30 de Noviembre de 2014

| FRONTERA RADIACTIVA

Paraguay en medio de una maraña de demagogia e intereses creados

Por Armando Rivarola

Hace menos de un mes, un hecho fortuito que en otras circunstancias no habría tenido consecuencias más allá del ámbito local puso en marcha una “reacción en cadena” –valga la expresión– que llega hasta nuestro país. Una explosión en los depósitos de una fábrica química en Córdoba indirectamente precipita los planes de desarrollar un polo nuclear en Formosa, en la frontera con Paraguay.

El 6 de noviembre a las 20:30, cuando la mayoría de los habitantes de Córdoba capital ya se acomodaba en sus casas después de la jornada laboral en un día hábil cualquiera, la ciudad se sobresaltó por una estampida que se escuchó a más de 10 kilómetros de distancia. La fábrica de la empresa Raponi Industrial Química SRL en el barrio Alta Córdoba voló por los aires.

Allí fuimos una semana después. Las calles seguían acordonadas con cintas de seguridad y la circulación continuaba restringida por la Policía. Vidrios, ventanas y techos del vecindario seguían rotos, lentamente la gente comenzaba recién a volver a la normalidad. Una mujer murió en el accidente, más de 60 resultaron heridos, los daños materiales fueron cuantiosos, pero no era esa la razón de nuestra presencia en el lugar.

En un amplio predio industrial a pocas cuadras del sitio está “La Atómica”, como se la conoce popularmente en Córdoba a la planta de Dioxitek, proveedora del 100% del dióxido de uranio que utilizan como combustible todas las centrales y reactores nucleares de Argentina.

Desde 1994, época en que Dioxitek funcionaba todavía con el nombre de Complejo Fabril Córdoba, la Municipalidad reclama su traslado por incompatibilidad con la ordenanza 8133 de “Uso de Suelo”, al encuadrarse dentro de las actividades que “por su tipo, tecnología, procesos y/o escalas o magnitudes producen situaciones de riesgo o inseguridad inminente sobre el entorno por explosiones, combustibilidad, inflamabilidad o toxicidad”.

En 2012 se le dio un “último plazo” de un año y medio, que se venció en julio de este año, pero volvieron a concederle una prórroga de seis meses por pedido de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), dueña del 99% del capital accionario de la compañía.

Probablemente le habrían extendido el plazo una vez más, pero la explosión lo cambió todo. Si un accidente en un pequeño taller provocaba semejante conmoción, estremecía solo imaginar lo que hubiera ocurrido si explotaba “La Atómica”, como se teme hace años. Nadie quiere cargar ese peso sobre sus espaldas. A primera hora del lunes 10 de noviembre, se procedió a la clausura definitiva de Dioxitek.

“Una puñalada”

La reacción de la CNEA y del Gobierno argentino no se hizo esperar. Se dijo que la decisión del intendente radical Ramón Javier Mestre era una “puñalada al corazón del programa nuclear argentino” y vaticinaron serios problemas en la operación de las centrales nucleares y en la provisión de radioisótopos para uso médico.

Desde la Municipalidad contestaron que se le había dado todo el tiempo que le pidieron y que no habían mostrado ni siquiera indicios de la existencia de una verdadera voluntad de trasladar la planta. La medida, según ratificaron, es irreversible.

En lo que respecta a Paraguay, la importancia del hecho radica en que la clausura de Dioxitek en Córdoba debería acelerar el plan de reubicarla en Formosa, que aceptó el emplazamiento en su territorio luego de rechazos sucesivos en varias localizaciones en la misma Córdoba, en Mendoza y en La Rioja.

Julio de Vido, poderoso ministro de planificación y obras públicas durante toda la era Kirchner, convenció al gobernador Gildo Insfrán de instalar en su provincia no solo Dioxitek, sino todo un “polo industrial y tecnológico”, es decir, un complejo atómico, que incluye la construcción de un reactor nuclear Carem de 150 MW.

El Carem (Central Argentina de Elementos Modulares) es un tipo de central nuclear desarrollado en Argentina. Se está construyendo el primer prototipo de 25 MW en el complejo atómico de Lima, en la provincia de Buenos Aires, y existe la idea de poder exportarlo a otros países. El “showroom” estaría en Formosa, frente a Paraguay.

De Vido le puso incluso cifras. Declaró que Argentina invertirá 31.500 millones de dólares en su programa nuclear en los próximos diez años, un monto que seguramente les hará brillar los ojos a muchos formoseños y a no pocos paraguayos.

Realidad y fantasía

De acuerdo con la información oficial, la Dioxitek de Formosa se construirá en un predio de más de 100 hectáreas, con 16.600 metros cuadrados de superficie cubierta, y sostendrá la reactivación de todo el programa nuclear argentino con una producción de 460 toneladas de dióxido de uranio al año, no tres, como erróneamente publicamos en esta serie, sino cuatro veces mayor que la de Córdoba, que tiene una capacidad nominal de 120 toneladas anuales.

Son datos bastante impresionantes, pero el hecho es que, en la práctica, todavía no se ha invertido ni un dólar ni se ha puesto un ladrillo en el proyecto, pese a la supuesta urgencia que deberían tener, ya que se estima que su instalación demandaría no menos de dos años, durante los cuales, por el cierre en Córdoba, las centrales se quedan sin combustible, salvo que lo importen.

De Vido afirma que destinarán 31.500 millones de dólares, pero es sabida la situación financiera que atraviesa Argentina y, por lo demás, el funcionario habla de diez años, cuando falta un año para las elecciones, en las que los pronósticos no favorecen a este gobierno.

La cifra en sí misma no parece tener demasiado sentido, lo que la hace dudosa. A modo de comparación, Yacyretá, con todos sus atrasos, sus exorbitantes cargas financieras y la enorme corrupción que la ha caracterizado, costó aproximadamente 30.000 millones de dólares y tiene una potencia de 3.000 MW, el doble de todas las centrales nucleares argentinas juntas.

De hecho, en casi setenta años del programa nuclear argentino, iniciado a fines de los años cuarenta, todo el parque atómico genera poco más del 6% de la energía producida en el país. Se calcula que si se concretaran todas las obras proyectadas, se podría incrementar la participación al 9%. ¿Se justifica invertir 31.500 millones de dólares para eso?

Probablemente mucho quedará en los discursos y poco en los hechos, lo cual no impedirá que se gaste una cantidad considerable de millones de dólares en obras e instalaciones inconclusas o mediocres, que quizás no sirvan para generar energía, pero sí para obtener votos y llenar bolsillos. Llamativamente, un estudio que se había hecho sobre el traslado de Dioxitek estimaba que el costo sería de 32 millones de dólares. Hoy ya se habla de 400 millones.

Paraguay

En medio de todo esto está Paraguay, que no tiene nada que ganar con este plan y sí muchísimo que perder.

Argentina pretende alegar que Dioxitek es una simple planta química y que, por ello, Paraguay no puede vetar su emplazamiento, pero eso es falso.

En primer lugar, sus propias autoridades regulatorias la consideran una instalación nuclear, lo que habilita a nuestro país a exigir el cumplimiento de las convenciones internacionales en la materia.

En segundo lugar, Argentina llevó hasta La Haya el caso de la planta de Botnia en el río Uruguay, por lo que no le podría negar a Paraguay derechos similares en una cuestión mucho más compleja y peligrosa que la producción de celulosa.

Nuestro país no puede permitir que esto se lleve adelante a sus espaldas y sin consideración de sus intereses y de su seguridad.

Enviado especial a Córdoba
arivarola@abc.com.py

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo