• HOY

    25°
    MIN
    25°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Viernes 26

    23°
    MIN
    31°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Sábado 27

    22°
    MIN
    27°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Domingo 28

    19°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Lunes 29

    18°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Martes 30

    17°
    MIN
    26°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.110

    venta
    G. 6.310

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.110

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 170

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.490

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

14 de Enero de 2019

| EL PARAGUAY ESTÁ POR CUMPLIR 30 AÑOS DE DEMOCRACIA ININTERRUMPIDA

Hay un antes y un después del 22 de diciembre del 92

Por Hugo Ruiz Olazar

Hay un antes y un después del descubrimiento de los Archivos del Terror en el Paraguay, define el juez que dirigió el operativo el 22 de diciembre de 1992, José Agustín Fernández. En esta entrevista, rememora el acontecimiento y señala que la libertad se impuso a los autoritarios.

–¿Qué cargo desempeña hoy en el Poder Judicial?

–Soy miembro del Tribunal de Apelación en lo Penal, segunda sala, y director del Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los Derechos Humanos, lo que se conoce popularmente como el Archivo del Terror. Eso está en el Museo de la Justicia, en la planta baja del Palacio de Justicia.

–Cómo se encontraron esos archivos...

–Esto comenzó con un pedido de habeas data presentado por (el ex preso político) Martín Almada. La figura del habeas data fue introducida por la Constitución del 92. Quería saber por qué lo detuvieron y por qué estuvo preso dos años. Nunca le habían dicho la causa de su detención. Yo pedí informe a la policía. Esta dijo que no había documentos y que todo habría desaparecido con el Golpe del 2 y 3 de febrero (1989). Estábamos a tres años y medio de ese hecho. Almada dijo que iba a encontrar la forma de demostrar la existencia de los documentos y uno de esos cálidos días de fin de año, el 22 de diciembre de 1992 –estaba cerrado ya el Parlamento, funcionaba la Comisión Permanente–, me dijo que nos encontraríamos en un sitio. Previamente habíamos establecido una especie de contacto en la seguridad de que los teléfonos eran controlados. 

–El sistema de la dictadura todavía permanecía intacto...

–Totalmente. Eso se sabía. Se montó guardia ya la noche anterior. Se había filtrado que en ese lugar donde íbamos a hacer el allanamiento estarían los documentos. Sin embargo, yo desconocía eso. Voy hasta lo que en ese momento era el Departamento de Producción de la Policía. Me esperan ya periodistas, fotógrafos, gente vinculada a las víctimas. Me recibe un policía. Yo le digo cuál es mi cometido, que estaba en busca de documentos del caso Martín Almada. Él (policía) me dice que teníamos que esperarle a su jefe. Eso me enervó. Le dije que yo estaba investido de la autoridad que me otorgaba la ley. Le ordené que me abra. Dudó. “Yo quiero esperarle al jefe”, dijo. “No”, le dije enfáticamente. Allí recién cedió. Entramos en el lugar. La prensa jugó un papel trascendental. Eso está filmado. Eso se puede ver en YouTube, en cualquier medio. 

–¿A qué hora fue? 

–A las 10 y media de la mañana empezamos el procedimiento. Subimos a un primer piso. Encontramos una pieza llaveada. Trajimos un cerrajero. Rompimos el candado. Abrimos la puerta y nos percatamos de que éramos protagonistas de un hecho singular, trascendental para la historia del Paraguay y no solamente del Paraguay sino de esta parte de América del Sur...

–¿Qué es lo primero que le llamó la atención al ver esa escena? 

–Estaban libros tirados por el piso, entre ellos, “El General Comerciante” de Domingo Laíno. Alzo algo y encuentro una ficha, la ficha de los hermanos (desaparecidos) Ramírez Villalba, fotos, todo lo que uno alcanzaba a alzar, notaba que era directamente vinculado a las violaciones de derechos humanos de lo que tanto se hablaba. Como estaba la prensa transmitiendo en directo, nosotros teníamos que tomar la decisión trascendental. Yo ingreso, veo lo que hay ahí. Yo tenía un custodio, mi secretario, mi actuario y un ordenanza. Pedí la colaboración del juez del Crimen de turno. Yo era el juez del habeas data de una garantía constitucional. El juez del Crimen era Benítez Riera. Él acude. También acude el fiscal de turno. Acude otro fiscal que estaba también de turno conmigo, Guido Melgarejo, el fiscal Claudio Pereira, en fin, ordeno que esos documentos se traigan al Poder Judicial. Trabajamos casi 12 horas y esos documentos fueron traídos al primer piso del Poder Judicial.

–Todo (ese pasado) estaba registrado...

–En realidad, el sistema se desnudó con eso. La policía represiva, la policía política, incluso su vinculación con el lado militar estaba demostrado. Y la Operación Cóndor, no solamente la vinculación nacional sino la vinculación latinoamericana era evidente...

–El tráfico de prisioneros...

–Cuando eso se hablaba todavía de manera superficial del Operativo Cóndor. Este archivo contiene la documentación más importante que revela esa Operación, ese derecho penal subterráneo en el que se intercambiaba información, se intercambiaban prisioneros, se hacían desapariciones forzadas, se hacían controles, en fin, una macabra organización en la que estaban involucrados los gobiernos, los regímenes militares de turno en ese momento en el que no había tratados de extradición, no había derechos sino, sencillamente, había que eliminar a alguien y, prueba de ello, tenemos 30.000 desaparecidos en la Argentina, aquí nosotros casi 500. Entonces, definitivamente ese método, esa sistemática violación de derechos humanos está directamente demostrada.

–¿Cuál fue su actitud? 

–Realmente una mezcla de sentimientos. En ese momento a uno le hacía temblar. Yo por mi juventud, por la magnitud que yo estaba de pronto dimensionando ante qué cosa estaba. Le veía a Martín Almada llorando, riendo, toda la gente emocionada, revisando documentos, llorando, en fin, era un momento de emoción desbordante, esa mezcla agridulce de dolor y también de alegría, de ver que por fin la gente ve resplandecer la verdad (...). A partir de ahí empieza un ida y vuelta con el poder. Al día siguiente, a la mañana me llama el presidente de la Corte (José Alberto Correa), a quien le había llamado el presidente de la República, el general Andrés Rodríguez, pidiéndole que esos documentos no sean ventilados. Pero eso ya era imposible. La ciudadanía, el pueblo ya eran dueños de esos documentos, a partir del modo de su hallazgo. A partir de allí ya era un camino sin retorno. 

–Estos documentos sirvieron para incriminar y condenar a varios, policías sobre todo...

–Totalmente. Esa camarilla policial, desde Pastor Coronel a Sabino Augusto Montanaro, incluso Stroessner, en su momento, ya había sido decretada su detención. Lo que estos documentos demostraban era esa autoría mediata en que había un órgano, un sistema de poder en el que la información y las decisiones, necesariamente venían de arriba. El Operativo Cóndor demuestra eso. De pronto, personas que habían desaparecido en la Argentina de repente aparecían detenidas acá en el Paraguay. Ahora incluso tenemos restos óseos de personas que desaparecieron en otro lugar y aparecieron en el Paraguay. Hay un proceso en la Argentina que culminó hace un tiempo. En esos procesos aportamos muchísimos volúmenes (...) Hay un antes y un después en el Paraguay a partir del hallazgo de los Archivos del Terror. (...). En estos días se discute mucho lo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El elemento central que sirvió para que el general Rodríguez reconozca la competencia de la Corte Interamericana fueron estos archivos, y lo hizo 20 días después del hallazgo de estos documentos.

–¿Cuántos fueron condenados? 

–Paraguay tal vez no tiene una lista larga de condenados. Sin embargo, los que tenían que haber sido procesados sí fueron procesados acá en Paraguay. Pero, cuáles son los frutos de este Archivo. Por unanimidad, el Congreso decretó como Día de la Dignidad Nacional el 22 de diciembre. El Paraguay es el único país en donde ni siquiera se intentó hablar de una ley de amnistía, de una ley de perdón. Sin embargo, somos testigos de que ocurrió tal cosa en Chile, en Argentina, sin embargo en Paraguay no, porque esos documentos crearon esa cultura en contra del autoritarismo. Acá no se discute en materia de derechos humanos que la dictadura de Stroessner fue realmente una dictadura atroz y tenebrosa. Y eso se patentiza con estos documentos de los Archivos del Terror... Uno tiene que conocer su pasado. Quien no conoce su pasado no puede proyectar un presente y ni siquiera un futuro. Definitivamente, para que no se olvide, estos documentos son fundamentales. Pero también para que nunca más suceda. Este lugar (el Museo de la Memoria) es un Santuario de los derechos humanos. Nosotros formamos parte del Grupo Memorias del Mercosur, y en donde resaltamos justamente estas tareas para que este tipo de hechos no se repitan. La UNESCO declaró estos documentos como parte del Patrimonio de la humanidad.

–Su opinión sobre el hecho de que el Ejecutivo actual esté hoy en manos de un nacido en el seno de la dictadura. ¿Qué significa? 

–Yo hice realmente un seguimiento bastante crítico de eso. En su momento, hace algunos años incluso había leído en un medio de comunicación un mea culpa del actual Presidente de la República respecto a las violaciones de derechos humanos, porque aquí eso es innegable. El Gobierno de Stroessner se aplazó en los derechos humanos y nosotros, no importa que el Gobierno sea de derecha, de izquierda, no podemos permitir que esas atrocidades se repitan, y los ejemplos están aquí. Y este gobierno tiene que respetar eso. Definitivamente, los derechos humanos tienen que ser también un puntal de su política de Estado.

–Acá no hay rencores, por eso lo eligieron. Nadie le preguntó de qué origen era para votarlo...

–Hay que respetar la voluntad democrática expresada en las urnas, pero lo que no tenemos es permitir que esos errores se repitan. Yo creo que el más interesado es el Presidente de la República. Yo leí en su momento las reflexiones que él hacía sobre esto. Porque esto es innegable. El Operativo Cóndor, ese Mercosur del Terror, de eso formaba parte el Paraguay, y eso para este tiempo es totalmente insostenible. Yo creo que uno de los puntales de su política tiene que ser el respeto irrestricto a los derechos humanos. Y eso se trasunta en políticas penitenciarias, en una policía no como la de hace 30 años. La policía no se aggiornó. La gente le culpa mucho al Poder Judicial pero gran parte de la problemática que tenemos es la policía que, definitivamente, necesita reformarse. Hay cada vez más corrupción en las esferas policiales. Ellos son los primeros que llegan al lugar del hecho, y contaminan la escena y contaminan los procesos. Por allí tiene que empezar. Un puntal en materia de derechos humanos del Gobierno de Mario Abdo Benítez tendría que ser eso, reformar la policía nacional porque eso realmente está absolutamente infestado.

–Algunos analistas le ponen grados, niveles a las democracias. Hay nuevas dictaduras con fachada democrática, como antes...

–Como Venezuela. Yo creo que nosotros tenemos mucho camino todavía por andar. Económicamente mostramos mucha mejoría pero en lo social creo que es nuestra gran deuda todavía. Salud, fundamentalmente educación... Acá hay que educarle al pueblo y esa educación implica que desde chico entiendan lo que son los derechos humanos. Eso implica no violencia familiar, no violencia de género, en fin... Es allí donde debe darse ese énfasis...

holazar@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo