• HOY

    12°
    MIN
    26°
    MAX
     

    Despejado

  • Viernes 17

    16°
    MIN
    27°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo parcialmente nublado, vientos del noreste.

  • Sábado 18

    17°
    MIN
    31°
    MAX
     

    Fresco en las primeras horas, luego caluroso por la tarde, cielo parcialmente nublado a nublado, vientos del noreste.

  • Domingo 19

    12°
    MIN
    22°
    MAX
     

    Cálido a fresco, cielo mayormente nublado, vientos variables, luego moderados del sur. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Lunes 20


    MIN
    14°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sur. Precipitaciones dispersas.

  • Martes 21


    MIN
    13°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sureste. Precipitaciones dispersas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.600

    venta
    G. 5.790

  • EURO 

    compra
    G. 6.400

    venta
    G. 6.800

  • PESO 

    compra
    G. 160

    venta
    G. 230

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.410

    venta
    G. 1.520

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

14 de Junio de 2018

 

Renuncia y juramento perdidos en lontananza

Por Marcos Cáceres Amarilla

¿Qué será del cartismo, sus acólitos y propagandistas en el caso que, como parece inevitable, su principal y único líder queda al margen del sistema político, sin ningún cargo y con muchos enemigos?

¿Qué será de los dirigentes que se casaron con el cartismo, casi todos ellos por interés y conveniencia coyuntural? ¿Se irán, como vaticina la mayoría, detrás del nuevo portador de la lapicera?

Los personajes todopoderosos que, hasta ahora, miran por sobre el hombro al resto de los paraguayos de a pie y pretenden dar cátedra de moral, de lo que es bueno y malo, como Gustavo Leite, José Ortiz, Luis Canillas y otros héroes... ¿desaparecerán cual fenómeno gaseoso natural? ¿O se mantendrán entre bambalinas, sostenidos por el interés del patrón?

La actual administración del Ejecutivo termina su periodo constitucional a los trompicones, con disgusto de quien está al frente, que hace rato quiere irse y no lo dejan, evitando que, como despedida, viole la Constitución.

No puede decirse que la gestión del mandatario y su equipo haya sido un desastre total ni que deje como herencia, por ejemplo, una grave crisis económica. Pero tampoco da para jactarse ni tirar bombas de estruendo al cielo.

Un gran déficit de esta administración fue su total desapego a la institucionalidad, algo cuyas consecuencias negativas tal vez no se aprecia en su real dimensión.

Es como si este equipo que tomó el poder se hubiese empeñado en demostrar que podían gobernar el país prescindiendo de las normas democráticas. Ese manejo de la administración pública hubiera tenido sentido si se trataba de una dinastía en la que las reglas las iban dictando a su antojo cada uno que ocupara el poder.

En una democracia, lo esperable es que se respeten las leyes, que son las mismas para todos, de tal manera que cada gobernante que asuma no sucumba a las mismas tentaciones y tenga como excusa que su antecesor no se atuvo a la legalidad constitucional.

El paso de Horacio Cartes por la presidencia deja además el precedente de un gobierno colorado que prescindió casi totalmente del partido para gobernar. Consiguió ajustarlo a su medida para que no lo moleste. Al punto que, más que una Asociación Nacional Republicana, pareció una asociación nacional cartista.

Cuando inició su mandato, Cartes pretendía, en primer lugar y según sus propias palabras, “ser el mejor presidente de la historia del Paraguay”. En segundo lugar, quería retirarse, culminada su gestión, con la satisfacción del deber cumplido.

Si cumplió su primer anhelo, tal vez no hará falta esperar algunas décadas a que alguien escriba la historia para concluir que expectativa y realidad se alejaron bastante.

Y lo de retirarse con satisfacción... es evidente que, a esta altura, lo único que le importa al mandatario es prenderse como garrapata a un cargo que lo blinde, que lo deje con algún poder para evitar lo que pueda caerle encima. Es consciente de que hay demasiado que explicar sobre los negocios montados desde el poder y sobre los beneficios a los “amigos” y a sí mismo.

Sabe que no será lo mismo fuera del poder. Que lo que no pudo imponer estando en la cúspide, mucho menos lo podrá hacer después.

Se fue sin haberse ido aún. Su desesperación por la senaduría es, a medida que transcurren los días, directamente proporcional al rechazo que genera esa pretensión.

No se resigna a volver a su estado anterior, pero ¿cuánta gente vendría a manifestarse ahora a su favor? ¿Cuántos de sus fieles lo seguirán siendo dentro de un par de meses?

Son preguntas que lo deben tener rumiando mientras hace y deshace planes para una renuncia y un juramento que ve cada vez más lejanos.

mcaceres@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo