28 de Febrero de 2011

 

El Chaco paraguayo necesita agua, hoy

Por Horacio Sosa

Todos sabemos unas cuantas cosas del Chaco:   
   
1) Que es una región semiárida, donde el agua es el factor fundamental para la vida y para el desarrollo.   

2) Que los menonitas han realizado el milagro de no solo sobrevivir en la región, sino desarrollarla de un modo increíble.   

3) Que han pagado un precio altísimo al ingresar en esta zona, entonces inhóspita, por la mortandad que sufrieron por la mala calidad del agua, al abrirse paso desde Puerto Casado hacia el interior de la región.   

4) Que el producto interno bruto per cápita en las áreas ocupadas por ellos está aproximadamente en los 12.500 dólares, mientras que en el resto del Paraguay no llega a 4000.   

5) Que estos compatriotas –porque son tan paraguayos como nosotros– tienen hijos que a su vez constituyen sus propias familias, que van ampliando las fronteras agrícolas, ganadera e industrial de la región.   

6) Que son tan paraguayos como nosotros porque viven en nuestra tierra, la hacen producir y pagan sus impuestos religiosamente.   

7) Que su producción actualmente tiene un techo que no pueden superar por falta de agua, cosa que aparentemente el Gobierno nacional lo ignora o hace como que lo ignorara por razones que desconocemos.   

8) Que este gobierno vetó parcialmente la ley marco para el tendido de los acueductos sin siquiera darse cuenta de que estaba accionando en contra de los intereses superiores de la nación.   

9) El Chaco, hoy, necesita de agua y la única fuente factible, a estas alturas del conocimiento tecnológico y científico, es el río Paraguay, tal y como lo hacen el Brasil y la Argentina para sus zonas carentes de agua.   
   
Pero lo que no sabemos, y que debemos tomar muy en cuenta, es que en las familias de los hijos de los menonitas ya se está fortaleciendo cada día más la idea de una nueva migración. Esta sería, esta vez, desde el Chaco paraguayo al argentino. Lo que significa lisa y llanamente que, en este caso, perderíamos parte de esa invalorable fuerza de trabajo que está impulsando el desarrollo de la Región Occidental del país.   
   
No alcanzo a comprender la ceguera, o ineptitud, de nuestras autoridades que parecen no ver que el desarrollo del Chaco es un imperativo nacional, dada la inocultable turbulencia boliviana y que la única solución es agua para el Chaco de hoy, agua que la tenemos de sobra en el río Paraguay.   

Dos veces intentó el Gobierno nacional tender un acueducto desde el río Paraguay al centro del Chaco, intentos que nos hicieron perder 11 años y mucho dinero sin resultado alguno. Ahora estamos frente al tercero, deseando que no ocurra lo mismo.   

Lo repito: el acueducto es un imperativo nacional de hoy, de ahora mismo.   

Por favor ¡despierten!
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar