• HOY

    28°
    MIN
    36°
    MAX
     

    cielo claro

  • Miercoles 19

    26°
    MIN
    36°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 20

    24°
    MIN
    33°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Viernes 21

    23°
    MIN
    33°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Sábado 22

    24°
    MIN
    30°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Domingo 23

    21°
    MIN
    32°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 5.990

  • EURO 

    compra
    G. 6.530

    venta
    G. 6.850

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.420

    venta
    G. 1.540

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

13 de Agosto de 2018

 

Indignos e indignados

Por Jesús Montero Tirado

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) en el Preámbulo declara que todos los seres humanos, por el hecho de serlo, son iguales en “dignidad”. Inmediatamente ratifica la misma afirmación en el artículo primero: “Todos los seres humanos nacen iguales en dignidad y derechos y…”. Se refiere a la dignidad intrínseca, a la dignidad “ontológica”.

Pero la palabra “dignidad” tiene otras acepciones. Todas proceden de la misma raíz latina, dándole el sentido de digno, es decir merecedor de respeto, estima, honor, reconocimiento de su valor y mérito, etc.

Hay dignidad social, cuando la sociedad, por ejemplo, reconoce a una persona merecedora de un cargo o bien respeta a una persona o a una familia por su comportamiento vecinal o ciudadano.

La más importante de todas las clases de dignidad es la dignidad moral, porque depende exclusivamente del comportamiento personal y se vive desde lo más íntimo de la conciencia, incluso aunque los demás no la reconozcan si uno se encuentra con su propia dignidad y se respeta a sí mismo. Además es importante porque si no se respeta uno a sí mismo, no sabrá ni podrá respetar a los demás.

Cuando se pierde la dignidad moral, la persona sin dignidad es “indigna”, no merece estima ni respeto moral ni social, solamente le queda el respeto ontológico.

¿Por qué los corruptos son indignos y provocan indignación?

Corruptos son los que se aprovechan del poder público para beneficiarse ilegítimamente robando, legislando administrando para sus propios intereses en vez de hacerlo para los intereses del pueblo.

Los políticos y administradores con poder público han recibido dicho poder del pueblo para servirle trabajando en defensa y desarrollo del Bien Común y no del bien propio. Si alguien lo duda que lea los primeros artículos de la Constitución Nacional. Los que buscan el poder para enriquecerse y su propio bien se hacen y son “indignos” del poder que recibieron., además de ser “infieles” a la misión y confianza que se les dio.

Los corruptos, porque se apropian bienes o beneficios del Estado, de la ciudadanía, son ladrones; porque no cumplen la misión recibida son irresponsables; porque no responden a la confianza puesta en ellos son infieles.

Además reciben sueldos generosos, pagas extraordinarias, privilegios, oficialmente para que puedan cumplir mejor su misión, y en vez de servir a la ciudadanía la traicionan, en vez de trabajar intensamente para resolver los muchos y graves problemas de la población, dedican su tiempo preferencial al juego político para asegurarse poder en el presente y para las próximas elecciones.

Cuando nos acostumbramos a participar o a ver constantemente la corrupción, ésta termina pareciéndonos normal. Y minimizamos su malicia y gravedad con paliativos diciendo , por ejemplo, que “así es la vida”, que “siempre ha sido así”, que “en todas partes es lo mismo”, que “en otros países están peor”, etc.

Mientras los corruptos siguen robando y malversando, la tercera parte de los paraguayos vive en pobreza, hay hospitales que no tienen camas ni medicinas suficientes, escuelas que se desploman, jóvenes que emigran, inseguridad creciente. La corrupción es grave en sí misma (robo, infidelidad, irresponsabilidad, traición), pero sobre todo por sus consecuencias, entre otras porque destruye el Estado social de Derecho y la democracia republicana.

Ciertamente los corruptos son “indignos” de ocupar cargos públicos. Han perdido su dignidad moral y social, no nos representan y no son dignos de la confianza del pueblo, porque traicionan la misión que se les dio y al pueblo.

Son los indignos, que pretenden seguir ocupando cargos como si fueran dignos y quedar impunes, los que provocan indignación del pueblo.

La indignación es un sentimiento fuerte de enojo, rabia, rechazo ante actos o personas que contrarían descaradamente nuestros derechos. La indignación en estos casos es un valor, porque revela sensibilidad ética al rechazar el atropello a la justicia.

Es lógica la “indignación” del pueblo. Tanto más lógica cuanto que las instituciones obligadas a defender el orden, llámense Cámaras y Corte, parece que son cómplices de la corrupción más que defensores del derecho y la justicia. Que haya corruptos en los Poderes del Estado es grave, que las instituciones del Estado se laven las manos ante los corruptos es extremadamente grave.

jmonterotirado@gmail.com

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo