05 de Octubre de 2014

| EN CAACUPÉ NO PREVÉN RECURSOS

Se desentienden de la realidad de menores

Unos 150 niños trabajan los fines de semana en el entorno del Santuario Nacional de Caacupé vendiendo velas, rosarios u otros objetos. La mayoría solos, con edades que oscilan entre los 5 y 17 años.

Una vendedora de velas junto a sus pequeños hijos en la plazoleta de la iglesia.

Una vendedora de velas junto a sus pequeños hijos en la plazoleta de la iglesia. / ABC Color

Otros se dedican a pedir limosna al lado de personas minusválidas y piden una propina por cuidar del auto que algún visitante deja estacionado en las cercanías.

La Gobernación de Cordillera y la Municipalidad de Caacupé no tienen fondos y programas para combatir la problemática. Dejan todo a cargo de Dequení y del Programa Abrazo.

Según un censo realizado por la Municipalidad, aproximadamente 150 niños trabajan los fines de semana, en el entorno del santuario; unos 50 son de Caacupé y otros de comunidades vecinas. En horas de la noche la situación empeora porque muchos niños son víctimas de la explotación sexual en la misma plazoleta del santuario.

La Secretaría de la Niñez de la Gobernación de Cordillera solo tiene presupuesto para realizar fiestas por el Día del Niño. La Codeni tampoco tiene presupuesto para programas que ayuden a los niños y familias en situación de vulnerabilidad.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo