15 de Mayo de 2009

| CAUSAS LEJANAS, HECHOS CERCANOS

La gesta de mayo

La independencia paraguaya, una de las primeras realizadas en suelo americano, tuvo ribetes particulares, que la hicieron diferente a las demás. No fue traumático, pero así también, fue un acontecimiento realizado para –casi– no cambiar nada, por obra y gracia de uno de los que se hicieron de cargo del resultado de la gesta: el dictador Francia. Por otra parte, como siempre ocurre en el Paraguay, la revolución de 1811 fue una cuestión familiar. Todo ocurrió entre hermanos, primos y tíos.

La independencia de los Estados Unidos de América, la Revolución Francesa, la Revolución Industrial, la emergencia del liberalismo como sistema económico e ideología política, la invasión francesa a España, el traslado de la Corte portuguesa al Brasil, entre otros acontecimientos, fueron el caldo de cultivo de la emancipación nacional y de la mayoría de los países americanos.

Treinta y cinco años antes, el 4 de julio de 1776, los trece estados unidos de Norte América suscribieron una declaración de independencia de Inglaterra, basada en sólidos principios que fue toda una incitación a la emancipación de los demás países de sus respectivas metrópolis (España y Portugal) y a los franceses a derrocar el absolutismo monárquico y llevar adelante una de las más profundas revoluciones que se dieron en la historia de la humanidad.

LOS PROLEGÓMENOS

Los hechos históricos que dispararon la decisión de los países americanos de emanciparse de la metrópoli española fue, sin dudas, la invasión napoleónica a la Península Ibérica. El hecho de que la metrópoli estaba ocupada en defender su territorio de dicha invasión le llevó a no poder evitar que en suelo americano surgieran focos independientes que no tuvieron más adversarios que las escasas fuerzas militares que defendían las colonias contra los hipotéticos ataques de potencias extranjeras.

Cuando ello sucedió, como el caso de los ingleses, no solo las fuerzas españolas en América defendieron las colonias continentales, sino los propios americanos, como el caso de las invasiones inglesas al Río de la Plata, donde varios paraguayos se destacaron en la defensa de Buenos Aires y Montevideo.

METRÓPOLI DEBILITADA

Los numerosos problemas que tuvo que afrontar España, a lo largo de siglos, fueron transformando ese antaño poderoso imperio en un estado incapaz de defender sus dominios ultramarinos. La falta de una flota naval importante ni poderío militar, no fue óbice para que, paradójicamente, mantuviera sus posesiones más que otros imperios de la época. Tal vez el hecho de ser un imperio en plena decadencia hizo que ningún adversario se preocupara en molestarle, pues no representaba ninguna amenaza para ninguna de las demás potencias. Además, en todos los conflictos en que se metió, fue llevando las de perder.

CAMBIOS BUMERÁN

Por otra parte, las reformas llevadas a cabo en América, para tratar de fortalecer las colonias para beneficio de la metrópoli, dejaron configurado un continente con países –gobernaciones, virreinatos– capaces de manejarse administrativa, económica y militarmente ante cualquier peligro externo. Uno de los resultados de esas reformas fue la creación del virreinato del Río de la Plata.

Estos cambios, que si bien lograron aumentar los recursos económicos del imperio español, ocasionó reacciones en América, que se sumaron a viejas ideas libertarias (las comuneras), que cada tanto emergían haciendo temblar los cimientos del imperio. Esas razones económico-financieras fueron las que pesaron, con mayor fuerza, en la idea de la independencia americana.

Derivación de la creación del virreinato del Río de la Plata fue el crecimiento del comercio bonaerense, convirtiendo la ciudad de Buenos Aires en un importante centro de actividades intelectual y periodística, lo que ayudó a la difusión de las ideas “peligrosas” para el mantenimiento de la colonia española, ayudando a la difusión de las ideas que llevaron a despertar la conciencia y el orgullo nacionales en las colonias.

LOS HOMBRES INOPORTUNOS

Así como España pasaba un momento de debilitamiento generalizado, así también tuvo los reyes menos apropiados para esos momentos. Carlos IV, sin la lucidez y la energía necesaria para afrontar tan críticos acontecimientos: Los enfrentamientos con la Francia revolucionaria, luego con Napoleón, iniciándose una serie de conflictos que culminaron con su abdicación en su hijo Fernando VII. Todo en marco de los conflictos como el motín de Aranjuez, la invasión napoleónica, la masacre del 2 de mayo de 1808, etc.

El hombre fuerte de Europa, Napoleón Bonaparte, obligó a Fernando a devolver la corona a Carlos IV y, este, a su vez, a entregar el trono español a José Bonaparte, aunque el reinado de este no fue aceptado por el pueblo español, lo que provocó la guerra de la independencia organizada por los nacionalistas y liberales españoles, que trasladaron las cortes a Cádiz, y juraron La pepa, la constitución liberal española, que pretendió, tardíamente, dar autonomía al criollismo americano.

Tarde, porque el criollismo americano ya venía cuestionando las distintas propuestas que se daban en la metrópoli, sean estas absolutistas, francófilas o constitucionales y empezaron a plantearse la creación de estados republicanos, liberales e independientes.

Algunos focos reaccionarios (entre los que nos encontrábamos) tentaron oponerse, pero sin éxito, por lo que, como en nuestro caso, no tuvimos otra alternativa que la de constituirnos en estado soberano, aunque para lograr la república tuvo que pasar un largo y sangriento proceso de más de medio siglo.

UNA GESTA FAMILIAR

Los sucesos de la noche del 14 y la madrugada del 15 de mayo de 1811 fueron realizados por un grupo de veinteañeros, casi todos parientes entre sí, o, por lo menos, compueblanos o comarcanos.

Cuando en el Río de la Plata fueron conocidos los hechos ocurridos en España, la primera reacción fue la lealtad a la metrópoli, pero la cautividad de Fernando VII, la discutible legitimidad de los organismos creados para la administración política de las colonias y su también discutible autoridad sobre las mismas, crearon serios problemas en esta parte del continente.

La consecuencia fue la revolución bonaerense, aunque con la oposición de la Banda Oriental y el Paraguay.

Los protagonistas de aquella fausta epopeya, por un lado, fue el gobernador Bernardo de Velasco y Huidobro; por el otro, un numeroso grupo de bisoños oficiales, a quienes curiosamente unía no solo la carrera de las armas, sino también lazos de parentescos y de vecindad.

Esas razones habrán pesado a la hora de realizar la conspiración contra el poder colonial.

El líder de la revuelta fue Fulgencio Yegros, secundado por sus hermanos José Agustín, Antonio Tomás y José Antonio Yegros. El otro adalid revolucionario fue Pedro Juan Caballero con sus hermanos Agustín y Pedro Antonio. También pariente suyo fue fray Fernando Caballero, vecino de Tobatí, como los primeros, y tío de Gaspar Rodríguez de Francia, quien, a su vez, era pariente de los Yegros y cuñado de Mariano Larios Galván, uno de los doctrinarios de la revolución.

Juan Bautista Rivarola era cuñado de Juan Bautista Acosta, otro de los próceres, y sobrino de Manuel Atanasio Cavañas, prestigioso jefe militar de la época. Otros hermanos fueron Vicente Ignacio Iturbe, José Martín y Juan Manuel Iturbe, oriundos de San Pedro de Ycuamandyyú, de donde también era Carlos Argüello. Por su parte, doña Juana María de Lara viuda de Díaz de Bedoya era madrastra de Ventura Díaz de Bedoya, también prócer de la independencia, pero olvidado por su postura porteñista.

En otras palabras, todo ocurrió entre primos y hermanos. O sea, una cuestión de familia.

surucua@abc.com.py
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar