• HOY

    21°
    MIN
    32°
    MAX
     

    Nublado

  • Domingo 21

    21°
    MIN
    32°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo parcialmente nublado a nublado, vientos del noreste.

  • Lunes 22

    22°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del noreste. Chaparrones.

  • Martes 23

    22°
    MIN
    25°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado, vientos variables. Precipitaciones y tormentas eléctricas.

  • Miercoles 24

    20°
    MIN
    27°
    MAX
     

    Cálido, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Jueves 25

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    Cálido, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.840

    venta
    G. 5.980

  • EURO 

    compra
    G. 6.700

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.610

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

02 de Enero de 2018

 

Ni besos ni abrazos

Por Jesús Ruiz Nestosa

SALAMANCA. Ya sé que la política es el arte de gobernar y para lograrlo es necesario tener y poner en práctica una serie de habilidades como la de tender puentes con los demás, ser dialogante, tener habilidad para negociar y lograr acuerdos especialmente con aquellos que no comparten nuestra manera de pensar. A pesar de saber todo esto y entender cómo son las cosas, confieso que el “abrazo republicano” que se dieron Mario Abdo Benítez y el actual presidente de la república, Horacio Cartes, me causó una profunda decepción. No me esperaba que esto sucedería pocos días después de la contundente derrota que sufrió no tanto el candidato del presidente, Santiago Peña, sino el presidente mismo.

Las pocas palabras que trascendieron y fueron reproducidas por la prensa son más que expresivas. Tanto el uno como el otro hablaron de la “unidad del partido”, “100% de entendimiento”, “ahora somos todos Lista 1”. Creo que ni el uno ni el otro, ni el ganador ni el perdedor se han dado cuenta cierta de lo que significaron estas elecciones internas y los resultados que arrojaron. Lo que las bases expresaron con toda claridad fue su rechazo, no a un candidato, sino a una manera de gobernar que, de manera vergonzosa, hay que reconocer, ha sido la peor que hemos tenido desde tiempos inmemoriales. Y la alegría que expresó la ciudadanía, no sólo aquella partidaria del candidato ganador sino incluso la de otros partidos políticos, fue porque veía derrotada la corrupción, la prepotencia, la intolerancia, el desprecio hacia las instituciones y el ordenamiento democrático de la República.

La esperanza, que ahora se desvanece, de ver gente honesta en la función pública y los corruptos detrás de las rejas, fue la que sentimos muchos con la derrota de Horacio Cartes y el triunfo de Marito Abdo Benítez. A mucha gente escuché decir, presa de la euforia: “Por fin la gente aprendió a votar”, “Por fin logramos que los electores maduraran y eligieran con inteligencia”.

En las fotografías que publicó la prensa del actual presidente y del candidato a la futura presidencia aparecen más de dos personas. Están no solo ellos sonrientes, triunfantes. Hay muchas más. Atrás de ello aparecen González Daher, Raúl Fernández Lippmann, Jorge Oviedo Matto, José Ortiz, Carmelo Caballero y todo un ejército de corruptos que convirtieron la justicia en un estercolero, en un lodazal en el que se revolcaron sin pudor alguno jueces, fiscales, y otros administradores de la justicia. A todo esto el electorado colorado (y en cierta forma la ciudadanía toda también) le ha dicho no, que de esto es ya suficiente y que todos tenemos el legítimo derecho a aspirar a una vida mejor, donde tengamos la seguridad plena de que seremos protegidos por un Estado honesto.

Antes que el “abrazo republicano”, un término de connotaciones más bien negativas que positivas, nos hubiese gustado ver a Marito Abdo Benítez diciendo “NO” (así, con mayúsculas) a la candidatura de Horacio Cartes a la senaduría de la nación; “No” a la candidatura de González Daher a otro escaño de senador; “No” a la intervención de los gerentes de la tabacalera propiedad de Cartes en temas relacionados con el Gobierno; “No” a ministros que consideran de poca importancia la salud de la ciudadanía y juegan con ella; “No” a quienes negocian con la justicia; “No” a quienes se enriquecen de manera desvergonzada con el dinero del erario público; y un interminable “No” a los abusos que hemos sufrido en este periodo presidencial, sin olvidar los estropicios que nos dejaron los anteriores.

Es profundamente doloroso que esa esperanza que despuntó el pasado día 21 se haya esfumado con tanta celeridad. Aquella alegría ha desaparecido porque los políticos han comenzado a hacer su trabajo; han comenzado a tejer sus alianzas, a lograr aliados ya sea en el campo amigo como en el campo enemigo y, sobre todo, en este último.

Hubiésemos preferido ver a Marito darle el “abrazo republicano” a Santi Peña, aunque sea del Partido Liberal, antes que a Cartes cuyos antecedentes partidarios no conocemos, pero por lo menos en la fotografía habrían aparecido nada más que dos personas y no una multitud de indeseables. Pero la trágica historia de nuestro país seguirá repitiéndose viendo que cada vez se aleja más toda esperanza de redención. Así las cosas, no queremos ver ni besos ni abrazos “republicanos”.

jesus.ruiznestosa@gmail.com

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo