19 de Diciembre de 2004

| LOS PRESIDENTES DEL PARAGUAY

El Triunvirato

Con la entrada en Asunción de los ejércitos aliados, el año nuevo de 1869, se hicieron cargo militarmente de la ciudad, que quedó bajo jurisdicción de dichas fuerzas invasoras.

Con estas fuerzas también retornaron a Asunción miles de paraguayos exiliados o que estaban fuera del país por diversos motivos (estudios, trabajos, etc.). Lo mismo hicieron, pero desde los campos de batallas, excombatientes, desertores, prisioneros, etc.

Desde los primeros días de aquella entrada, los paraguayos comenzaron a cavilar sobre la necesidad de conformar un gobierno nacional, aunque fuera provisorio, para pactar las condiciones de paz con los aliados.

Se realizaron numerosas reuniones -donde afloraron las viejas divisiones entre lopiztas y antilopiztas-, hasta que en junio de 1869, solicitaron la autorización de los gobiernos aliados para la integración de un gobierno provisorio, lo que un tiempo después fue aceptado y, así, se llegó a constituir un triunvirato con Cirilo Antonio Rivarola -ex combatiente de la guerra y prisionero de guerra-, Carlos Loizaga y José Díaz de Bedoya -fundadores de la Asociación Paraguaya, grupo político opositor al régimen lopizta-.


El señor Cirilo Antonio Rivarola quedó a cargo de las cuestiones relacionadas con Instrucción Pública y Culto y del Interior-
José Díaz de Bedoya, por su parte, quedó a cargo de las carteras de Hacienda, Agricultura, Comercio y Obras Públicas, mientras que Carlos Loizaga atendió las carteras de Relaciones Exteriores, Justicia, Guerra y Marina.

El Triunvirato asumió el cargo de presidir la República el 15 de agosto de 1869, en momentos en que lo que quedaba del ejército de López, se retiraba hacia el noreste del país, siendo alcanzado por las fuerzas brasileñas en Cerro Corá, el 1 de marzo de 1870.

Como don Cirilo Antonio Rivarola siguió como presidente provisorio y constitucional, después, sus datos biográficos lo daremos en su oportunidad.

Por su parte, don Carlos Loizaga provenía de una de las principales familias paraguayas; era considerado uno de los paraguayos más ilustrados de su época. Su posición contraria al régimen de los López, le llevó a exiliarse en la Argentina, en cuya capital fue uno de los principales promotores y fundadores de la Asociación Paraguaya, entidad que nucleaba a los paraguayos opositores al gobierno lopizta. Cuando se constituyó la Legión Paraguaya, Loizaga se alistó a ella con el grado de sargento mayor, y combatió en algunas batallas contra los ejércitos de Francisco Solano López.

El 15 de agosto, cuando se integró el gobierno provisorio formó parte de él, juntamente con Rivarola y Díaz de Bedoya. En la posguerra se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores, de Justicia, Culto e Instrucción Pública, además de ocupar un escaño en el Senado. Fue un ferviente promotor de la anexión del Paraguay a la Argentina.


Don José Díaz de Bedoya, nacido en Asunción, fue, como Loizaga, opositor al régimen de los López y como tal, importante miembro de la Asociación Paraguaya, entidad que llegó a presidir. Integrado a la Legión Paraguaya, peleó contra los ejércitos de Solano López.

Al constituirse el Triunvirato, Díaz de Bedoya fue uno de sus miembros, junto con Loizaga y Rivarola. Comisionado por el Gobierno para vender la platería de las iglesias, con el propósito de reunir fondos para el Gobierno, viajó a Buenos Aires, desde donde, según se cuenta, en vez de dichos fondos envió su renuncia al Gobierno, por lo que el vulgo, siempre pintoresco en sus apreciaciones, le llamaba "José Candelero". Sin embargo, existen documentos en los que se señala la rendición de cuentas que hiciera en su momento el señor Díaz de Bedoya. Falleció en Buenos Aires, en 1881.

Durante el gobierno del Triunvirato se llevaron a cabo las últimas batallas de la guerra contra la Triple Alianza, que culminó con la muerte del presidente Francisco Solano López, en Cerro Corá; mientras tanto, regresaban a Asunción numerosos exiliados y sobrevivientes.

Se declaró fuera de la ley a Francisco Solano López y se confiscaron sus propiedades y las de sus familiares; se dispuso la despoblación de Misiones y traslado de sus habitantes; se crearon escuelas; se convocaron comicios para elegir convencionales constituyentes; se firmó un tratado preliminar de paz con el Brasil y la Argentina.

El 15 de agosto de 1870 comenzaron las sesiones de la Convención Constituyente, que declaró cesante el Triunvirato y estableció la presidencia provisoria de la república, la que asumió Cirilo Antonio Rivarola.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar