las actividades, menos esfuerzo de acomodación deberá hacer nuestro cuerpo y mente para llevarlas a cabo.

Realizar ciertas cosas con antelación permite cumplirlas con menos ansiedad y estrés.

Esta forma de abordar todo lo que debemos hacer en esta época del año previene tanto el estrés como la ansiedad. Si además de tener que enfrentar estos desafíos venimos de altas demandas y exigencias tanto en el ámbito laboral como en el familiar y social después de un intenso año, estamos en problemas.

La mejor manera de prevenir y hacer frente al estrés es reconocer cuándo aumentan nuestros niveles de tensión y tener claro cuáles son los estímulos o situaciones que lo disparan.

Señales de alerta

Esté atento si aparecen estas señales de alerta que refieren estrés:

- Si estamos: ansiosos, irritables, si tenemos fluctuaciones en nuestro estado de ánimo, si tenemos una excesiva autocrítica y dificultad para concentrarnos y tomar decisiones.

- Si estamos constantemente preocupados por el futuro y con miedo a fracasar.

- Si observamos que tenemos conductas impulsivas, tratamos bruscamente a los demás, si apretamos las mandíbulas o hacemos rechinar los dientes, si aumentamos el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, si notamos cambios en el apetito como aumento o disminución.

- Y si observamos cambios físicos como tensión muscular, dolor de cabeza, perturbaciones en el sueño, fatiga, problemas de espalda o cuello, malestar estomacal o palpitaciones.

Una persona que está siempre agobiada, que duerme poco y no come de manera equilibrada, probablemente disponga de menos recursos para afrontar situaciones difíciles. La clave está en que logremos equilibrar los momentos de estrés con los de ocio y descanso. Si lo hacemos, el fin de año va a ser una época muy festiva y de muchos logros.

Tensiones muy normales

Es normal que surjan tensiones cuando se organizan las fiestas y los padres son separados, si estos no han logrado comprender de manera saludable el nuevo vínculo que ahora los junta de otra forma, los hijos deben elegir con cuál de los dos van a festejar, y eso agrega problemas que generan ansiedad y estrés. Algunos deben decidir si van a festejar con la familia más cercana o la más extendida. Otros deciden reunirse con amigos, incluso hay quienes deciden no festejar. Todas estas decisiones afectan a quienes nos rodean, que pueden reaccionar de forma poco amigable cuando lo que resolvimos no coincide con su forma de pensar. Hasta la comida y los regalos pueden motivar peleas.

Numerosas actividades

Muchas veces nos ocurre que el trabajo absorbe la mayor cantidad del tiempo del día, todo lo que hacemos está sujeto a los restos de horas que nos dejan nuestras actividades laborales. Aun así y con todas estas tareas a cuestas deberemos enfrentarnos a otras ocupaciones que se presentan con ocasión de fin de año. Los festejos de Navidad y Año Nuevo traen consigo algunas actividades extras que debemos hacer, como son la compra de regalos y la organización de reuniones familiares.

Nos veremos con algunas personas en ocasión de estas fiestas. Por esa razón, las reuniones familiares son las que suelen poner al descubierto conflictos latentes.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo