25 de Setiembre de 2017

| AMARPAL SINGH, MAESTRO DE YOGA

Una danza paradojal

Por Lourdes Peralta

Aprovechando esta primera visita a nuestro país, conversamos con el estadounidense Amarpal Singh, para conocerlo y conocer esta disciplina y camino de vida que tal como su esposa, argentina, artista plástica, terapeuta artística y maestra Waldorf de niños, Jiwan Kamal Kaur, han elegido.

Amarpal es psicoterapeuta integral, astrólogo evolutivo y maestro de kundalini yoga, ha trabajado en terapia con parejas y psicología somática por más de 25 años. Pertenece a la Escuela Internacional de Yoga Amrit Nam Sarovar, nacida en Francia y ahora presente en Argentina, donde vive con su familia. “El yoga es ante todo una actitud hacia la vida; no es solo meditación, pranayama o ejercicios. En su sentido más profundo se trata de unión y reunión con la fuente de todo”, dice abriendo la charla. “Yo empecé hace 30 años, a raíz de una ruptura de pareja, fue muy doloroso porque me di cuenta de que no sabía cómo amar. Vivía en París; me recuerdo arrodillado en los Jardines de Luxemburgo, pidiendo ayuda a Dios, al Universo, al Gran Misterio. Esto precipitó cambios en la percepción de mí mismo. Empecé a hacerme cargo de mi propia sombra. Ese es el comienzo del verdadero camino espiritual, cuando reconocemos que no somos víctimas de Dios, de la vida ni de los demás, que cada cual es responsable de su experiencia, lo que estamos viviendo es un reflejo de lo que ocurre dentro nuestro”.

–Hay una avalancha de gente que dice meditar y sentirse mejor.

–Yo ya practicaba meditación hacía años, pero seguía en medio de una nebulosa. Porque no era una meditación profunda, no dejaba los vicios, tomaba alcohol, fumaba marihuana, consumía drogas, me anestesiaba de esa manera. 12 años después ya no consumía, fue entonces que empecé meditación zen, retiros. Ese recogimiento, introspección, me hizo dar cuenta de que además del silencio necesitaba moverme, involucrar mi cuerpo en la práctica de meditación. Eso me llevó al camino Sufi, que tiene que ver con danzas, repetición de mantras, repetición del nombre del Bien Amado, la oración corporal.

–Solemos pensar en el yoga como un estado de quietud, renuncias.

–Tradicionalmente el yoga clásico requería una cierta abstinencia o una disciplina que precisaba la negación de la sensualidad para trascender los instintos, los impulsos del cuerpo. El camino kundalini es un camino del tantra, eso significa que es un camino de integración del cuerpo físico, emocional, mental y los cuerpos sutiles. Nosotros apuntamos a crear un proceso alquímico o un proceso de transmutación de lo denso a lo sutil, o de lo oscuro a lo luminoso. El camino del tantra, del kundalini yoga es el camino que celebra el cuerpo, nuestros instintos, nuestra humanidad, y no hay mejor manera de hacer eso que a través de las artes, música, danza, ocupar los sentidos para expandir la conciencia.

–¿Cuál sería el rol del arte?

–La terapia o el arte como camino de meditación, no el arte como forma para atraer atención a uno o para ser alguien, el arte para pertenecer más a la vida, al misterio de la existencia. El arte como un acto sagrado. Y esto es una práctica que te da una conexión más profunda con vos mismo, los demás y la naturaleza, y más allá, con el cosmos (al decir de los griegos, el gran Caos: un gran todo inteligente y ordenado).

–Nosotros tenemos caos social, como consecuencia terapias de moda para escapar de la realidad.

–Vivimos un momento donde todas las estructuras o instituciones políticas, educacionales, también la medicina clásica alopática, entre más, todo está en tela de juicio. Los extremos que vemos mucho en Sudamérica, donde hay una gran vacilación entre dictaduras de derecha o de izquierda, están llevando a las personas al borde del abismo, hay una sobredosis de información por medio de internet, redes sociales, las personas son incapaces de digerir y asimilar tanto, entonces terminan sintiéndose insatisfechas, confundidas, buscando respuestas donde nunca van a encontrarlas, porque no están afuera sino dentro nuestro. Pero lo que yo veo en este tiempo es mucha búsqueda, que es positivo, hay muchos que sí quieren entender el mundo, pero solo aquellos que tienen una comprensión integral de la complejidad van a poder integrar tanta información que viene de la ciencia, de las exigencias económicas, políticas o los cambios a nivel de las estructuras. Todo este derrumbe de referentes filosóficos, religiosos y políticos deja a las personas muy solas y desorientadas; eso es lo que motiva la búsqueda de un cierto consumo de prácticas que pueden ser de yoga o meditación o las múltiples artes sanadoras que están en el mercado, y eso causa un cierto materialismo espiritual. El consumo de algo que finalmente termina siendo otro objeto en lugar de una práctica integral de transformación que te llega a encarar la sombra. Porque cuando realmente encaramos la sombra –a través de una disciplina auténtica y con una guía psicoespiritual–, algo que no es fácil, las personas comienzan a sentir paz, mayor aceptación y compasión de sí mismas y de los demás.

–A Ud. lo definen como una persona alegre, ¿qué lo pone triste?

–Lo que puede causarme tristeza son el maltrato, la falta de compasión por la condición humana. Al final todos estamos acá en el planeta Tierra, en el mundo dual, donde hay expansión y contracción, noche y día, lo conocido y lo desconocido, lo oscuro y lo luminoso, todos estos opuestos son en realidad complementarios. Hay una danza paradójica que cuando se resuelve solo hay complementación, no hay dicotomía de oposiciones. Entonces, si hay alegría, por ley de la polaridad habrá momentos de tristeza. Yo no vivo siempre en alegría, vivo la alegría plenamente y lo vivo en gran parte como un estado natural del ser. Acepto el dolor como parte de la condición humana, no hay una negación o una necesidad de evitarlo; sería como querer evitar la noche o el invierno, que son parte de los ciclos de la vida en la Tierra. La alegría, el enojo, el miedo son ciclos emocionales que pueden ser altibajos extremos o pequeñas ondas, depende de la serenidad de cada cual.

–¿Cuál es el peor de los males sociales hoy?

–El fanatismo, porque nos lleva a la violencia y a la falta de compasión y de amor.

Apasionado y sereno

Amarpal (59) nació en California, EE.UU. Lic. en Letras Clásicas y Psicólogo. Casado con Jiwan Kamal Kaur y tienen dos hijas (hijas biológicas de Jiwan). Vegetariano, su ingrediente favorito e infaltable es el diente de león. “Lo cocino con la energía de las manos, es una técnica crudívora. Fui crudívoro, ya no, pero fue algo muy interesante”. El maestro dice que el yoga es una forma de estar en el mundo: “Practico yoga todo el tiempo, es una reparación consciente.

Por ejemplo esta conversación es un momento de yoga que me conecta con todo y con todos. Hago yoga cuando tomo un baño, cuando construyo algo, cuando leo un libro, cuando abrazo a mi esposa. También practico asanas y meditación. Estoy en la actitud de ser testigo de la realidad, de las emociones, de poder sentir enojo o tristeza y no serlo. Esto nos da la meditación, la capacidad de ser un testigo neutral de la realidad, cuando eso existe podemos reconocer, honrar, aceptar e incluso abrazar lo que es con amor y compasión”.

Buen lector, le interesan las ciencias sociales, literatura, arte, filosofía, antropología, psicología, ciencias naturales, física, física cuántica. “No leo de forma voraz, más bien de a poco y me tomo el tiempo para digerir e integrar ese conocimiento y hacerlo propio”. No mira televisión pero sigue las noticias online y ama la tecnología porque “une a las personas en el planeta”.

Sobre su personalidad, dice ser un hombre apasionado pero a la vez sereno. “Amo mis contradicciones. Me defino una persona verdadera que puedo, por mi propia ignorancia, tropezar, pero también soy rápido en darme cuenta y abrazar mis límites, aceptar mi humanidad”.

Amarpal agradece la nota y quiere además resaltar especialmente a las mujeres de su vida: “Soy lo que soy gracias a mi madre, mis 3 hermanas y las parejas íntimas que tuve en mi andar. Agradezco a mi esposa actual, que ha sido un gran maestro para mí por su apoyo, la inspiración que me da me ayuda a realizar todo mi potencial creativo y mi capacidad de servir mejor a los demás”.

lperalta@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo