• HOY

    20°
    MIN
    27°
    MAX
     

    TORMENTA CON LLUVIA

  • Jueves 15

    17°
    MIN
    30°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sureste.

  • Viernes 16

    19°
    MIN
    31°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del sureste, luego variables.

  • Sábado 17

    21°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del noreste. Precipitaciones dispersas y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Domingo 18

    21°
    MIN
    26°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado, vientos variables, luego del sur. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Lunes 19

    19°
    MIN
    28°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sur.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 6.000

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

22 de Mayo de 2016

 

“Golpes de Estado”

Por Edwin Brítez

En los procesos en curso en Brasil y Venezuela, así como en el que cupo soportar a Paraguay en su momento, hay voces a contramano que consideran golpe de Estado las acciones tendientes a destituir a los mandatarios de aquellos países, a pesar de la multitudinarias demostraciones de desaprobación actual a sus gestiones y de la legalidad y legitimidad de las acusaciones formuladas, y a pesar inclusive de la identidad ideológica de “los golpistas”.

Si ha de considerarse golpe de Estado el impeachment en contra de Dilma Rousseff y la revocatoria de mandato en contra de Nicolás Maduro, inclusive el juicio político que destituyó al expresidente Fernando Lugo, habría que admitir que estos países contemplan impúdicamente el golpe de Estado en sus propias Constituciones.

En nuestro país, se sabe, el artículo 225 de la Constitución autoriza al Congreso a enjuiciar no solo al presidente sino también al vice, a los ministros, a los miembros de la Corte, el fiscal general, defensor del Pueblo, contralor, subcontralor y a los miembros del TSJE. Pueden hacerlo por mal desempeño de sus funciones, por delitos cometidos en el ejercicio de sus cargos o por delitos comunes, al solo efecto de separarlos de sus cargos. También se sabe que los parlamentarios tienen discrecionalidad en las acusaciones siempre y cuando estas cuadren con las tres causales.

En Brasil existe la figura de “delito de responsabilidad” que más o menos se asemeja a “por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones” de nuestra Constitución, pero con la diferencia de que la Constitución brasileña tipifica cuáles pueden ser tales delitos: “los actos del Presidente de la República que atenten contra la Constitución Federal y, especialmente contra: I la existencia de la Unión; II el libre ejercicio del Poder Legislativo, del Poder Judicial, del Ministerio Público y de los Poderes constitucionales de las unidades de la Federación; III el ejercicio de los derechos políticos, individuales y sociales; IV la seguridad interna del País; V la probidad en la Administración; VI la ley presupuestaria; VII el cumplimiento de las leyes y de las decisiones judiciales”. Rousseff no está acusada de corrupción sino de atentar contra la ley presupuestaria.

En cuanto a lo que pasa en Venezuela, donde la ciudadanía se manifiesta en favor de la revocatoria de mandato de su presidente, la Constitución venezolana en su artículo 72 establece que “Todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables. Transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria, un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referendo para revocar su mandato”. Maduro adelantó que no permitirá un referendo.

Los mandatarios elegidos democráticamente cuentan con protección de la ley para desempeñar el cargo por el período establecido. Por más multitudinarias que fuesen las manifestaciones populares, no se los puede despojar de la investidura sin promediar el mandato y los mecanismos constitucionales para hacerlo, y por supuesto los conductos institucionales contemplados para el efecto.

Si una multitud, por ejemplo, irrumpiera en el palacio de gobierno y sacara al presidente de su despacho, o si un pelotón militar hiciera lo mismo o en cualquier otra forma no contemplada en las Constituciones de los respectivos países, estamos frente a un golpe de Estado.

Pero cuando la propia Constitución establece las condiciones que deben cumplirse para deshacerse de ellos, no es el caso. Es la democracia la que coloca estos mecanismos en las Constituciones con el fin de poner límites al abuso que se puede cometer en el ejercicio del poder

Las deslealtades, traiciones, abandonos y acomodos de los amigos políticos que se pasaron a la vereda de enfrente son gajes del oficio que no invalidan las iniciativas de revocatoria, impeachment y juicios políticos, a los cuales los demócratas de verdad deberán acostumbrarse, al menos si todavía pretendemos continuar en Estado de Derecho.

ebritez@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo