• HOY

    23°
    MIN
    34°
    MAX
     

    Parcialmente Nublado

  • Martes 25

    22°
    MIN
    27°
    MAX
     

    Cálido, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y tormentas eléctricas.

  • Miercoles 26

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    Cálido, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Jueves 27

    22°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Viernes 28

    24°
    MIN
    36°
    MAX
     

    Caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del norte. Precipitaciones dispersas y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Sábado 29

    23°
    MIN
    36°
    MAX
     

    Caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del norte. Precipitaciones dispersas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.700

    venta
    G. 5.890

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.310

    venta
    G. 1.410

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

03 de Febrero de 2013

| FÚTBOL

Albijuniors con garras

Por Victor Miranda Rojas

Son estrellas incipientes del fútbol paraguayo. Uno tuvo que dejar su hogar para luchar por sus sueños; otro tuvo —y sigue teniendo— el apoyo incondicional de su familia, especialmente el de su madre. Sus caminos se encontraron en el club Libertad y luego en la Albirroja Sub-20. Con sus hazañas hicieron vibrar a la hinchada paraguaya. Ellos son Ángel Cardozo Lucena y Juan Marcelo Toto Villamayor Cañete.

La afición bautizó a los jugadores de la Sub-20 como albijuniors con garras, los leoncitos guaraníes y un montón de elogios que han sido ganados a fuerza de sudor, lucha y mucho empeño. De entre todos, dos nombres que sonaron fuerte fueron Ángel Cardozo Lucena y Juan Marcelo Villamayor, conocido como Toto o “mascota”, por ser el más pequeño en estatura de todos los albirrojitos, que ya tienen el pase para participar en el Mundial Juvenil de la FIFA, en Turquía. Aquí nos cuentan parte de su historia personal, que es muy diferente, pero a la hora de jugar se olvidan de todo y le ponen garra a todo lo que hacen.

El fútbol que transformó una vida

El que es bueno con la pelota y tiene la posibilidad de demostrarlo experimenta una transformación total, como Ángel Cardozo Lucena, que tiene un presente de ensueño. Tiene los pies en la tierra, porque antes de preferir un buen automóvil tuneado, anhela poder construir una casa para su madre.

“Soy de Santa Rosa, Misiones. Me inicié en el (club) 19 de Marzo, de San Ignacio; después pasé al 31 de Julio, de ahí vine a la Selección Sub-15. Luego pasé a Libertad y después a Rubio Ñu”, dice a modo de presentación este chico de 18 años.

“Luché mucho. Vine solo a Asunción. Como cada jugador, hay que sacrificarse como se dice y,  bueno, ahora estoy disfrutando de ese sacrificio. Estar aquí en la Selección no tiene precio. Ahora, a disfrutar y lo que me toque jugar, a aprovechar al máximo”, revela este chico que no se olvida de la gente que lo ayudó en su recorrido, como el doctor Agustín Chaparro, “que es como un padre para mí, que me ayudó mucho, al igual que Carlos Guirland. Vine a la capital con toda la ilusión de jugar en Primera y se me dio; estoy jugando en Rubio Ñu y estoy muy feliz por eso”.

De los primeros tiempos en la capital, cuando tenía 14 años recuerda que jugando en el club Libertad le daban viático, comida y le pagaban los estudios. Pese a ello, reconoce que al principio le costó adaptarse a otra vida, ya que nunca antes se había desprendido de su familia, que le enseñó el valor del trabajo.

“De chiquito hacía de todo en casa; ayudaba a llevar a las vacas, a darles de comer a los chanchos, y todo eso. Mi abuelo tenía animales y yo ayudaba. Son muy lindos recuerdos. Pero ahora la ayuda es diferente, porque yo con mi trabajo de futbolista ya aporto también a la familia, y lo primero que pienso hacer es construirle una casa a mi mamá, Elisa”, comenta, sin olvidar a su padre, Carlos.

De gustos sencillos, Lucena se declara fanático de la milanesa con jugo de naranja y del cantante Mario Luis, “un argentino que canta música romántica y algunas rítmicas también”, cuenta el joven nacido el 19 de octubre de 1994.

A Turquía, con la “mascota”

Sus compañeros le dicen la “mascota”, por ser el más pequeño del grupo, pero al registrar ante Ecuador el gol de la clasificación al Mundial Juvenil de la FIFA, Turquía 2013, Juan Marcelo Villamayor Cañete (nacido el 29 de marzo de 1994) se transformó en un gigante. El joven luqueño, que juega en Libertad, tenía una espina clavada que se la sacó con su gran anotación.

El pequeño de 1,60 m de estatura fue elegido mejor futbolista y fue el goleador del torneo de las Divisiones Inferiores del año pasado, actuando por el “Guma”. Se adjudicó por partida doble el premio ABC Joven 2012 y, como no pudo acudir al acto de entrega de premios, su orgullosa madre (Patricia Raquel Cañete de Villamayor) acudió a nuestro diario para retirar los dos trofeos.

Juan quería jugar, ya no soportaba “calentar” banco durante mucho tiempo. Un día antes le dijo en son de broma a un dirigente: “Decilena al profe para que me ponga”, porque el chico tenía ganas de tomarse revancha, ya que en la fase regular frente a Chile una pelota que perdió terminó en el gol de la victoria trasandina (3-2).

El domingo anterior, Villamayor se relamía por jugar, hacía a “toda bala” su entrada en calor con sus demás compañeros alternos, esperando un llamado de Víctor Genes, el entrenador de la Sub-20. Cuando esto se produjo, el ofensivo se acercó sonriente y su estratega le dijo: “No entres a hacer macana”, por lo que Juancito le mencionó: “Esta vez voy a marcar un gol”. Y cumplió; lo primero que hizo fue buscar una cámara para expresar su alegría a su mamá y dedicarle la conquista.

Para Villamayor, el 2012 fue un año fantástico. “Fui goleador del campeonato, marcando 23 goles para la Sub-18 de Libertad y tres en la Reserva”, dice este chico que asegura que su característica es “pegarle al arco; tengo un buen manejo del balón, que me sirve mucho. Soy mediapunta. Me inicié en la escuela de fútbol de Libertad y ojalá pueda debutar en la Primera allí”.

Toto es de Luque, vive en el barrio Las Palmeras, cerca de la Conmebol y, además de entrenar duro para llegar alguna vez a la Selección de fútbol de mayores, se dedica a los estudios; acaba de terminar el colegio y pone el ojo en las aulas de la universidad: “Quiero seguir Ciencias del Deporte”. Se declara fanático de la cumbia y que en este momento sus ídolos son Ocho Corazones, Nene Malo y también Bronco, “pero no tengo problemas con la música, escucho de todo”, finaliza.

“Luché mucho. Vine solo a Asunción. Hay que sacrificarse y estoy empezando a disfrutar de ese sacrificio. Estar en la Selección no tiene precio”, Ángel Cardozo Lucena.

vmiranda@abc.com.py 

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo