22 de Setiembre de 2012

 

El lago Ypacaraí, la leyenda del absurdo y el milagro

Por Luis Escobar Faella


Es sabido por todos que el lago Ypacaraí se encuentra en terapia intensiva, y eso sabemos desde hace tiempo, allá por el año 1980 y algo llegaba al Paraguay de la mano del Cuerpo de Paz el Ing. Óscar Courvisón, quien realizó un estudio acabado de la cuenca, materializando en una maqueta explicativa de los problemas del lago y sus posibles soluciones.
Para convencer a las autoridades estatales de las acciones a emprender, por iniciativa del intendente de San Bernardino, Sr. Hermann Nauman, se creó la Fundación de la Cuenca del Lago Ypacaraí – Fundlay.
Luego vinieron los japoneses, institucionalizados en JICA, y se profundizaron los estudios, se donaron equipos y hasta laboratorios, se recomendaron acciones a corto, mediano y largo plazo, con puntillosa planificación, como hacen sus cosas los nipones, pero en agradecimiento por tanta generosidad, todo enterramos, todo ello, en el olvido, como muestra de nuestra desidia y la higiene y salud de nuestro pueblo, que de eso se trata, más que de la belleza paisajística y la romántica canción.

Pero luego vinieron otros estudios, Dames & Moore, en el 97, posteriormente guiados por el Ing. Luis Alberto Meyer, entonces secretario de Planificación, se requiere el asesoramiento de la Universidad de Padua, el Ente Regulador de Venecia y la Consultora Beta Estudio, y se obtiene un nuevo Plan de Recuperación de la Cuenca del Lago Ypacaraí, conocido como el informe Bedoricchio, en el 2000, seguido de un Plan de Ordenamiento Territorial encarado por Alter Vida en cinco municipios.

Institucionalmente se crea la Unidad de Recuperación del Lago, el Clyma y un plan de manejo, al tiempo que se crea la Seam, en el 2004 las aguas subterráneas pasan a ser de dominio público del Estado y así aparecen los Consejos de Agua, en tanto siguen los proyectos de Fortalecimiento en la Gestión de los Recursos Hídricos del Paraguay, propuesta de instalación de barrera de salida del Yuquyry y el relevamiento de fuentes contaminantes, incluyendo la Tesis de Batimetría del Lago, hasta que una delegación holandesa realizó un estudio de factibilidad de limpieza del lago.

La conclusión de todos los estudios técnicos puede resumirse en términos profanos, en dos ejes: los paraguayos somos puercos y tiramos todos nuestros desechos y efluentes cloacales al lago, donde nos bañamos y bebemos y erosionamos la cuenca, sin ningún miramiento con lo que colmatamos esa riqueza natural, que ahora tiene una profundidad promedio de 2,5 m y a veces ni eso. Allí radican todos los males del lago y el llamado a cataclismos futuros.

Pero las cosas empezaron a cambiar en julio del 2007, cuando el Consejo de Aguas de la Cuenca del Lago Ypacaraí, basado en el trabajo elaborado por la Comisión Ad-Hoc presentó el Plan de Gestión de la Cuenca del Lago Ypacaraí y en el 2008 el ministro de Obras Públicas creó la unidad de proyectos especiales y le encomendó llevar a la acción tantos proyectos y discursos sobre el lago.

Se elabora un Plan Estratégico de la Cuenca del Lago Ypacaraí y se definen las ocho líneas estratégicas, a saber: Sistema de información de la Cuenca; posicionamiento institucional y legal; empoderamiento social; planificación territorial; aspectos hidrológicos; ecosistemas naturales; saneamiento ambiental y economía sustentable, cada uno de ellos con sus objetivos, programas, proyectos, presupuestos y fuentes de financiamientos tentativos, algunos de ellos ejecutados mínimamente con recursos propios del Ministerio, para mostrar a los organismos internacionales la voluntad política de llevar a cabo la obra.
Pero he aquí que el Obispo Diabólico decide cambiar la historia de millones de paraguayos afincados en la cuenca del lago Ypacaraí, de la cual depende su salud y su desarrollo, a lo que se encaminaba a atender dichos proyectos y lo trae a un milico enterrador y haciendo su tarea obedientemente entierra todo.

Ahora vuelven a aparecer las algas venenosas, la salud de la población está en grave riesgo, ni se sabe cuánto, porque todavía no se conocen las algas y sus efectos nocivos; por las dudas, el Ministerio de Salud advierte, el intendente de San Bernardino golpea puertas desesperado e impotente y hasta la Cámara de Diputados declara de interés nacional la Recuperación de la Cuenca del Lago, en una acción loable, conscientes los legisladores de la importancia y el riesgo.

Pero he aquí que las instituciones del Estado no tenían, porque a sus gestores nos les interesaba, presupuesto para desarrollar el Plan Estratégico y que sepamos, el actual presupuesto tampoco lo contempla y en ese caso sin presupuesto, sin brújula ni norte, solo esperamos que una lluvia abundante sirva para limpiar el lago, si después de todo acaso desde siempre no nos bañamos con agua de lluvia y nos abrigamos con el sol. Quizás el Lago, que según algunos fue creado por un milagro, esté esperando otro milagro que le salve la vida.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar