03 de Abril de 2011

 

Pámpidos y familia lingüística mataco

De la familia lingüística mataco, pámpidos maká, son vinculados con los antiguos enimaga o inimaka, según la grafía utilizada por diferentes autores. La palabra maká, según la Dra. Susnik, significa "propiamente nuestro".   

Los enimaga aparecen frecuentemente vinculados a los lengua, cuyos idiomas se asemejan.

Dice Guido Boggiani, en 1900: "Como los lengua y enimaga descriptos por Aguirre y Félix de Azara son al presente desconocidos, cuando menos bajo esos nombres, y nadie me ha podido o sabido dar noticias de ellos, es muy probable que se hayan mezclado con las vecinas tribus de más al norte o más al sur del Pilcomayo, entre las que, según parece, vivían".   

El primer contacto con los maká actuales ocurrió cerca del Fortín Nanawa en 1927. Durante una expedición que Metraux realizó en 1933, oyó a los pilagá que se referían a sus vecinos y enemigos: los maká del Chaco paraguayo del norte de Salto Palmar. En el mismo año, Vellard estuvo entre ellos varios meses y dice que los encontró por primera vez hacia el norte del río Confuso. Vivían más allá del Estero Patiño, hasta cerca de los fortines Nanawa.   

"Cuando el general ruso Juan Belaieff fue contratado por el Estado Mayor del Ejército paraguayo para el levantamiento topográfico del Chaco, en vistas a la inminencia de la guerra con Bolivia, los maká se constituyeron en sus baqueanos y exploradores. Ganaron el cariño del humanista militar, que consiguió para la etnia una reserva de tierras sobre la ribera occidental del río Paraguay, que se denominó Colonia Indígena Fray Bartolomé de las Casas.   

Belaieff tuvo una profunda influencia sobre estos nómadas cazadores del paleolítico. Aprendió su lengua y a instancias de él, dejaron sus costumbres guerreras, y si bien no abandonaron totalmente la caza y la pesca, la trocaron en gran medida por la explotación de la curiosidad de los turistas".

Sus antiguos centros en el Chaco eran Cuatro Vientos, Nanawa y Laguna Guasu en el departamento de Presidente Hayes. Según informe de Andrés Tsemhei, en su antiguo lugar, había dos grupos maká que se caracterizaban por las especies arbóreas del lugar. El primer grupo eran los fisketleylets, donde abundan los palmares (Copernicia alba); este sector en estrecha relación con los toba y con los Nivaclé, estaba asentado en la región del río Confuso superior, donde el cauce corre entre campos y palmares.

 El segundo grupo, en contacto con los pilagá se denomina aseptiketleylets y viven más al sur en una zona donde predomina el árbol llamado cina-cina (Parkisonia akuleata). Según Braunstein, existía también un tercer grupo, tefeyax que habitaban en Montelindo superior y que estaban relacionados con los lengua maskoy. Estos tres grupos probablemente hablaban tres variedades de maká. (Los indígenas del Paraguay, José Zanardini y Walter Biedermann).
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar